Trofeo para la confianza

El conjunto de Paco Herrera gana y convence ante el Pontevedra, proclamándose campeón de la última edición del Trofeo Ciudad de Pontevedra.

Trofeo para la confianza
Roberto Canella recoge el trofeo al término del encuentro | Imagen: Pontevedra C.F.
Pontevedra C.F.
1 3
Real Sporting
Pontevedra C.F.: Edu; Miguel Ángel, Jimy, Goldar, Bruno, Adrián León, Mongil, Álex Fernández, Jorge, Carlos Ramos y Lezcano. También jugaron: Anxo, David Castro, Prosi, Echaniz, Marcos Álvarez, David Añón, Kevin, Mouriño, Garrido, Juan y Antón.
Real Sporting: Diego Mariño; Lora, Barba, Juan Rodríguez, Canella, Nacho Méndez, Álex Bergantiños, Carmona, Moi Gómez, Borja Viguera y Scepovic. También jugaron: Dani Martín, Lillo, Pedro Díaz, Rachid, Sergio Álvarez, Pablo Pérez, Cristian Salvador, Rubén García y Carlos Castro.
MARCADOR: 0-1, min. 22, Juan Rodríguez. 1-1, min. 35, Jorge. 1-2, min. 59, Pablo Pérez. 1-3, min. 81, Rubén García.
ÁRBITRO: Óscar Martínez Santos, colegio gallego.
INCIDENCIAS: Partido disputado en el campo de Pasarón (Pontevedra), correspondiente al XLI Trofeo Ciudad de Pontevedra.

Gran partido del conjunto gijonés que se impuso al Pontevedra en su estadio, demostrando las diferencias entre ambos equipos, con un Sporting que va cogiendo ritmo y logrando resultados para llegar en la mejor forma posible al inicio liguero. A pesar de ser empatados al poco de adelantarse en el marcador, los rojiblancos consiguieron sobreponerse de nuevo a los gallegos y llevarse el trofeo para Gijón.

Primera parte con intensidad

Tarde soleada de verano, gran temperatura y un campo en buen estado, los factores ideales para ver un atractivo partido de fútbol. Como consecuencia, los dos conjuntos saltaron al terreno de juego con la motivación que los agentes externos proponían. Fruto de este desenfreno, Carmona tuvo que ser intervenido por un corte en la barbilla pocos minutos después del pitido inicial. A pesar de la intensidad, el Sporting manejaba los compases del encuentro.

En el minuto 15, llegaría una doble ocasión para los rojiblancos, con un primer disparo de Borja Viguera que rechazaría el portero local con apuros, dejando el balón para los pies de Carmona, que remataría fuera el esférico. El equipo de Herrera lo intentaba, pero no lograría abrir el marcador hasta el minuto 21. Un gran centro medido desde la esquina por Moi Gómez sería rematado con la testa por Juan Rodríguez, quien se había incorporado al ataque para la ejecución de la jugada. Primer tanto del defensa gallego con el primer equipo sportinguista.

El Sporting se adelantaba y dominaba el encuentro, pero el conjunto pontevedrés conseguiría situar el empate en el minuto 35. Un tiro de Jorge seco y colocado desde la frontal del área imposibilitaría la parada de Mariño, que vio cómo los locales entraban en el partido de nuevo. Dos minutos después, Juan Rodríguez dispondría de otra ocasión para poner el 1-2 en el luminoso.

Un gran Rubén García en la segunda mitad

Tras el descanso, Paco Herrera introdujo en su equipo ocho cambios, siempre con la intención de probar nuevos aspectos. Solo Juan Rodríguez y los dos laterales permanecieron en el campo, con Lillo jugando en la posición de central. La primera ocasión del Sporting llegaría a manos del debutante Rubén García, quien lo intentaría en el minuto 57 tras una larga combinación con sus compañeros. Poco después, el centrocampista valenciano, a través de un saque de falta, pondría un balón al espacio para Pablo Pérez, quien introduciría el balón en la meta rival junto al palo del portero. Corría el minuto 59 y el canterano sportinguista adelantaba a su equipo en el día de su cumpleaños.

Las siguientes oportunidades más claras para los gijoneses llegarían de nuevo con Rubén García como protagonista. Primero en el 71', con un lanzamiento de falta sobre Pablo Pérez, y segundo en el 81', a través de una gran jugada que continuaría Carlos Castro con un disparo a la portería, aprovechando el valenciano la ocasión y anotando el tercer gol sportinguista.

Paco Herrera quiere más

A pesar de las buenas sensaciones que mostraron sus hombres, el técnico catalán no se conforma con el trabajo de su equipo y quiere ver un nivel superior en el juego. "He notado una evolución… pero incompleta. Alternamos cosas buenas con detalles a corregir", declaró el preparador rojiblanco, quien considera que "si no cambiamos algunas cosas nos costará marcar goles, pese a que tenemos jugadores para poder lograrlos".

Sobre el debut de Rubén García, Herrera se ha mostrado muy satisfecho, considerándolo un jugador muy activo y que "nos dará desparpajo", con capacidad "para romper a la defensa contraria". Preguntado por los canteranos, ha querido dejar clara la "confianza en ellos", con la paciencia necesaria para la evolución y crecimiento de los jóvenes.

La ubicación de Lillo en la zaga de la defensa resultó una buena alternativa, destacando su labor y la de su compañero Barba, debutante el pasado sábado en Vegadeo. "Nos ha dado mucho más orden, especialmente en la salida de balón", mencionó sobre el jugador italiano. Aunque está contento con sus hombres defensivos, el técnico es perseverante y no ve aún imposible la llegada de otro defensa central.