¿Apostará Herrera por la continuidad en el once?

Paco Herrera cada vez tiene menos crédito. La afición está cansada no solo de la mala racha de resultados sino por el mal juego realizado

¿Apostará Herrera por la continuidad en el once?
Foto: Onely Vega

Herrera llegó a Gijón con unas dudas que supo disipar las primeras semanas de la pretemporada. Sus métodos de entrenamiento y sus gestos en el mismo hacían recordar al irrepetible Manolo Preciado. Esto, acompañado de (aparentemente) buenos fichajes, logró ilusionar a la afición con la vuelta a Primera División tras la penosa temporada pasada.

Las primeras jornadas el Sporting no jugó un gran fútbol, exceptuando los encuentros frente al Nástic de Tarragona y el Lugo. Sin embargo, puntuaba, y puntuaba muy bien. Nadie le podía bajar de los puestos de ascenso directo. No obstante, la sensación era que en cuanto tocará jugar contra un rival grande en la categoría, algo malo pasaría. A punto estuvo de pasar en el derbi contra el Real Oviedo, donde si el partido dura 10 minutos más, probablemente hubiera acabado con victoria visitante. Esta dinamica se confirmó en las salidas a Numancia y a Pamplona, donde el Sporting fue aplastado. 

Nadie sabe a que juega este equipo. No hay jugadores para jugar al toque, o por lo menos, no se utilizan. Tampoco para jugar a la contra, debido a la falta de velocidad en la delantera. Por no tener, no hay ni un esquema concreto. Unos días 4-3-3, otros 4-4-2, otros 4-2-3-1... El otro día Herrera innovó con una defensa de cinco, y el urugayo Michael Santos, desde el banquillo, tuvo que salir a resolver un partido que pintaba a catástrofe una nueva jornada más.

Habrá que ver el sistema que adopta Paco Herrera este domingo en un partido clave para los rojiblancos. El rival, el Zaragoza, también se encuentra en mala racha. Sin embargo, vale más ser precavido en estos casos. Paco Herrera se está quedando sin margen de error, y el Sporting no puede permitirse, por historia, club y afición, permanecer un año más en la categoría de plata.