Arnaiz, el único que se salva del hundimiento del Barça B

El toledano es el único que ha sido titular en prácticamente todos los partidos que ha disputado el filial del Barcelona.

Arnaiz, el único que se salva del hundimiento del Barça B
Arnaiz en un partido de esta temporada //Imagen: Noelia Déniz

El extremo del filial del Barcelona tiene una calidad muy destacable para la Segunda División española. Difícil será que el primer equipo no lo llame en alguno de los compromisos de esta misma temporada. Si no, lo hará en la siguiente, porque un talento como este es poco común en la Categoría de Plata. Y es que es el único que ha logrado mantenerse en el once titular de todos sus compañeros. Y destaca y juega como pocos al fútbol en esta categoría, a pesar de que los resultados de su equipo no lo acompañen demasiado. 

A pesar de que comenzó en la jornada tres, lo cierto es que no tardó en destacar por encima de sus compañeros, mostrando todo su talento en los terrenos de juego. A sus 22 años, es ya el extremo titular del Barcelona B, y pudo debutar como profesional con la Unión Deportiva Talaverana con apenas 18 años. Su primer partido en Segunda lo disputó de la mano del Real Valladolid, y en la campaña 2015-2016 pudo completar uno de sus mejores registros, con once goles anotados. Gracias a esto, fue renovado hasta 2019.

Desde que se incorporó al segundo equipo del Barça, el futbolista no ha parado de crecer. Las cifras, que al fin y al cabo es lo que importa en el fútbol, le avalan. 

Parece que la humildad del jugador no le permite hablar de su más que probable debut con el primer equipo. Aun así, es una manera de mantenerse alejado de los medios de comunicación, de intentar seguir trabajando como hasta ahora, para poder, de esta manera, cumplir uno de los sueños de cualquier jugador de fútbol profesional: debutar en uno de los mejores clubes del mundo, y también de la historia. Quién sabe si en un futuro cercano, Arnaiz podrá cumplirlo de la mano de Ernesto Valverde

Los jugadores de la primera plantilla deben andarse con mucho cuidado con la nueva promesa de la cantera azulgrana. Si sigue con esta progresión, su trabajo se verá recompensado. Sólo queda esperar para saber cuándo llegará su momento.