Tekio, mejor jugador del partido según la afición universitaria

Tras el partido de ayer, Tekio fue elegido como mejor jugador universitario del partido. El lateral cuajó un partido muy completo con continuas subidas y bajadas que volvían locos a los jugadores catalanes.

Tekio, mejor jugador del partido según la afición universitaria
Fotografía: UCAM Murcia CF

Dura derrota ayer la que sufrió el UCAM en La Condomina frente al Reus. El equipo catalán supo dominar a la perfección de un encuentro que se le puso muy rápido de cara. Posiblemente, la falta de concentración o el problema de haber jugado Copa el Miércoles, hizo salir a los de Salmerón, algo dispares en los primeros minutos. 

En líneas generales, pocos jugadores de UCAM estuvieron al nivel que se espera de ellos, o al que por lo menos nos llevan acostumbrando en este inicio de liga. Costaría, pero si hubiera que salvar a tres jugadores del mal partido de ayer, serían Tekio, Jona y Juanma. Ambos lucharon y le echaron ganas, pero de nada sirvió ya que el marcador se mostró inamovible con el paso de los minutos. 

Jona se peleó con todos los centrales del Reus en la disputa de cada balón dividido, aunque sin mucha suerte. Cierto es que ese trabajo no se ve, pero resulta muy importante para un equipo. El delantero terminó el partido como el resto de sus compañeros, exhaustos. 

Juanma salió de refresco en la segunda mitad, y movió algo el ataque de un UCAM que no era capaz de llegar al área visitante. Tuvo posiblemente la mejor de todo el partido con una jugada dentro del área que acaba finalizando horriblemente cuando lo tenía todo de cara para marcar. Pero su lucha y coraje, le valió a UCAM para soñar con la posibilidad de arrancar un empate. 

Pero, para la afición, el mejor jugador universitario fue Tekio. Coincido al 100% con ellos, el lateral de Molina de Segura se mantuvo muy correcto en su posición, robando balones, y jugándola con gran criterio y rapidez. Toda las jugadas de peligro llegaban en centros suyos, o jugadas por su banda. Buena actuación la del defensor, que sigue siendo uno de los ojitos derechos de la afición universitaria.