Saber sufrir también le vale a la UD Las Palmas

Los amarillos están siendo solventes en este inicio de temporada y eso les ha valido para estar arriba, para pelear con los grandes y dormir una semana más entre los cuatro primeros de la competición. Sin embargo, de la victoria ante el Málaga también se podría destacar el buen planteamiento de los visitantes y el enorme partido de Vicente

Saber sufrir también le vale a la UD Las Palmas
Laura Santana

La UD Las Palmas continúa con su buena línea y la victoria ante el Málaga consiguió tres puntos que mantienen a los amarillos en los puestos de cabeza. Ese encuentro ante el conjunto andaluz dejó claro que los hombres de Setién saben trabajar los partidos y, sobre todo, poseen esa capacidad de saber sufrir y de aguantar como jabatos que puede ser importante para lograr el objetivo de la salvación. En ese sentido, quizás se podrían destacar cuatro detalles que analizan lo acontecido esta jornada en el Estadio de Gran Canaria.

1. Un Málaga trabajado pero sin pegada

La realidad es que el equipo de Juande Ramos le puso las cosas muy complicadas a los amarillos. Los malagueños tenían estudiado el partido, presionaban arriba e impedían que Las Palmas se sintiese cómoda con la pelota y fueron capaces de poner en muchos aprietos a un Roque Mesa que no brilló especialmente; el teldense tiene malacostumbrados a los seguidores grancanarios. Al Málaga le faltó pegada Sin embargo, al Málaga le faltó pegada arriba. El conjunto boquerón no terminaba de asentar su ataque y Charles tuvo una ocasión clarísima que desperdició. De hecho, el peligro visitante no fue demasiado patente salvo en ocasiones.

2. Vicente está hecho un animal

La verdad es que Vicente Gómez está cada vez más asentado en el once del Quique Setién. El canterano está jugando su mejor fútbol, siendo capaz de canalizar el juego amarillo desde una valentía y una inteligencia que los grancanarios están sabiendo aprovechar. Vicente está ayudando muchísimo en la salida de balón y también aporta una pizca de equilibrio cuando el rival aprieta, presiona y muerde. Además, cada vez se le ve más arriba gracias a una versión bastante más ofensiva de su juego. Parece que las buenas palabras de Lopetegui hacia su figura le han sentado la mar de bien al mediocentro.

3. Aguante y pelea

El Málaga apretó mucho y no dejó jugar a Las Palmas, pero los amarillos siguen demostrando cosas que el año pasado fueron claves para su buena temporada. Los hombres de Setién no se esconden y defienden todos juntos, comprometidos por la causa y con una capacidad de sacrificio por el colectivo importantísima. El técnico cántabro ha conseguido que todos sus jugadores crean en él y en lo que hacen, que sepan dominar y saber sufrir cuando el rival toma la iniciativa. Y si a todo eso le sumamos la actuación de un Bigas que está en estado de gracia, encontramos una de las claves del buen arranque grancanario.

4. Boateng y su compromiso

Estuvo lesionado, no pudo ayudar al equipo en Sevilla, pero nada ni nadie puede evitar que Prince Boateng siga ganando adeptos en las gradas del Gran Canaria. Adaptado y comprometido, Boateng es oro puro para Setién El ghanés entró con un poco menos de media hora por delante y su ambición contagió al equipo. Las ganas y el empuje del africano hicieron que Las Palmas despertase un poco más para irse al ataque, quitándose de encima a un Málaga que estaba con más posesión. El ex del Milán sigue siendo una pieza clave para dotar a Las Palmas de carácter ganador, algo que demuestra que quiere estar en la isla y que quiere ayudar al equipo a seguir hacia delante.