Carlos Soler, dueño de la banda izquierda

El canterano del club valenciano pasará muy posiblemente a ocupar la posición de extremo tras la marcha de Munir y Bakkali y con el cambio de sistema al 4-4-2.

Carlos Soler, dueño de la banda izquierda
Carlos Soler, la ilusión de la afición Valenciana / Foto: Valencia CF

Carlos Soler, posiblemente el ojo derecho de toda la afición la pasada campaña, en un año donde todo eran malas noticias, la única positiva fue la irrupción en el primer equipo de un chico de la cantera al que apodan “El Chino”. Soler llegó al conjunto de Voro en un mar revuelto de dudas, el peor escenario para un jugador de la cantera. 

Pero sin esconderse, “El Chino” fue sumando cada vez más participaciones en el primer equipo, hasta el punto que llegó a ser raro no verle incluido en el plantel de inicio. 

El internacional con las categorías inferiores de la selección española llegó a desempeñar prácticamente todas las posiciones del centro del campo en el transcurso de Salvador “Voro” al frente del banquillo Che, pasando por las posiciones de volante ofensivo, interior y hasta de extremo, posición a la que apunta en el inicio de la 2017-2018 con la llegada de Marcelino García Toral que ya lo ha probado en dicha posición, aun con más razón tras la confirmación por parte del asturiano de no contar con el chileno Orellana. 

El mediocampista ya cuajó buenas actuaciones en la banda en el final de la pasada temporada, pese a que el canterano no tiene los recursos de un extremo puro, puede llegar a desempeñar la función dada a su velocidad, capacidad para conducir el balón y el buen pie para centrar que posee. Dichas cualidades ya las demostró en sus tres primeros partidos en primera, ante Villareal y Alavés se reafirmó como un centrocampista llegador con buena pegada de cara a puerta. 

En otro partido en el que ejerció la posición de interior fue ante el equipo de Nervión, desempeñando una doble función, en labores ofensivas complementaba en la banda un 4-4-2 con Orellana y Zaza en punta, mientras que a la hora de defender pasaba a una posición más cercana a Parejo y Enzo Pérez, y en la salida del balón era constante ver en el perfil derecho a Soler ayudando a Garay.

Pero el que toda la afición valencianista recuerda con más entusiasmo es el partido ante el Celta, un partido donde empezó en banda para acabar en el centro. Partido en el que el tanto del, ya entonces jugador del primer equipo, valió por tres puntos en un ajustado 3-2 para los locales, Parejo le atribuyó en redes sociales el titulo de “El niño se hace mayor” ante la genialidad que realizó a escasos minutos del final que llegó a enloquecer Mestalla coreando su nombre por primera vez.

La situación de jugar en la banda le llega tras la marcha de Munir y la cesión de Bakkali, añadido a la desaparición de un “10” tras el cambio de sistema, pese a haber cuajado una magnifica temporada, el “18” tendrá que volver a una posición no natural para el, cambiando esta vez de banda, si en la pasada disputó partidos en la banda derecha, Marcelino lo ha probado a pie cambiado en la banda izquierda.

Todo apunta a que el canterano jugará en una posición más alejada del doble pivote en el centro del campo, con la posición de “8” reservada para Dani Parejo, cada día con más galones y la cerca llegada de un “6” para complementar a este último. El partido ante el Bournemouth no fue la carta de presentación deseada por ninguna de las dos partes, entendible debido a la falta de entrenamientos por parte del internacional.

A diferencia de sus demarcaciones en el primer equipo, en las categorías inferiores de la cantera del Valencia llegó a jugar en las posiciones del centro del campo, con Baraja jugó gran parte del tiempo de “6”, mientras que con Curro Torres siguió creciendo, pasando a la posición de “8”.

Carlos Soler ante el Real Madrid / Foto: Valencia CF
Carlos Soler ante el Real Madrid / Foto: Valencia CF

Este cambio de posición en un todocampista ya ha sido realizado por Marcelino en anteriores ocasiones, la más cercana en su etapa en el Villareal, donde Denis Suárez es el claro reflejo de Carlos Soler, el cedido por el Barcelona ocupó la posición de interior partiendo desde un costado en los ataques del submarino amarillo. 


Share on Facebook