Análisis del entrenador rival: Natxo González

Natxo González, técnico del Real Zaragoza, que mañana se enfrentará al Valencia CF en la vuelta de la Copa del Rey.

Análisis del entrenador rival: Natxo González
Natxo González en el banquillo. | Foto: Andrea Royo (VAVEL)

Natxo González (Vitoria, 1966) es uno de los entrenadores más laureados de Segunda División por sus últimos años dirigiendo al CF Reus Deportiu. El vasco destacó al mando de este equipo tras conseguir lo impensable en la afición ganxeta, ascender a la categoría de plata del fútbol español hace dos temporadas y ser el equipo menos goleado en la campaña anterior. Una hazaña increíble a la altura de grandes entrenadores europeos, teniendo en cuenta el equipo que se le presentaba.

El técnico vitoriano fichó en el periodo estival por el Real Zaragoza con la intención de devolver al equipo maño a Primera División, tras un periodo muy irregular durante varios años. Sin embargo, tras 16 jornadas disputadas, el objetivo fijado se encuentra muy lejos, ocupando la decimocuarta posición y sin afianzarse en sus partidos como local. Para el equipo de Natxo González la Copa es una competición secundaria, como ya demostró en su alineación frente al Valencia en la ida, dejando a sus referencias principales en el banquillo.

Para este encuentro volverá a contar con los menos habituales, ya que debe dar descanso a sus jugadores claves para el próximo encuentro, en el que se medirán al Sporting de Gijón, en un encuentro en el que necesita hacerse con los tres puntos para escalar posiciones. El técnico, no tiene pelos en la lengua y sabe muy bien que decir, algo que parece gustar a la afición, al igual que las decisiones que toma, como dejar de lado la Copa y centrase en la Liga, prioridad del Zaragoza desde hace años.

El técnico que ha firmado por dos temporadas con la entidad maña, tiene un carácter defensivo, replegando a su equipo para que ejerza presión en mitad de campo. Aunque no pasa desapercibida la faceta ofensiva, en la que tiene un ataque sólido, que sabe aprovechar las pocas ocasiones de las que disponen.