Sergio Asenjo, 100 partidos vistiendo de amarillo

Sergio Asenjo cumplió en la goleada de ayer frente al Celta (5-0), 100 partidos vistiendo la camiseta amarilla. Tras tres temporadas en el Villarreal y con la lesión de rodilla superada, el portero palentino se consagra como pieza clave para el equipo.

Sergio Asenjo, 100 partidos vistiendo de amarillo
El partido frente al Celta fue muy especial para el portero palentino.

Hace ya tres veranos que Sergio Asenjo recaló en el Villarreal en forma de cesión y procedente del Atlético de Madrid. El palentino dejaba atrás dos lesiones de rodilla y pretendía pelear por un puesto en la portería de un recién ascendido Villarreal que ya contaba con Juan Carlos Sánchez. Precisamente el portero mallorquín iba a ser previsiblemente el portero titular, pero una lesión le apartó del grupo y Asenjo no desaprovechó la oportunidad: a partir de ese momento, se convirtió en el portero titular del Villarreal. Han pasado ya 100 partidos desde su debut aquella noche de Agosto en el campo del Almería, y hoy en día Sergio Asenjo se ha convertido en uno de los pilares fundamentales del Submarino.

A sus espaldas, Asenjo lleva consigo una historia de superación de las que pocas veces se encuentran en el fútbol de élite. Tres lesiones en la misma rodilla totalmente superadas, no es algo que todo el mundo pueda contar. Y han sido estas lesiones las que, posiblemente, le han impedido lanzar su carrera, pero ahora el palentino es feliz en Villarreal. Aquí, ha podido demostrar que es un portero de garantías e incluso llegó a estar convocado con la Selección Española en Marzo de 2015. Justo cuando estaba en la cima, una tercera lesión de rodilla el 29 de Abril de 2015, le volvió a enviar al infierno. Pero Sergio Asenjo volvió a demostrar que no se iba a rendir tan fácilmente y el 17 de Marzo de 2016, regresaba a la portería amarilla.

Alphonse Aréola llegó cedido durante un año para cubrir esta baja tan sensible para el Submarino, y no lo hizo nada mal, pero en Villarreal tenían muy claro que esperarían a Asenjo, y así lo hicieron. Meses después, la lesión está más que olvidada, el portero ha regresado a la titularidad y sobre todo, ha jugado al máximo nivel. El Bernábeu fue buena prueba de ello. En el partido de ayer frente al Celta, Sergio Asenjo cumplió 100 partidos con la camiseta amarilla, y lo hizo manteniendo la portería a cero.

Sin ninguna duda, el jugador se ha convertido en uno de los pilares fundamentales del Villarreal, siempre cerca de Bruno fuera del campo, y con una actitud ejemplar con la que se metió a la afición en el bolsillo en tiempo récord. Detalles como el de ayer, cuando regaló sus guantes a una niña enferma al terminar el partido, consiguen que Asenjo sea uno de los más queridos entre los 'groguets'. Su presencia en la portería aporta seguridad y confianza a sus compañeros y también a la afición y muy pocas veces se le ha visto fallar. Con un gusto peculiar para las camisetas (casi nunca utiliza la equipación de portero), pero con una entrega indudable, Sergio Asenjo está agradecido al Villarreal por la oportunidad que le dio en su momento, y ahora el club está más que orgulloso de su rendimiento. Si no vuelve pronto a la Selección se cometerá una injusticia con un palentino que no tiene intención de moverse de Castellón, y es que, como él mismo dijo tras una derrota frente al Valencia: “Para mí es un orgullo vestir esta camiseta cada semana”. Y que vengan 100 más.