Fornals dicta sentencia

El Villarreal se lleva los tres puntos del Santiago Bernabéu tras un gol en el minuto 87.

Fornals dicta sentencia
Cristiano Ronaldo lamenta una de las ocasiones perdidas | Imagen: Daniel Nieto (VAVEL)

Gran partido el que se vio ayer en el Santiago Bernabéu. Tanto Real Madrid, como Villarreal, jugaron un fútbol atrevido y muy vistoso para el espectador.

La moneda cayó del lado del Submarino Amarillo. Fue Pablo Fornals el que tras una vaselina espectacular le dio los tres puntos al Villarreal cuando el partido ya se encaminaba al empate.

El Villarreal le jugó en todo momento de tú a tú al Real Madrid, que dominó claramente la primera mitad. Los groguets sufrieron en la primera parte, donde los merengues tuvieron una gran cantidad de ocasiones para irse con ventaja a los vestuarios. Pero el gran culpable de que este no ocurriera fue, Sergio Asenjo, que tras superar otra grave lesión, ha vuelto a su máximo nivel. Protagonizó paradas de muchísimo mérito, la más significativa, la intervención a Cristiano Ronaldo a bocajarro, que evitaba el gol blanco justo antes del descanso.

Además, el equipo valenciano estuvo impecable en defensa, despejaban prácticamente todos los centros laterales de los locales, y si no, ya estaba el mencionado portero. Por otro lado, los de Calleja jugaron muy agusto a la contra, haciendo mucho daño a espaldas de la defensa. Un gran Cheryshev, y un eléctrico e incansable Castillejo, provocaron constantemente peligro a la zaga madridista al contragolpe.

Los de Zidane siguen dejándose puntos. Un equipo obligado a reinventarse, ya que lleva dos partidos consecutivos en casa sin anotar gol y encajando cuatro. Todo ello provoca que el Villarreal se coloque a solo un punto del vigente campeón, y que vuelva a ilusionarse con la Champions League.

Termina la primera vuelta de la competición, y el Villarreal acaba con 31 puntos y nueve partidos ganados. Un balance de los más positivo para un equipo que se vio obligado a destituir a su entrenador tras un inicio de temporada decepcionante. Ahora, todo es felicidad.