Alfonso Pedraza, una amenaza conocida

El extremo cordobés se enfrentará al Villarreal en un momento de forma sobresaliente. Sus dos goles en los últimos partidos son uno de los argumentos para atar en corto a una de las grandes perlas de la cantera amarilla, ahora cedido en el Alavés.

Alfonso Pedraza, una amenaza conocida
Foto: Noelia Déniz (VAVEL España)

La cantera del Villarreal es conocida por ser una fábrica de grandes jugadores. Entre los últimos ejemplos podría destacarse a Rodri Hernández o incluso Manu Trigueros o Mario Gaspar. Aunque sin duda de esta fábrica de perlas que es la cantera grogueta hay una que está adquiriendo un brillo particular, que destaca por encima del resto. Ha costado un proceso largo de maduración, pero su momento de destacar ya ha llegado. Se trata de Alfonso Pedraza.

El extremo cordobés es una de los jóvenes talentos de mayor proyección que guarda el Villarreal y, por ello, se ha interesado enormemente porque su crecimiento futbolístico sea sobresaliente. Tras llegar a debutar en Primera División defendiendo la camiseta del Submarino a las órdenes de Marcelino, la pasada campaña se optó por una cesión para que pudiese ganar minutos y experiencia, en este caso rumbo al Lugo de Segunda. Sus prestaciones fueron tales y su rendimiento tan sobresaliente que llamó profundamente la atención del Leeds United de la Championship inglesa, quienes se harían con la cesión de Alfonso para la segunda mitad de la campaña.

Brillo como babazorro

Tras curtirse en los campos de Segunda y de la liga inglesa, el Villarreal decidió que en esta presente temporada volviese a salir cedido, en este caso a un equipo de Primera División, el Deportivo Alavés. Como babazorro se está mostrando como lo que es, un gran jugador, que ya está más que preparado para ser miembro de pleno derecho de la primera plantilla del conjunto groguet (tanto que se trató fallidamente de repescarle en el pasado mercado de invierno).

Desde que se enfundara la zamarra albiazul Alfonso ha despuntado como el que más y ha desarrollado una nueva cualidad, la versatilidad. Acostumbrado a ser un extremo puro, Luis Zubeldía le probó en el lateral izquierdo, siendo un éxito rotundo (uno de los pocos del entrenador argentino) y mostrándose como un defensor sólido pero a la vez como un atacante punzante e incisivo.

Alfonso es ya un jugador hecho, muy talentoso y que pondrá las cosas muy difíciles al equipo al que pertenece en el próximo partido en el Estadio de la Cerámica. Una prueba de su gran momento de forma son los dos goles que ha anotado en los tres últimos partidos con el Alaves. Una referencia ofensiva, desequilibrante y muy peligroso al que el míster Javi Calleja deberá tener atado muy de cerca.