Análisis táctico: solo falto... pegada

El Villarreal perdió su partido disputado en el Estadio de la Cerámica contra el Deportiva Alavés (1-2), correspondiente a la 23 jornada de la liga Santander.

Análisis táctico: solo falto... pegada
Villarreal - Deportivo Alavés | Foto: http://www.lfp.es/

El equipo de Javi Calleja no obtuvo premio al buen partido realizado frente a un rival ultra defensivo, y que su único objetivo era que se jugase lo menos posible y poder coger una contra y marcar algún gol que afianzase su planteamiento.

Antecedentes

El Villarreal encaraba este encuentro previo a la vuelta a la competición europea, con el objetivo de conseguir los tres puntos para afianzarse en los puestos cabeceros de la liga, y mantener distancias con sus perseguidores.

Para este encuentro el técnico groguet no pudo contar con Rodrigo que cumplía sanción por acumulación de amonestaciones, y Bonera expulsado en el último encuentro liguero. A estas ausencias hay que añadir las ya sabidas de Bruno Soriano Y Sansone por lesión, y la de Roberto Soriano por decisión técnica.

Para completar la convocatoria Calleja tuvo que volver a mirar a la cantera, y incluyo en la misma a Pau y a Raba.

Como novedad más significativa en el once que saco de inicio el submarino, destacar la presencia del colombiano Roger Martínez en la delantera junto a Bacca, así como también la primera titularidad de Javi Fuego en lugar de Rodrigo. El resto los habituales para Calleja.

Análisis

El Villarreal comenzó el partido intentando adueñarse de la posesión de la pelota a pesar de la fuerte presión que de inicio ejerció el Alavés por todo el campo. Los groguets intentaban zafarse de esa presión con un juego rápido sobretodo por ambas bandas, para abrir la tupida defensa del equipo ‘babazorro’

Solo tardó cinco minutos en llegar la primera ocasión cuando un centro de Mario desde la banda es rematado por el colombiano Bacca desviado.

El submarino era dueño de la pelota y con ello los acercamientos a la portería de Pacheco eran contantes. Así fue como a los diez minutos los groguets reclamaron un posible penalti de Rodrigo Ely en disputa con el nueve amarillo, pero el árbitro no sanciono nada.

Visto lo que estaba pasando en el terreno de juego, lo más normal era que el Villarreal acabase marcando el gol, pero no fue así, y quien lo hizo fue el Alavés en su primer acercamiento a la portería de Asenjo.

Fue tras un saque de esquina en el que la defensa amarilla despejo el balón, pero los blanquiazules volvieron a meter la pelota en el área, con la fortuna de que esta lo cogió Rodrigo Ely para de manera sutil tocar ligeramente la pelota  con la cabeza y colar el balón pegado al palo de la portería de Asenjo.

Ese gol con el que se encontró el equipo de Abelardo era a todas luces injusto a tenor de los que se estaba viendo en el campo. Si alguien merecía ir ganando era el equipo groguet.

Además con el agravante de que ese gol llegaba nuevamente como pasase en el último partido al borde del descanso.

Los amarillos a pesar del golpe recibido no bajaron los brazos y lo siguieron intentando, pero si ya era complicado con el empate a cero, más lo fue con el gol del Alavés, ya que los ‘babazorro’ vieron reforzado su planteamiento inicial.

En la segunda parte y con un Villarreal volcado sobre la portería de Pacheco en busca de la igualada, llego una contra de los visitantes conducida por Guidetti que abrió la pelota a la derecha para  Ibai Gómez, que se internó en el área y batió en su media salida a Sergio Asenjo. Ver para creer! Sin hacer nada en Alavés ganaba por dos goles de diferencia.

Pero si por algo se caracteriza el equipo de Javi Calleja, es por ser un equipo que nunca se rinde. El lema es no bajar nunca los brazos, y así lo hizo, y siguió buscando con ahínco un gol que le metiese en el encuentro.

Lo consiguió en una de las muchas ocasiones de que dispuso. A falta de un cuarto de hora para el final obra del colombiano Bacca, que definió con serenidad dentro del área una buena jugada de los amarillos.

Ese gol no solo le metió en el partido, sino que devolvió la esperanza a una grada que volvió a creer en conseguir por lo menos el empate.

Y ocasiones para conseguirlo no le faltaron. El submarino asedio la portería de Pacheco, principalmente por parte de Enes Ünal que tuvo dos buenas ocasiones, en la primera obligo a lucirse al meta del Alavés, y en la segunda fue el larguero el que se interpuso en el camino del gol.

Poco después quien lo intento fue Castillejo con un fuerte disparo desde lejos, al que dio una buena respuesta Pacheco con una parada espectacular

Acto seguido le tocó el turno a Álvaro que remató de cabeza, y cuando se cantaba el gol en las gradas, el balón acabo siendo despejado por la defensa.

Y aún hubo tiempo para una nueva polémica, cuando tras un disparo de Mario Gaspar el balón impacta en la mano de un jugador del Alavés, pero el árbitro no vio intencionalidad en la misma y no sanciono nada

Como conclusión podemos decir que el Villarreal no mereció en absoluto perder este partido, como así mismo lo reconoció el técnico del Alavés Abelardo. Toca seguir luchando.

A pesar de la derrota el Submarino sigue ocupando la quinta plaza de la clasificación, y sigue en la disputa de los puestos de Chamipons y Europa League.