Heroínas acuáticas

Lo han vuelto a hacer. Cuando faltan unos días para que se cumpla el primer aniversario de su medalla de plata en Londres, las 'guerreras' del waterpolo español han repetido el éxito en Barcelona. Tras un torneo casi inmaculado, el encuentro contra Hungría se convirtió en muchos momentos en una lotería. Finalmente, tras un 4-0 de parcial, la suerte cayó del lado de las anfitrionas. La piscina Bernat Picornell vivió un ir y venir de goles que acabó en un 13-12 favorable a las de Miki Oca. En la final espera Australia, que tras unos años de ausencia, vuelve a una final después de derrotar a Rusia por 6-9.

Un intenso primer cuarto acabó 5-5

En la noche de este miércoles el encuentro comenzó con gran nerviosismo en ambos costados. Las defensas no lograban afinar y los goles desde las superioridades fueron protagonistas. Anna Espar abrió la lata para la españolas, pero rápidamente empató Szucs. Posteriormente, los goles de Pili Peña y Bujka se volvieron a barajar. Se empezaba a prever un partido 'loco' y así se confirmó en la parte final del primer periodo. En tan solo cuatro minutos se sucedieron seis goles: primero les tocó ponerse por delante a las anfitrionas —Anna Espar de nuevo y Jennifer Pareja—, luego fue el turno de las magiares —Antal, Kesteleki y Keszthelyi marcaron tres seguidos—, y por último, Espar anotó su tercer tanto y subió el 5-5 al luminoso. Unos segundos para respirar.

La sangría anotadora bajó un poco al principio del segundo cuarto, ya que en los primeros tres minutos solo Szucs hizo diana. Sin embargo, en cuanto llegó el primer gol español, obra de Mati Ortiz, los motores de ambos conjuntos empezaron a carburar. Roser Tarragó marcó el 7-6, pero cuando aún lo estaba celebrando, Antal volvía a poner las tablas (7-7). Seguidamente, Jennifer Pareja logró el segundo en su cuenta particular, aunque a los 12 segundos Dora Antal volvía a superar a la guardameta Laura Ester. Antes del descanso aún dio tiempo a que Kisteleki hiciese sufrir a la grada española con el 8-9 y para que Laura López hiciese el 9-9.

Los goles dejan paso a los nervios

Tras los cinco minutos habituales, se pasó de la 'orgía' goleadora a los músculos agarrotados. El cansancio pesaba en las jugadoras y las exclusiones se sucedían ataque tras ataque. Al final fueron 19 para Hungría y 13 para España, cifras muy por encima de las de otros partidos. Fue también en el tercer parcial cuando las de Miki Oca veían como la final se alejaba y la lucha por el bronce parecía la única realidad. Hungría unió tres goles aprovechando los momentos de desconcierto de España. Bujka, Antal —de nuevo— y Keszthelyi pusieron en alerta a todos los aficionados en Bernat Picornell. El marcador de 9-12, cuando faltaban poco más de 11 minutos, parecía algo muy serio. Sin embargo, antes de que la brecha se pudiese abrir más, aparecieron Anna Espar y Laura López para poner un ilusionante 11-12 en el luminoso.

Laura López consiguió el gol de la victoria

Ese tanteo recordaba al 3-4 que no pudieron remontar los chicos el martes. Jennifer Pareja y compañía jugaban su primera semifinal mundialista, mientras que las magiares, aunque fuese en el pasado, ya tenían en su haber dos oros y una plata. Aunque poco a poco la telaraña defensiva de las heroínas acuáticas se convirtió en imbatible y Dora Antal dejó de ser un peligro. Cuando restaban 3 minutos y 14 segundos, surgió desde la boya la figura de Laura López para cerrar un magnífico parcial de 4-0. Tras unos pequeños sustos España estaba en la final.

Gritos, llantos y, sobre todo, alegría. Alegría entre un grupo de chicas que nunca se consideraron estrellas del waterpolo y que triunfan con su humildad allá por donde van. Suya es la décima medalla de los anfitriones en Barcelona. El material, oro o plata, se sabrá el viernes a partir de las 22,15 horas frente a Australia.

Así lo vivimos en VAVEL.com.

VAVEL Logo