España no olvida su pasado

Tras el palo sufrido frente a Italia en los cuartos de final, España ha sabido recomponerse en un partido donde luchó por el honor más que por otra cosa. Los chicos de Rafa Aguilar lograron vencer a una correosa Serbia en los penaltis, después de que el tiempo reglamentario acabase en 6-6 y la prórroga en 6-6. Si no era suficiente, las penas máximas también se alargaron hasta el 5-6 final. Desde que fue octava en 1982, España ha estado siempre del quinto puesto hacia arriba, y esta vez no quiso ser menos. El sábado luchará por esa posición frente a Grecia justo antes de la gran final.

Iñaki Aguilar fue de nuevo el mejor

En un partido muy trabajado, el equipo, que lideró una vez más Iñaki Aguilar, supo mantener el tipo en todo momento. La diferencia en el marcador no fue superior a un gol entre los dos equipos en ningún momento, y salvo el segundo cuarto, todos los demás acabaron en empate. Al término del primer parcial se registró un 2-2, mientras que antes del descanso los serbios pudieron adelantarse por mediación de Filipovic.

Tras cinco minutos de 'relajación', el tercer periodo tuvo dos partes muy diferenciadas. Al principio los ánimos se calmaron y la lata no conseguía reabrirse. Fue Albert Español, mediado el cuarto, el que puso de nuevo las tablas. Y cuando restaban algo menos de tres minutos, ni Mitrovic ni Aguilar pudieron hacer nada ante la avalancha anotadora. Primero le tocó a Mandic, unos segundos más tarde Munárriz se estrenaba con dos goles consecutivos en el Mundial y, antes del término de los ocho minutos, Pijetlovic subió al luminoso un nuevo empate: 6-6. Con dos tantos en el primer y segundo minuto del último parcial llegó el oasis y de ahí, a la prórroga.

Se repite la historia

En las dos anteriores ocasiones en las que España y Serbia se habían visto en un Mundial, el encuentro acabó en penaltis. La primera fue en la disputa por el bronce del Mundial de Melbourne en 2007, donde venció España tras una larga tanda de 20 penaltis. Guillermo Molina, que fue elegido MVP de aquel torneo se erigió como el líder de la selección anotando 4 de los 9 que fueron necesarios (9-8). El siguiente reto fue en Roma 2009, pero en la final. España cayó en una emotiva tanda donde los serbios triunfaron por 7-6 conquistando su segundo título.

En Bernat Picornell, los serbios se adelantaron por medio de Filipovic en la primera parte de la prórroga; Marc Minguell equilibró el partido y Prlainovic puso el 8-7. Nuevamente Minguell igualó a ocho y a 22 segundos para el final del partido, Xavi García dispuso del chut para decidir el encuentro, pero no acertó.

Por último, ya en los penaltis, Iñaki Aguilar fue una vez más el héroe. Paró 3 de los 8 que lanzaron los serbios y en el decisivo, Xavi García acertó y recordó a todos el pasado de la selección. Ahora espera Grecia, que decidirá o no si España vuelve a 1982 el sábado a las 20,45 horas.

VAVEL Logo