El Rollerland Catalunya hace brillar el patinaje artístico
FOTO: la patinadora italiana Debora Sbei - FOTOLOT

Pasadas las seis y media de la tarde de un sábado primaveral, las luces del Palau Olímpic de Badalona iluminaban el rostro de Pierluca Tocco, uno de los italianos más nombrados en el panorama de este deporte que, junto a su voz, dejaba claro que el espectáculo iba a estar asegurado. La conexión con el público asistente preveía que la tarde estaría cargada de grandes patinadores y emociones que pasarían a la historia. Tres horas de patinaje que contaron con los mejores individuales a nivel mundial, coreografías grupales, danza, música y acrobacias.

Solos ante el peligro

Si para combatir el miedo lo mejor es compartirlo, los cinco internacionales que tomaron parte del acto tuvieron que hacerle frente a los miles de aficionados sin nadie a su lado. La primera fue la eslovaca Lucija Mlinaric. La bronze mundial del pasado mes de octubre en Reus salió a la pista de Badalona con su traje que la hacía brillar más aún que su presencia. Tras su dura historia y batalla contra el cáncer, luchadora y entusiasta volvió a ponerse unos patines y a lograr grandes éxitos. Un repertorio de combinados, un triple flip y dos talones engrandecieron su momento.

Le siguió Andrea Girotto, el italiano campeón del mundo de 2012. Se lució como mejor sabe hacerlo: combinó varios triples que consiguieron dejar sin aliento a más de uno. Y tras él, llegó un momento muy esperado para los amantes de este deporte. Debora Sbei, “la grande entre las grandes” como muchos la consideran, irrumpió para hacernos sonreír. Actual campeona del mundo y, posiblemente, la mejor patinadora de todos los tiempos, quiso hacer acto de presencia con una delicada y sentimental exhibición que desbordaba talento. Sus saltos completos y sus líneas en las piruetas engrandecieron el momento y la atmósfera creada en el pabellón.

Concluyeron la tanda de individuales dos hombres afortunados. Canterano y experimentado salieron a pista poco antes de concluir la gala. Pere Marsinyach, subcampeón mundial júnior de 2014 y campeón mundial de combinada júnior de 2014, quiso rendir homenaje a su historia sobre ruedas. Vestido como si de una criatura se tratase, supo combinar a la perfección la parodia con el patinaje. A medida que pasaban los minutos, Pere iba creciendo: dejó de llorar al recibir sus primeros patines; entrenó y trabajó para conseguir un nivel y, después, se declaró enamorado de su pasión.Con tan sólo 19 años y un salto a la gran categoría a punto de dar, el catalán ya tiene a buena parte de la afición en su bolsillo y es que, no todo es patinar sino que también deben transmitirse valores y sentimientos. El joven de Cardona lo reconocía: “Este año doy el salto a sénior, la categoría absoluta, y eso impone respeto. Mi sueño y objetivo sería poder estar en Cali (Colombia) para disputar el mundial, pero sé que será complicado y que tengo muchos rivales, no habrá sitio para todos” decía, añadiendo que a base de trabajo llegan los méritos: “Quiero centrarme y hacerlo bien. Paso a paso y si las cosas salen bien, mejor”.

Mlinaric, Girotto, Marsinyach, Sbei y Aracu, entre los mejores

Andrea Aracu es el hombre de las ceremonias. Es muy bueno y lo sabe, para ello, idolatró al rey del pop, el legendario Michael Jackson. Enfundado en un traje de brillantina negra complementado con los atuendos necesarios (guante y sombrero), el italiano quiso demostrar por qué era y será uno de los mejores: varios triples y talones completaron un número redondo que el público se encargó de ovacionar.

La unión hace la fuerza

Los mejores conjuntos grupales unieron sus fuerzas para crear el espectáculo. Coreografías a la perfección y movimientos al unísono dejaron claro el por qué son los mejores. Los primeros en pisar el parquet fueron el CP Gramenet con la coreografía de su festival “Cirque du Soleil”. Las individualidades de algunos, la introducción de acrobacias y la combinación con elementos externos arrancaron un aplauso de la afición. Además, como explicaba su entrenadora y coreógrafa Rosa María Cabrera, tuvieron que hacer frente a los contratiempos para saldarlo con una buena actuación: “En el último momento el productor nos ha negado la colocación de un elemento y hemos tenido que adaptarnos rápidamente” explicaba. Pero a pesar de ello, sus patinadores han cumplido con su deber: “mis patinadores están acostumbrados a actuar y lucirse ante tanta gente, por ello lo hemos encarado con naturalidad”.

Tras ellos, los cuatro mejores grupos Show del panorama catalán fueron apareciendo. Los primeros, el Sant Celoni, subcampeones de España en grupos pequeños. Más tarde fue el grupo de Reus. En el pasado mundial, que disputaban en casa, vieron como en los últimos instantes se quedaban sin podio y terminaban cuartos. Este año se han reforzado y han renacido de las cenizas para presentar “Infinit”, la coreografía basada en el desorden cósmico que ya les ha situado subcampeones de España y les ha valido el viaje a Cali. Los terceros en aparecer fueron los patinadores del Masnou, actuales subcampeones del mundo pero que este año deberán luchar sudor para poder repetir los éxitos y es que, con su coreografía “Laberint” diseñada por Anna Domènech, han sido cuartos en el campeonato estatal y deberán buscar una plaza para el mundial en el próximo europeo que se celebrará en Bremerhaven (Alemania).

La noche terminó con uno de los momentos más esperados: los octacampeones mundiales, el CPA Olot, presentaba su nuevo trabajo “Sobreviure” el cual los ha llevado al oro territorial, autonómico y estatal. Estarán en Cali y como reconocía su patinadora Sandra Sotillo “es  nuestro sueño y objetivo, pero lo primordial es que salga bien el trabajo que estamos haciendo”. Son muy buenos, pero nadie les regala nada. Son horas y horas de trabajo y unión las que les llevan a ser los mejores. Sandra reconocía que exprimen sus horas al máximo para sentirse satisfechas: “Son muchas horas de entrenamiento para completar la coreografía y llegar hasta donde estamos. Normalmente, lo que planteamos y montamos en un inicio desaparece al final”.

También tomaron partido el cuarteto de Parets con su coreografía “Preludi”. La novedosa unión de los excampeones Isabel Repullo, Alícia Rodero, Carles Gasset y Óscar Molins ha sido exitosa ya que se consagraron como campeones de España en su primera participación. Los espectadores disfrutaron, a la vez, con la pareja italiana de Patrick Venerucci y Beatrice Palazzi.

La música y la danza se unen al patinaje artístico

Con la idea de hacer arte todo lo que tocan, Pierluca Tocco y Esther Sarriera idearon un evento lleno de sorpresas. Durante la tarde fueron bastantes los grupos de danza, parejas de baile y deportistas de otras modalidades los que enseñaron su talento a los asistentes, pero el momento más dulce y emocionante se reservó para el final.

A la mitad de las actuaciones, la cantante Gisela irrumpió sobre ruedas para cantar una de sus emocionantes canciones. Rodeándola, tres grandes patinadores que forman parte de la historia: Tocco, Marsinyach y Aracu. Los tres bailaron al son de sus notas, la hicieron partícipe del show y mostraron sus habilidades.

Para concluir el acto, Gisela volvió al escenario para interpretar el emblemático tema de Sau “Boig per tu”. Mientras ella entonaba las notas, poco a poco fueron desfilando patinadores y expatiradores reconocidos que no quisieron faltar a la cita: Aida Vieites, Javier y Nerea Wis, Xavier Orrit, José Antonio Ballesteros, David Mariano,... todos ellos quisieron agradecer a la afición tantos años de apoyo y lo hicieron con su mejor virtud: patinar. Tras ese emocionante momento, las notas de “Let it Go”, de la película infantil Frozen a la que Gisela ha dado voz en castellano, dieron paso al momento final en que la pista se llenó hasta la bandera de muchos patinadores jóvenes, pertenecientes a clubes de Catalunya (Masnou, Argentona, Tiana, Palamós, …) que quisieron vivir ese bonito momento en persona.

Italia y Catalunya pelean por el oro

En relación a la participación de muchos patinadores italianos al acto, los catalanes quisieron reivindicarse y pelear por ser los mejores.Es conocido que los mejores patinadores del mundo son nacidos en Italia y los resultados les favorecen: año tras año los pódiums mundiales siempre cuentan con alguno de ellos pero la cantera catalana pisa fuerte y con ambición por competirles el puesto.

El propio Luca Tocco reconocía que ambas selecciones se complementan muy bien: “nos entendemos muy bien. Creo que hay muchos más patinadores en Catalunya que en toda Italia y poco les falta para llegar a la cima y ser los mejores”. Pere Marsinyach se sumaba a sus palabras aceptando qué les falta a los suyos para superar a los italianos: “Para conseguir ser como ellos nos falta impulso y ambición de querer ser los mejores y comernos el mundo. En cuanto lo hagamos, los dejaremos atrás” expresaba el de Cardona.

Referentes en el deporte

Todo genio admira otro genio, decían los sabios. Seguramente será así. Todo el mundo tiene un referente en sus pasiones, en sus virtudes y en sus habilidades, y el patinaje artístico está repleto de grandes deportistas que entregan su talento a la afición. Todos ellos, los que estuvieron el pasado sábado y los que no pudieron, son el ejemplo de muchos patinadores que quieren llegar hasta donde ellos lo han hecho. Repetir sus éxitos, igualar su nivel, compartir su alegría,...

"Patinamos para hacer sonreír"

Pere Marsinyach, el joven que está a punto de dar el salto definitivo, reconoce que se siente presionado y orgulloso a la vez cuando se le acercan a reconocerle que le admiran: “Ser el referente o ídolo de alguien contrae presión y satisfacción al mismo tiempo. Siempre esperan mucho de tí y que estés ahí arriba, pero somos humanos y nada es sencillo. Pero es un orgullo ver que tu trabajo y dedicación hace sonreír a los demás… al fin de todo, es por lo que patinamos”. A su idea se sumaba Tocco, admitiendo que para él es un honor que le admiren: “Me encanta que imiten mis valores para trabajar y luchar con una vida sana junto al deporte”.

Luchar para soñar

Los deportes minoritarios trabajan a diario para ganarse un sitio. Son muchísimos los practicantes del patinaje artístico pero, en cambio, poco se habla de ellos y de sus victorias. Como decía el co-creador de Rollerland Catalunya, el expatinador Pierluca Tocco, todo el mundo debería poder disfrutar de dicho deporte: “Los deportes minoritarios tenemos que unirnos para explotar, solos no podremos hacer nada. Hoy queremos demostrar que no por ser artístico somos menos que el patinaje sobre hielo. Trabajamos mucho para que el patinaje sea un arte increíble y que todo el mundo pueda disfrutarlo”.

Los más jóvenes, tanto Pere Marsinyach (Foment Cardoní) como Sandra Sotillo (CPA Olot) subrayaron la idea de que su deporte necesita más apoyo mediático y el lugar que se merece. La patinadora olotense se mostraba esperanzada ante la posibilidad de que su país apueste por ellos y les ayude a avanzar: “Espero que podamos dar el revuelo necesario y que merece el patinaje. Ya no a nivel mundial sino a Catalunya, donde se apuesta fuerte por ello”. Pere se mostraba más reinvindicativo y encontraba la clave en el público y los medios de comunicación: “Al patinaje le falta el apoyo de los medios de comunicación: la difusión del trabajo que hacemos, la asistencia del público… nadie nos termina de dar la oportunidad que buscamos. Tenemos que movernos más y hacer las cosas bien” dejaba claro el catalán.

VAVEL Logo