Exigencias mentales propias del pádel
Tito Allemandi (frontal) y Miguel Lamperti (fondo) en el Estrella Damm Valladolid Open 2015 (Foto: World Pádel Tour)

Conocer las características de un deporte es fundamental para optimizar el trabajo psicológico con los deportistas. Conocer cuáles son las características diferenciales del pádel de otros deportes es básico para que los padelistas sean capaces de alcanzar un óptimo funcionamiento sobre todo en las momentos psicológicamente más exigentes para cada jugador deberá ser eficaz gestionando adecuadamente esos momentos psicológicamente intensos.

Respecto a otros deportes, el pádel tiene, al menos, dos aspectos diferenciales que lo hacen diferente y mentalmente exigente:

  • El marcador: cada punto es único y es necesario estar muy centrado durante mucho tiempo para tener probabilidades de éxito en el partido. En el pádel es posible (aunque improbable) ir ganando por 6-0, 5-0 y 40-0 y perder el partido. Además, en cada juego, es posible que, a pesar de hacer un buen punto, se pierda el mismo. Las remontadas tanto en juegos como en sets, partidos… son bastante frecuentes por lo que es preciso tener un alto funcionamiento mental para rendir a un alto nivel (muchas veces necesario) durante todo un partido.
  • El equipo de “dos”: Al factor anterior se le suma el tener que jugar con el compañero; es decir, cooperar favorablemente con el otro para que ese equipo de dos funcione. Muchas veces esto es complicado porque cada uno tiene una manera de pensar, de comportarse, maneja de forma distinta diversas situaciones, emociones quizás diferentes…

Quizás a estos dos factores podríamos añadir otros como que en el pádel existe la necesidad de tener paciencia (ya que es necesario “trabajar el punto”), manejar las diversas situaciones emocionalmente intensas, las pausas que te permite el juego… aunque seguramente sean esas dos que planteamos las que más condicionen el entrenamiento mental respecto a otros deportes.

De hecho, para planificar un adecuado entrenamiento mental, es necesario analizar adecuadamente estos y otros factores para conocer qué necesidades psicológicas tiene el pádel, cada jugador y cada equipo. Es decir, es necesario realizar un entrenamiento muy individualizado adaptándose mucho al entorno.

Los grandes jugadores lo hacen. Cada vez más el entrenamiento psicológico o mental está más presente en el trabajo semanal de los grandes profesionales de este deporte. Es un trabajo muy individualizado, desde el pádel y teniendo el cuenta las características de cada jugador y su entorno.

VAVEL Logo