La noche de Favre
Favre ante su gente. Foto: cbssports

En el día de Acción de Gracias, miles y miles de fanáticos de Green Bay Packers tuvieron la oportunidad de decir, finalmente, gracias. El resultado del partido entre el conjunto local y Chicago Bears -rival de toda la vida- no importó, pues en el medio tiempo, Brett Favre retornó a Lambeau Field para ver como su número 4 era retirado.

El mítico mariscal de campo de Green Bay, campeón del Superbowl XXXI y Jugador Más Valioso en el año 1995, 1996 y 1997, disputó más de 15 temporadas con la misma franquicia, para luego pasar a New York Jets y Minnesota Vikings, donde se retiró en 2010.

Peyton Manning lo superó hace dos semanas

Sin embargo, los Packers son la verdadera casa de Favre. Allí acumuló gran parte de sus 71,838 yardas (segunda marca en la historia de la NFL) y sus 508 pases de anotación. Sobre el final de su ilustre carrera, varios altercados con los dirigentes de Green Bay hicieron que la relación entre el equipo y el jugador se tornase fría.

El jueves, todos pudieron demostrar su cariño hacia Favre, que se unió a Tony Canadeo (N° 3), Don Hutson (N° 14), Starr (N° 15), Ray Nitschke (N° 66) y Reggie White (N° 92) en la fachada del mítico Lambeau Field.

En su discurso, el mariscal se encargó de agradecer a todos los que influyeron en su carrera. "Sé que tenemos que ser rápidos, tenemos que terminar este partido, pero es Acción de Gracias y tenemos mucho por qué estar agradecidos. Agradezco a Dios por la oportunidad de jugar un deporte que amo y jugarlo por mucho tiempo en el mejor lugar para jugar fútbol americano en el mundo. Este es el clima de Green Bay. Lo amo. Gracias a mi familia y mis compañeros. Pero especialmente, gracias a ustedes", declaró.

La sorpresa

Para que la noche fuese aún más especial, los Packers organizaron un regalo para Favre. Bart Starr, otro glorioso mariscal de campo de Green Bay (ganador de tres Superbowls) salió del túnel para abrazarse con Favre. Starr, de 61 años, batalló varios problemas de salud para poder estar en Lambeau Field. Además, Aaron Rodgers -actual QB del equipo- salió antes de los vestuarios para felicitar a Favre, antes del inicio del tercer cuarto.

Fue la primera vez que los tres mariscales que le dieron títulos a Green Bay estuvieron en el mismo estadio, y vaya si valió la pena. Una celebración histórica para un jugador que la merece.

VAVEL Logo