A Rusia le basta con medio minuto para vencer un duelo muy igualado
Foto: UEFA.com

La selección rusa, una de las favoritas a alzarse con el trofeo el próximo 13 de febrero en Belgrado, se estrenaba hoy en el Europeo de fútbol sala ante la que se espera que sea la revelación del torneo, Kazajistán. En, posiblemente, el duelo más esperado de la fase de grupos, Rusia ha pasado sin pena ni gloria por el parquet del Arena de Belgrado. Los subcampeones de la última Eurocopa ganaron los tres puntos sin convencer, ante un rival del que, quizás, se esperaba más. Su ya conocido juego de cinco no tuvo el efecto deseado gracias a una excelente defensa rusa. 

Alternancia de dueño al comienzo

El encuentro empezó como se esperaba. El conjunto ruso elaborando jugadas, con paciencia y un exquisito toque de balón, mientras los kazajos optaban por un juego más directo, más veloz. La rapidez con la que movían la bola dificultaba la defensa de los de Cacau. Aún así, Rusia controlaba el partido pero no conseguía una oportunidad clara de disparo.

Con el paso de los minutos, Kazajistán se adueñaba del balón. Usaba posesiones más largas y de vez en cuando, jugaban de cinco con su portero, Higuita, como acostumbra a hacer con su club, el vigente campeón de Europa, el Kairat Almaty. Leo y Douglas eran los encargados de probar suerte desde larga distancia, pero cuando no era Gustavo, era el larguero quien repelía el disparo

Leo y Douglas Jr. probaban suerte desde lejos pero se toparon bien con Gustavo o bien con el larguero

La escuadra rusa, que a pesar del alto nivel de su rival, seguía siendo favorita, se hacía pequeña por momentos. Ataques sin  criterio con llegadas esporádicas entre tanto dominio kazajo. Solamente algunos detalles técnicos de Robinho eran bien recibidos desde el banquillo. Sin que fuera necesario un tiempo muerto, como si de un gol en contra se tratase, la campeona de Europa en 1999 reaccionó con un cambio de actitud a una clara ocasión de Dovgan que detuvo Gustavo.

A partir de entonces, Rusia volvió a llevar el peso del encuentro. Las combinaciones entre Robinho y Eder Lima ponían en apuros a la defensa kazaja, pero sin lograr penetrarla. 

Minuto y medio frenético

Aunque se hizo de rogar, pasados los diez primeros minutos de encuentro, sin que desapareciera el buen juego, apareció, por fin, la pegada. Dmitri Lyskov hizo una pantalla perfecta con una dejada de cara para que Romulo hiciera el primer tanto de la tarde. El gol hizo mucho daño psicológico al plantel kazajo, que recibía el segundo tan solo 30 segundos después. Los mismos protagonistas. Lyskov protegía el balón, esta vez en medio campo, cuando habilitó en profundidad a Romulo, quien desde la banda derecha coló un fuerte disparo en la portería de Higuita.

Tras un tiempo muerto solicitado por Cacau, la reacción al segundo gol por parte de Kazajistán fue totalmente distinta. Con Higuita de portero-jugador, les hizo falta menos de un minuto para recortar distancias. El propio guardameta, disparaba fuerte al segundo palo, donde apareció Serik Zhamankulov para empujar el balón con el pecho. 

Foto: UEFA.com
Foto: UEFA.com

Fue entonces cuando se entró en la fase del partido más igualada. Los últimos cinco minutos de la primera mitad era un toma y daca continuo con ocasiones para ambos contendientes. Rusia basaba su juego en la potencia de Eder Lima y su pívot, Lyskov. Por su parte, Kazajistán buscaba un juego más combinativo sin referencia clara arriba con un sistema 2-2, alternado con subidas al ataque de su portero. 

Mucha posesión sin oportunidades claras

La segunda mitad empezaba igual que concluía la primera. Un duelo muy igualado y Kazajistán con portero-jugador. Rusia, por su parte, trataba de calmar el juego con pases relativamente lentos y posesiones largas. Cuando en el quinteto de Skorovich se juntaban los brasileños, la defensa kazaja entraba en tensión. Eder Lima gozó de una clara oportunidad ante Higuita, pero se dejó el cuero atrás, así como Romulo no conseguía conectar con la bola un pase de Robinho.

Pasaban los minutos y a Kazajistán cada vez le costaba más acercarse a la portería defendida por Gustavo. Ni siquiera el juego de cinco le permitía un disparo claro con el que, por lo menos, asustar al guardameta nacionalizado ruso. A pesar de que los del Mar Caspio pecaban de un juego de portero-jugador muy estático, lento y previsible, la defensa rusa, baja y muy bien estructurada, cerraba todos los huecos posibles para disparos o pases. 

Foto: UEFA.com
Foto: UEFA.com

Ante la desesperación al ver que en el marcador, restaban los minutos pero no había gol, Kazajistán empezó a abusar de disparos lejanos. Todo esto favorecía a Rusia, quien veía la victoria cada vez más cerca, pero no estaba asegurada. Igual de grave era que Kazajistán no creara una ocasión clara en veinte minutos de segunda parte, que Rusia no hubiese matado antes el partido.

La mejor circulación de balón llegó en el último minuto de partido, cuando el balón circuló por todos los componentes kazajos hasta llegar a Sulemeinov en la esquina; aunque su disparo se marchó alto. Sin embargo, no fue suficiente para lograr el empate.

Con este resultado, la selección rusa inagura el casillero de puntos en el Grupo C y se coloca como primer líder. El siguiente encuentro medirá el viernes a Kazajistán y Croacia, en un choque que se espera ver la reacción de los de Cacau y, queen caso de derrota, dirán adiós al Europeo. Por último, Croacia esperará a Rusia el domingo, que contará con más días de descanso que sus dos rivales.

VAVEL Logo