España se encuentra a sí misma
Foto: UEFA.com

La selección española de fútbol sala se ha clasificado como primera de grupo tras vencer a Ucrania por cuatro goles a uno. En un encuentro en donde los de Venancio López han reencontrado su mejor versión de juego y Paco Sedano apenas ha tenido trabajo.

El encuentro se tomó como lo que era: una final. Mucho respeto entre ambos conjuntos al comienzo del partido, con mucho control pero con escasas ocasiones en los primeros minutos. No obstante, pronto empezó España a carburar. Dado que a los ucranianos les valía el empate para pasar como primeros de grupo, eran los subcampeones mundiales quienes sentían la responsabilidad de llevar el peso del partido.

Así lo veía su técnico, José Venancio López, que optaba por una presión muy alta, haciendo cambios desde temprano para jugar con rotaciones tan cortas como intensas. Pronto se vio reflejado en el parquet, que mostraba a una selección española más ofensiva que la ucraniana, más centrada en defenderse y buscar oportunidades al contraataque. Sin embargo, las ocasiones más claras por el momento eran dos disparos lejanos de Sorokin, que detenía Paco Sedano, y un disparo a media distancia de Pola que golpeaba en el palo de la portería defendida por Ivanyak. 

A pesar del prometedor inicio de España, con el paso de los minutos, el conjunto del Este de Europa fue ganando en confianza y cogiendo responsabilidad en la inicitiva del  encuentro. Para combatir el resurgir del juego ucraniano, Venancio dio entrada al jugador de ElPozo Murcia, Miguelín, pero una gran defensa de Ucrania, que arriesgaba con una presión de 2-2 a toda pista, abortaba cualquier ocasión de La Roja, que no encontraba su mejor versión.

Con tan solo siete disparos a puerta entre las dos escuadras, la primera parte fue una batalla táctica por conseguir plasmar cada uno su estilo de juego y, así, ser el dueño del partido, olvidándose casi de la prioridad de los goles. Ante la presión a toda cancha de los de Kosenko, España buscaba mantener posesión y avanzar con un juego de 4-0, sin referencia en ataque, apostando por subir en bloque.

Foto: UEFA.com
Foto: UEFA.com

La primera ocasión clara llegó poco antes del final de la primera mitad. Una magnífica jugada trenzada por José Ruiz y Raúl Campos, que buscaba al segundo palo a Rivillos, pero la estrella de InterMovistar llegó muy forzado al esférico y salió desviado. Pero si hay algún apartado en el que la selección española destaca sobre el resto, es en la pizarra. Justo antes del tiempo de descanso, Bebe pilló desprevenida a la defensa ucraniana en un saque de banda que remató a la perfección Álex y que permitía a España marcharse a los vestuarios por delante en el marcador.

Continuidad a las buenas sensaciones

Las buenas sensaciones que dejó el conjunto nacional en el último tramo de la primer parte, fueron prolongadas al comienzo de la segunda mitad. La selección española buscaba el segundo gol con una gran ocasión que erraba Bebe al segundo palo nada más comenzar. Ucrania, quizás intimidada por la salida de España del vestuario, se convirtió en un juguete que los de Venancio López manejaban a su antojo y obligaban a correr detrás del balón. 

Sin embargo, España no mataba el partido. Las ocasiones se sucedían. Miguelín, Raúl Campos, Álex, Pola... El choque dejó de ser el partido disputado de la primera mitad a un monólogo de los ibéricos que no conseguían materializar sus oportunidades, lo que mantenía un halo de esperanza a Ucrania. 

Las esperanzas desaparecieron de inmediato. Los del Mar Negro arriesgaban con Zhurba como portero-jugador a falta de 11 minutos para el final del partido. La defensa de España requería máxima concentración y así fue. En la primera jugada, Lin robó el balón y disparaba a puerta y, aunque Bondar evitaba el gol del jugador del FC Barcelona, el rechace lo recogió Mario Rivillos para engancharlo desde medio campo y, a puerta vacía, anotar el segundo en el marcador.

Ante este segundo revés, Ucrania sí que se veía ahora obligada a jugar con el juego de cinco. Un movimiento de balón lento, y sobre todo previsible, permitía a la defensa española robar fácilmente. En esta ocasión, fue Álex quien interceptó el balón para luego, suavemente, disparar a portería y ampliar la ventaja a tres. El tercero parecía ser un golpe prácticamente definitivo para las esperanzas ucranianas,  que se negaban a darse por vencidos con un gol de Grytsyna a falta de dos minutos a pesar de ser el único disparo a Paco Sedano en la segunda mitad.

No obstante, cuando el encuentro parecía destinado a su fin con un conjunto español tocando el balón para evitar el robo de Ucrania, Rafa Usín se sacaba del sombrero una genialidad para disparar y, al rechace, Rivillos volver a ampliar la ventaja y colocar el cuarto gol en el marcador segundos antes de que sonara la bocinadel final del partido. 

Con este resultado, España se clasifica como primera de su grupo y, si Portugal cumple esta noche con Serbia, evitaría en los cuartos de final al conjunto de Ricardinho y compañía. Por su parte, Ucrania se clasifica como segunda de grupo y jugará su respectivo partido con el vencedor del choque de esta noche. El próximo partido será el lunes a las 21:00 hora peninsular.

VAVEL Logo