La implicación defensiva no se negocia
(Foto: David Ponce)

El hecho de que el Plásticos Romero Cartagena sea el equipo que ocupa actualmente el único puesto de ascenso directo a la Primera División tiene muchas constantes detrás. Pero la más visible de todas, la que es más patente, es la gran labor defensiva.

El conjunto cartagenero suma 87 goles a favor en las 22 jornadas que se llevan disputadas en la presente campaña, lo que supone una media de cuatro tantos por partido. Su principal e inmediato perseguidor por el ascenso directo, el Hércules San Vicente, ha anotado 108 en total, mientras que esa cifra se eleva hasta los 116 en el caso del líder de la categoría, ElPozo Ciudad de Murcia. También Barcelona B y Gran Canaria han visto puerta en más ocasiones que los naranjas, con 88 y 97 goles respectivamente. Cerca de la cantidad registrada por los de la trimilenaria quedan Real Betis (85) y Valdepeñas (84).

Sin embargo, la diferencia principal radica en la parcela defensiva. El Plásticos Romero es el equipo menos goleado de toda la Segunda División, habiendo recibido únicamente 58 goles, poco más de dos y medio por encuentro jugado. Los herculanos han encajado 70 y los murcianos 71, al igual que Valdepeñas. Bajan la cifra Segovia (63), Gran Canaria (62) y Barcelona B (60).

Obviamente, los grandes números del Cartagena FS atrás no son casualidad. El nivel que está demostrando Raúl en la portería desde que arrancó el curso 2015/16 es excelso, demostrando que es un guardameta de primer nivel. Sus paradas han mantenido a su equipo en partidos que parecían cuesta arriba, y ha detenido más penalties que cualquier otro arquero de la categoría. Además, las instrucciones de Juan Carlos Guillamón son claras: igual que todos atacan, todos defienden. El técnico ha buscado desde el principio una implicación defensiva en todos sus hombres, obligando a los pívots a trabajar para pulir dicha faceta.

En los últimos partidos se ha podido ver una buena muestra de ello en determinadas jugadas. Eli, Rahali y Pedreño, entre otros, cada vez bajan más rápido a proteger a su portero, mientras que la llegada de Víctor -que crece a pasos agigantados- ha otorgado aún más contundencia al equipo que mejor defiende en la Segunda División.

VAVEL Logo