Maya DiRado, un adiós demasiado precoz
Imagen: Zimbio

Que una deportista que tiene en su haber 23 años y que acaba de conseguir dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro anuncie su retirada de las piscinas es, cuanto menos, impactante. Maya DiRado ha sido una de las grandes protagonistas de la natación en los actuales Juegos. Se impuso en el 200 espalda y se hizo con el triunfo en el relevo 4x200 libres femenino. Además sumó un bronce y una plata en el 400 y 200 estilos respectivamente. Esta noticia es cuanto menos impactante ya que tras sus triunfos no tendría problemas en encontrar patrocinadores en un país que apoya a la natación como Estados Unidos. La norteamericana ya avisó de sus intenciones antes de viajar a Brasil. 

Un prodigio dentro y fuera del agua

Además de retirarse en sus primeros y últimos Juegos Olímpicos y demostrar su excelente calidad natatoria venciendo a la húngara Hosszu en el 200 espalda, DiRado estudió análisis financiero y un master en finanzas por la Universidad de Stanford. El motivo principal del abandono de su carrera deportiva es el trabajo que ha estado posponiendo como analista financiero en McKinsey & Co, una de las consultoras más importantes del mundo. 

De vuelta a la oficina

En una entrevista concedida a la revista Swimming World comentó que ya le habían dejado posponer demasiado su "incorporación a la oficina bastante tiempo" y que tenía pensado dejarlo cuando estuviera "en lo más alto" ya que considera que es "la forma perfecta" de terminar su carrera. 

Recordando su carrera ante Hosszu confesó que golpeó tan fuerte el muro que se rompió una uña y que todavía no se cree "que haya ganado ese oro" pero que llevó su cuerpo al "máximo" que pudo. Tras conseguir cuatro medallas en Río, la estadounidense declaró que es "mucho mas que un sueño hecho realidad y de lo que habría esperado". Por último, se mostró feliz por ser incluida en el relevo 4x200 ya que solo quería "competir por medallas en tres pruebas". Confesó que ese fue el "mayor honor" de su carrera. 

La natación pierde a una de sus estrellas de presente y futuro pero el mundo de las consultoras gana a una trabajadora que sin duda no dejará indiferente a nadie al igual que ha ocurrido en las piscinas. 

VAVEL Logo