El Palau dictará sentencia

Partido vibrante el vivido en el Sparkassen-Arena de Kiel entre el THW Kiel y el FC Barcelona Lassa, el cual ha acabado con un resultado a favor del conjunto alemán con un apretado 28-26. El Kiel, el cual llega a este tramo final con unas ganas tremendas de conseguir más títulos (ya ganó la copa alemana hace dos semanas), puso al conjunto blaugrana contra las cuerdas durante el encuentro, y demostró de que pasta están hechos. Por parte del Barcelona, toca descansar y recapacitar sobre los errores cometidos durante el partido para intentar la remontada el próximo fin de semana en el Palau Blaugrana de Barcelona.

A pesar del resultado, no todo es malo para los azulgranas, ya que vieron la vuelta a los terrenos de juego de Gonzalo Pérez de Vargas tras su intervención hace ya más de dos semanas del dedo índice de la mano izquierda. Los aficionados pudieron volver a disfrutar del portero toledano.

Primera parte: irregular por parte del Barça

El partido comenzó muy disputado en las dos áreas, cosa que dificultaba la labor de hacer efectivos los lanzamientos a portería. El Kiel salió con ganas de cancha, cosa que el Barcelona no supo por donde parar, y en el minuto 16 se vio 4 goles por debajo en el luminoso (8-4) y con las ideas de ataque nada claras. Este descontrol de los suyos provocó a Xavi Pascual pedir tiempo muerto para intentar enderezar el rumbo. El enfado era obvio por parte del entrenador catalán, y prueba de ello fueron las palabras a sus jugadores: “¡Hay que estar más duros en defensa!”.

El mensaje de Xavi Pascual no surtió efecto de inmediato, pero poco a poco se empezó a ver a un Barça con las ideas más claras, con lo que empezó a apretar en el marcador a los alemanes. El encuentro continuaría igualado hasta el final del primer tiempo, el cual terminó con 16-15 a favor del conjunto alemán. Tomaban rumbo a los vestuarios los dos conjuntos para aclarar conceptos de su juego.

En esta primera parte, y a falta de Domagoj Duvnjak por su reciente operación, apareció el hombre que tenía que tirar del carro: Marko Vujin. Espectacular el jugador serbio que acabó los primeros 30 minutos con seis dianas.   

Segunda parte: un Kiel imparable no supo cerrar del todo el partido

El inicio del segundo tiempo fue igual que el del primero: defensas férreas por parte de los dos equipos, lo cual no dejaba en ningún momento despegarse en el marcador a cualquiera de los dos conjuntos. De todos modos, esto le duraría poco al Barça, y el Kiel aprovecharía esos momentos de flaquezas para colocar un 23 a 19 en el marcador, lo que alarmó una vez más al entrenador blaugrana y por ende, obligó a pedir el tiempo muerto.

La charla motivó a los jugadores del Barcelona y saltaron al campo con ganas de darle la vuelta al encuentro. Al principio todo fue bien para los de Barcelona e hicieron un parcial de 0-2, lo que sirvió de advertencia a Alfred Gislason para pedir el tiempo muerto y calmar a su equipo. Esto devolvió a la normalidad el encuentro, y el Kiel se volvió a imponer por cuatro goles en el luminoso. Las alarmas en el conjunto blaugrana se volvían a encender.

Llegamos al minuto 52. Minuto, a mi parecer, clave en el final del encuentro. Rene Toft Hansen fue expulsado del partido con una tarjeta azul por una acción que cometió su compañero Ilija Brozovic sobre Wael Jallouz. Los colegiados entendieron que la falta la cometió el defensa danés y lo expulsaron a él. Esta tarjeta azul le hará perderse mínimo el partido de vuelta de la próxima semana, aunque la expulsión podría ser más abultada, eso dependerá de lo que decidan los árbitros.

Gracias a esta acción, el Barça creía en la remontada, incluso metió miedo al Kiel, pero esta reacción llegó tarde y el Kiel se hizo con la victoria por 28 a 26.  Fue un encuentro no apto para cardíacos en el que el más mínimo error te costaba un gol.

La vuelta se jugará la semana que viene en Barcelona, el día 29 (sábado) a las 18:30. El conjunto de Xavi Pascual tendrá que vencer al Kiel por más de dos goles o de dos, pero con un resultado menor al encajado en la ida. El Palau dictará sentencia.

VAVEL Logo