Una caída para Owens
Kevin Owens hablando en el preámbulo de Survivor Series. | Foto: wwe.com

Ha sido uno de los luchadores más exitosos en los últimos años dentro de la empresa de Vince McMahon, sin embargo, pese a sus logros, no formó directamente parte de alguno de los combates de la cartelera principal de Survivor Series, donde triunfó el equipo de RAW, aunque Owens junto con Sami Zayn intervinieron para atacar a Shane McMahon.

El 29 de agosto de 2016 obtuvo su mayor logro al vencer en una lucha fatal de cuatro a Big Cass, Roman Reigns y Seth Rollins por el nuevo, pero vacante por la lesión de Finn Bálor, Campeonato Universal, título máximo para la marca roja. Defendió exitosamente su presea por alrededor de 6 meses en compañía de Chris Jericho, hasta que fuera derrotado en el evento Fastlane por Goldberg tras la intervención de Jericho en un combate que duró 22 segundos.

En Wrestlemania continuó cosechando éxito al vencer por el Campeonato de Estados Unidos al propio Y2J. Una semana después fue trasladado a SmackDown al igual que su ex compañero, al cual enfrentó en una serie de combates, llegando a perder el campeonato en varias ocasiones, la última vez, en una triple amenaza en la cual era partícipe AJ Styles y Jericho, dónde Styles se llevó la victoria y el campeonato.

Un año después del inicio de su reinado como Campeón Universal, empezó una rivalidad personal con Shane McMahon, teniendo un enfrentamiento en SummerSlam, sin embargo la situación se tornó más personal incluso con la agresión de Owens a Vince McMahon, quien pactaría como evento estelar de Hell in a Cell, un combate entre Kevin y Shane dentro de la celda infernal. Una lucha extrema que dejó como vencedor a Owens quien en un momento clave fue salvado por Sami Zayn cuando Shane se lanzaba desde la altura de la estructura metálica.

Al perder un combate con Shinsuke Nakamura dejó escapar su oportunidad de estar en el equipo de SmackDown para Survivor Series, lo que lo relegó a un plano secundario y en rebeldía contra Shane y Daniel Bryan. Un año exitoso para un campeón mundial, previamente de NXT, tanto Intercontinental como de los Estados Unidos, ve su punto más bajo en uno de los grandes eventos de WWE.

VAVEL Logo