El debate: ¿debe jugar Aaron Rodgers?
El debate: ¿debe jugar Aaron Rodgers? [Foto NFL]

Después de más de dos meses, Aaron Rodgers vuelve a estar disponible para jugar un partido de fútbol americano. El equipo médico de los Green Bay Packers le ha dado el alta definitiva y el jugador podría jugar este mismo domingo en Carolina. Su balance de 7-6 no los elimina de la carrera por la postemporada, pero tampoco les queda un camino sencillo. ¿Aciertan los Packers dándole la titularidad a Aaron Rodgers o deberían reservarlo para empezar fresco y completamente sano la temporada que viene?

Los buenos tienen que jugar siempre (Álvaro Moreno)

Parece una pregunta con muy fácil solución. ¿Tiene que jugar Aaron Rodgers los tres partidos de temporada que le quedan a los Packers? Sí. Siempre. Y es que además los playoffs no están tan lejos como uno podría pensar. De hecho, el duelo con Carolina del domingo es clave.

Si los Packers ganan a los Panthers en el Bank of America —y los otros dos partidos que les quedan— obligarían a Carolina a ganar sus dos partidos restantes, teniendo que pasar por el estadio de los Falcons en la última jornada, que también andan en la caza de las plazas de Wildcard —o de su división—. Nadie quiere que sus opciones de playoffs pasen por tener que ganar a Aaron Rodgers. Rodgers es un genio, una de las megasuperestrellas de este deporte. Que tiemble la NFL.

Y es que esa es otra, como los Packers se metan en playoffs con Aaron Rodgers bajo centro hay que meterlos de cabeza en el bombo de los favoritos. No en vano estaban 4-1 antes de que Rodgers se lesionase, y jugando bastante bien al fútbol. Desde entonces han redescubierto el juego de carrera con Jamaal Williams y Davante Adams ha dado un paso adelante. La defensa se mantiene en la mitad de la tabla en cuanto a rendimiento, lo cual es más que suficiente para darle una oportunidad a Aaron Rodgers contra cualquier equipo.

Rodgers es el quarterback con mejor rating de pasador de toda la historia de la NFL. Hablamos de un jugador que tiene que lanzar sesenta y seis pases para que le intercepten uno, pero que solo necesita quince para anotar un touchdown. Ha ganado dos veces el MVP de la temporada regular de la NFL y una vez el de la Super Bowl, cuando alzó el Lombardi tras imponerse a los Steelers.

Foto: NFL
Foto: NFL

Los médicos le han dado el OK, así que, ¿qué argumento hay para mantenerlo en el banco? Los otros 31 equipos de la liga están rezando para que a McCarthy se le cruce un cable y deje al ‘doce’ en el banquillo. No estamos hablando de la mente más brillante de la historia del fútbol americano, pero tampoco hace falta serlo para saber que Aaron Rodgers, si está disponible, tiene que jugar. Jordy Nelson está dando saltos de alegría desde ya. Esta semana hay fiesta en Wisconsin. Los Packers están preparados para prender fuego a la liga. Tal y como comentaba Mariano Tovar en un artículo en el AS sobre el regreso de Rodgers estos días: ¿a que da miedo?

La NFC está muy disputada, los equipos de la NFC Sur se van a dar de tortas entre ellos de aquí a final de temporada. Los Eagles a priori han perdido fuelle con la lesión de Carson Wentz —habrá que ver a Foles antes de sacar conclusiones— y tanto Rams y Vikings, a pesar de ser conjuntos muy sólidos, cuentan con poquísima experiencia en postemporada, por no decir ninguna. Se antoja complicado apostar por un equipo si al otro lado del campo está Aaron Rodgers lanzando balones.

La recta final de la conferencia nacional se acaba de poner muy interesante. Los playoffs alcanzan una dimensión diferente. El camino a la Super Bowl se endurece para todo el mundo. Aaron Rodgers está de vuelta. Uno se siente casi como si le hubiesen adelantado la Navidad. Este domingo tenemos a Panthers y Packers en el primer turno y a Pittsburgh y New England en el segundo. Viva la NFL.

Este domingo se acabó eso de tener que conformarsenos con los (geniales) anuncios de State Farm para poder ver a Rodgers. Este domingo se pone el casco y la coraza. ¡Green 19! , ¡Green 19!

Demasiado riesgo para algo poco probable (Juan Andrade)

Los Green Bay Packers tienen una pequeña posibilidad para clasificarse a los playoff, y ante esta opción Aaron Rodgers no ha querido esperar más. Le vimos ansioso por entrar al campo desde el lateral en el partido contra Pittsburgh. Partido en el que casi se llevan una victoria, perdiendo por tan solo tres puntos (28-31). Cuesta no pensar como hubiera sido el resultado con “A.Rod” en el campo.

Pues bien, ese momento ya ha llegado. Aunque pueda parecer una buena noticia tanto para los seguidores de Green Bay como para los amantes de la NFL, no lo es. La lesión que le dejó fuera del campo (fractura de clavícula) no es una lesión cualquiera, y a petición de él mismo, que pidió el tratamiento más agresivo posible para poder curarse y volver al campo optaron por utilizar ocho tornillos. No obstante, jugar al deporte más violento en la posición más peligrosa de todas no es la mejor opción para evitar otra lesión.

Es un riesgo muy alto para una probabilidad muy pequeña. Si analizamos los partidos restantes, Panthers, Vikings y Lions, son tres partidos muy difíciles, por no decir que también muy físicos. Son rivales de división, que también buscan un hueco en playoff, algo que ni tan siquiera con Aaron Rodgers garantiza que se pueda ganar todos. Carolina Panthers, tras su exhibición ante Minnesota ha demostrado su mejor nivel, con la movilidad de Newton, la rapidez de Stewart y la altura de Funchess empiezan demostrar su producción; los Minnesota Vikings, tanto por su ofensiva liderada por el sorprendente Case Keenum como por su defensa –fue el LB Anthony Barr quien le produjo dicha lesión- pondrán a prueba su rehabilitación buscando la presión al QB y por último, los Detroit Lions, que también tienen una (pequeña) posibilidad de entrar en playoff, por lo que lo darán todo en su último partido.

Esta acción, la de llevar el balón y correr, es algo que no veremos mucho de Aaron Rodgers ya que tendrá que cambiar su estilo de juego debido a su lesión / Foto: NFL
Esta acción, la de llevar el balón y correr, es algo que no veremos mucho de Aaron Rodgers ya que tendrá que cambiar su estilo de juego debido a su lesión / Foto: NFL

La seguridad del jugador debe prevalecer ante las necesidades de un equipo, algo que con Aaron Rodgers no se está cumpliendo. Tal y como está jugando últimamente Brett Hundley, y visto que las posibilidades son muy parecidas -pocas- y el riesgo es nulo quizás tendría que jugar el.

No es que Aaron Rodgers no sea capaz de ganar los tres partidos que le quedan, ya que es uno de los mejores quarterbacks de la liga. Pero cuando hablamos de un Rodgers al 100%. Su movilidad es una de sus mayores cualidades, pero deberá buscar cambiar su forma de jugar para evitar los máximos choques posibles así que, se acabó jugar fuera del pocket.

De los seis partidos jugados esta temporada, Green Bay ganó cuatro perdiendo solamente ante Atlanta y Minnesota. 13 TD y tres intercepciones, y 1.385 yardas en total, estadísticas de las que se sustentan algunos para razonar por qué Aaron Rodgers podría llevarles a playoff e incluso, tras la lesión de Wentz, a la Super Bowl. Sin embargo, en su ausencia muchos de los equipos se han ido encontrando a sí mismos, mejorando en cada partido y subiendo el nivel de competitividad (eso explica por ejemplo por qué la división NFC Sur puede que lleve a tres equipos). Esto no favorece nada a Rodgers, que de conseguir clasificarse a playoff, tendrá muy poco tiempo para recuperarse anímicamente. Además, hace más de seis años desde que llevara a los Packers a ganar su última Super Bowl, en 2011, por lo que hasta en su mejor nivel, le está costando ganar a los equipos, Atlanta el año pasado y Arizona y Seattle recientemente.

Definitivamente, la seguridad del jugador debe prevalecer las necesidades de un equipo, algo que con Aaron Rodgers no se está cumpliendo ya que no es él quien tiene la última palabra. Es una acción similar a la de tirar los dedos en la que existe una probabilidad muy baja de que acaben clasificándose para playoff, y tal y como está jugando últimamente Brett Hundley, las posibilidades son muy parecidas y el riesgo es prácticamente nulo.

VAVEL Logo