New England vence a Pittsburgh con un final dramático
Los Patriots volvieron a imponerse en Heinz Field | Foto: AP

La final adelantada de la Conferencia Americana no decepcionó. El partido entre los New England Patriots y los Pittsburgh Steelers superó las expectativas que se crearon al enfrentarse los dos mejores equipos de la AFC. 

Desde el primer cuarto ambos equipos establecieron que buscarían el partido en todo momento. Un acarreo de una yarda de Rex Burkhead abrió el marcador a favor de los Patriots; acto seguido, en la próxima serie ofensiva, los Steelers contestaron con una anotación de Eli Rogers tras una recepción de 18 yardas. 

Después los pateadores hicieron su aparición. Primero, Chris Boswell conectó desde 51 yardas para que Pittsburgh tomara la delantera. Después, Stephen Gostkowski anotó un gol de campo de 32 yardas y empató el encuentro. 

Los Steelers tendrían que lidiar con la ausencia de Antonio Brown, que salió del partido por una lesión en la pantorrilla izquierda. Sin embargo, Ben Roethlisberger se encargó de liderar a una ofensiva de Pittsburgh, liderada por Le'Veon Bell y Martavis Bryant para que la baja de su receptor estrella no fuera evidente. Y así lo haría; antes del descanso, el número 10 de los locales lograría un touchdown con una recepción a una mano para darle la ventaja a los dirigidos por Mike Tomlin

Los Pats estuvieron cerca de empatar el partido, luego de una anotación de Brandin Cooks en el tercer cuarto, aunque Gostkowski falló el punto extra y dejó el partido 16-17 para los locales. A partir de entonces a la ofensiva de New England le costó encontrar su ritmo. La línea defensiva de Pittsburgh puso presión en el número 12 de los Patriots y le dio resultado. 

Dicha presión rendiría frutos eventualmente. Vince Williams logró interceptar a Tom Brady y Le'Veon Bell capitalizó la primer entrega de balón de la noche con otra anotación. Los Steelers se adelantaron en el marcador y enfrentaron el último cuarto con un 24-16 en el marcador. 

Lo mejor estaba aún por ocurrir en Heinz Field. Tras una mala selección de jugadas a la ofensiva y un mal manejo del reloj, los Steelers le cedieron el balón a Tom Brady en los últimos minutos del partido. El 12 de los Patriots, de la mano de un Rob Gronkowski en estado de gracia lideró un ataque que culminó en la zona prometida con un acarreo de Dion Lewis. Después, la dupla Brady-Gronk haría buena la conversión de dos puntos. 

Gracias a un gol de campo de Gostkowski al inicio del último cuarto, el partido estaba 27-24 a favor de New England con menos de un minuto por jugar. En la primera jugada de los Steelers, JuJu Smith-Schuster se escapó 69 yardas hasta la yarda 10 de los Patriots para dejar, por lo menos, el empate en bandeja de plata. 

Roethlisberger conectó con Jesse James un pase de 10 yardas que parecía ser la remontada del partido, pero en la revisión los árbitros anularon la anotación de los Steelers. Después de un pase corto, el Big Ben apresuró un falso azote de balón, intentó un pase a la zona de anotación, el cual fue desviado y terminó siendo interceptado por Duron Harmon, lo que terminaría por sellar la inesperada victoria de los Patriots en territorio ajeno. 

Ante la incredulidad de propios y extraños, New England se quedó con la victoria, aseguró el título de la AFC Este y tomó la delantera en la Conferencia Americana con miras en la postemporada. Todo ello en una jugada que quedará para la historia en una rivalidad importante en la AFC. 

La próxima semana los Patriots recibirán a los Buffalo Bills, mientras que los Steelers visitarán a los Houston Texans

VAVEL Logo