Dallas sigue soñando con el comodín después del SNF
Raiders vs Cowboys Sunday Night Football | Foto Raiders Oakland

El Sunday Nigh Football lo protagonizaron los Dallas Cowboys y Oakland Raiders, ambos equipos sabían la importancia y la envergadura de este partido, pues una derrota para cualquiera lo mandaría a pensar en la siguiente temporada; todo o nada en un solo partido, la presión de salvar un año de altibajos tanto para Cowboys como Raiders, se hacía presente.

Dallas ha tenido una temporada lejos de poder definirla como regular, desde la baja de Ezekiel Elliot, cayeron en un bache de derrotas y humillaciones a la ofensiva. Por su parte los Raiders, han decepcionado a extraños y conocidos, prometían a un equipo que iba a ser contendiente directo para el Super Bowl LII, sin embargo Derek Carr y compañía solo han tenido algunos chispazos que no terminan por encender la maquinaria que tienen. Este partido era la oportunidad de mantener vivas las esperanzas de llegar a la postseason y medio salvar su año.

Dallas toman ligera ventaja

Bien se sabe que Dakota Prescott, sin Ezekiel Elliot, ha comenzado a generar dudas si es el futuro de una institución como los es Dallas, muestra de eso son las constantes intercepciones, los pocos puntos que ha cosechado y en esta ocasión durante el primer cuarto ambos factores estuvieron presentes. Lo máximo que pudieron lograr los Cowboys fue un field goal y Prescott tuvo una intercepción en la primera serie ofensiva del encuentro, sin embargo no hubo de qué preocuparse puesto que Derek Carr no podía romper el muro defensivo.

Golpe de autoridad, Raiders no cosecha

El inicio del segundo cuarto fue con la posesión de Dallas, hasta el momento los Raiders intentaban mover las cadenas, sin embargo se quedaban a la orilla y tenían que despejar, Derek Carr y su ofensiva no eran determinantes. Este cuarto se tornó lento, los engranajes de ambas ofensivas les hacían falta el punch para comenzar a mover las cadenas.

Prescott aprovechó la falta de puntos que había en el partido y lo poco determinante que pudiera llegar a ser Derek Carr en el partido. En ocho jugadas con más de 60 yardas recorridas, Dallas se iría adelante en el marcador con un pase corto a Dez Bryant que anotaría el touchdown y posteriormente Dan Bailey anotaría el punto extra para poner el marcador 10-0.

Los Raiders tuvieron la oportunidad de romper el cero al cierre del segundo cuarto, sin embargo fallaron un field goal de 39 yardas, donde Tavecchio mandó el balón por el lado izquierdo y así dejar a su equipo en ceros.

Regaño en el vestidor se refleja en el marcador

Jack Del Río, al parecer, dejó las cosas muy en claras en el descanso a sus jugadores, la ofensiva no estaba funcionando, no cosechaba los puntos para meterse en el partido y la defensiva a pesar de hacer su chamba en la mayoría de las series que tuvieron, aun así estaban en desventaja en el marcador.

Por lo que el tercer cuarto fue completo para los Raiders, en su primera serie a la ofensiva del tercer cuarto pudieron concluir un touchdown con una serie ofensiva de 90 yardas, Derek Carr lanzó un pase corto de dos yardas para Crabtree y de esta forma anotar el primer touchdown del encuentro más el punto extra de Tavecchio para dejar el marcardor 10-7.

Posteriormente anularon a la ofensiva de Dallas con una intercepción del cornerback, Sean Smith, quien le dio la posesión una vez a Derek Carr y su línea ofensiva que salieron con todo al emparrillado para empatar el encuentro, de esta forma aprovecharon la serie ofensiva y lograron el objetivo con un field goal de 39 yardas para compensar su fallo del segundo cuarto. Sin embargo el gusto de empatar no les duró tanto después de que Prescott moviera el balón 75 yardas y lograran al final el touchdown que los ponía una vez más al frente en el marcador.

Raiders quiere el partido

Raiders habían cerrador el tercer cuarto con la posesión del balón, movieron las cadenas en el último cuarto y convertían esto en un partido digno de un Sunday Night Football, 53 yardas fueron las que recorrieron para repetir la misma dosis al final, Carr para Crabtree y touchdown.

Las defensivas no permitieron cosechar puntos un despeje para cada equipo y llegó por fin el field goal que cambiaría todo, Dan Bailey con 19 yardas fácil ponía el encuentro 20-17 que fue el definitivo después de que Jeff Heath tuviera un fumble forzado y ceder la victoria ante Dallas.

Con este resultado los Cowboys siguen soñando con postemporada a esperanza de que Detroit pierda un partido; en su contraparte los Raiders ya están pensando en la próxima temporada al tener muy difícil conseguir ese ansiado comodín con un récord de 6-8.

VAVEL Logo