Pittsburgh Steelers, medio siglo de éxitos bajo tres nombres
Foto: Pittsburgh Steelers

Uno de los equipos más ganadores en el fútbol americano en los Estados Unidos vivió en sus primeros años situaciones complicadas debido a que no conseguían campeonatos ni mucho menos playoffs, puesto que eran un equipo de ‘media tabla’ en la antigua NFL. Las malas decisiones desde los dirigentes hasta la de los entrenadores propiciaron que la escuadra no obtuviese los resultados deseados.

Sin embargo, a partir del año de 1969, el equipo modificó su estructura comenzando desde la parte del head coach y, en casi 50 años, sólo han tenido tres entrenadores en jefe, cuestión que difícilmente se ve en la NFL o en cualquier otro deporte de alto rendimiento.

Chuck Noll, el mentor de la cortina de acero

Tras pésimas temporadas de los Steelers, los directivos tenían como primera opción contratar al legendario entrenador Joe Paterno de Penn State, sin embargo, rechazó la propuesta y decidieron buscar la segunda opción que era precisamente Chuck Noll.

La primera temporada fue mala, ya que apenas pudieron ganar un sólo juego y no tenían una campaña tan paupérrima desde 1941. Es por ello que para 1970 estuvieron dentro de las primeras selecciones del draft y eligieron a Terry Bradshaw y Mel Blount, futuros miembros del Hall of Famer; en los años subsecuentes, Jack Ham (1971), Franco Harris (1972), Mike Webster, Lynn Swann, John Stallworth y Jack Lambert (todos ellos en 1974), aportaron muchísimo a la inercia ganadora del equipo, para que años después recalaran en el Hall of Famer.

A partir de la temporada de 1975 empezaron a caer los grandes logros, ya que en un lapso de seis años fueron campeones en cuatro oportunidades; la primera de ellas en la Súper Bowl IX, teniendo por primera vez una campaña ganadora en años (10-3-1), en la cual vencieron a los Minnesota Vikings 16-6; se coronaron bicampeones en la edición X terminando con un récord ganador de 12 victorias y sólo dos partidos perdidos, derrotando en la final de la Conferencia Americana a los Oakland Raiders e imponiéndose a los Dallas Cowboys en la supremacía 21-17, adjudicándose su segundo anillo.

Foto: Pittsburgh Steelers
Foto: Pittsburgh Steelers

Después de quedarse en la antesala de la final, los Steelers en 1978 tuvieron una de sus mejores temporadas, con récord de 14-2 (ya con 16 juegos en temporada regular) y una magnífica temporada de Terry Bradshaw quien logró conseguir 28 pases de anotación, llegaron a la Súper Bowl XIII para volver a enfrentar a los Dallas Cowboys, en duelo de muchos puntos donde lució el quarterback de Pittsburgh con cuatro pases de anotación y así lograr la victoria 35-31.

Para el siguiente año, los Steelers repitieron el bicampeonato al acabar como el mejor equipo de la Conferencia Americana, llegando a la edición XIV para vencer 31-19 a Los Angeles Rams.

El equipo de los Steelers durante la década de los 70, será recordada por la gran defensiva que poseían, denominados 'la cortina de acero', capaz de presionar a los rivales y provocar errores para inclinar la balanza a su favor.

La última temporada de Noll al frente del equipo fue en 1991, cuando decidió retirarse bajo una marca de 202 ganados, 146 perdidos y un empate. Lo que más sobresalió durante su etapa fue convertir a una escuadra perdedora en una que ganara cuatro Super Bowls, imponiendo respeto y dominio que se vio reflejado con la obtención de los anillos y siempre colocándose en los primeros lugares.

Bill Cowher, el inicio de la segunda dinastía

En 1992, la directiva determinó la decisión de contratar al que era el coordinador defensivo de los Kansas City Chiefs, Bill Cowher, el cual llevó a los Steelers a playoffs en sus primeras seis campañas, récord que ningún otro entrenador había conseguido. Inclusive, para la edición del Súper Bowl XXX, los Steelers después de derrotar a los Indianapolis Colts en la final de la Conferencia Americana, se toparon en el campeonato con unos Dallas Cowboys que tenían uno de sus mejores equipos en la historia y terminaron perdiendo 27-17. Después de varios años de grandeza con la institución, el quarterback O'Donnell disputó su último juego como steeler en dicha Súper Bowl.

Tuvo que pasar una década para que los Steelers seleccionaran a un quarterback que los llevaría a ganar dos Súper Bowls. En el 2004, el head coach decidió adquirir a Ben Roethlisberger que, tras la lesión de Tommy Maddox en el segundo partido, se adjudicó la titularidad. En esa misma temporada llegaron al juego de campeonato, pero terminaron por perder ante los New England Patriots.

Foto: Pittsburgh Steelers
Foto: Pittsburgh Steelers

Para el año siguiente, los Steelers se clasificaron como equipo comodín y fueron de visita a ganarle a Cincinnati, Indianapolis y Denver, para disputar el Super Bowl XL derrotando a los Seattle Seahawks. De igual forma, este fue el último partido de Jerome Bettis y la campaña siguiente fue el último año de Bill Cowher al frente de los Steelers, quien decidió irse a descansar con su familia, aunque actualmente es comentarista de televisión.

Bill Cowher se retiró tras poco más de 250 partidos dirigidos, obteniendo la marca de 161 victorias, 99 descalabros y un empate. En 15 años, Pittsburgh llegó diez veces a playoffs, de las cuales en cinco de ellas se instalaron en una final de Conferencia.

Mike Tomlin, la revolución en el equipo

Tras la sorpresiva renuncia de Cowher se contrató a Mike Tomlin, quien había participado como coordinador defensivo de Tampa Bay y Minnesota. Tomlin, al igual que sus antecesores al momento de arribar al equipo, contaba con menos de 40 años.

A diferencia de otros entrenadores, el head coach se ha visto involucrado con cuestiones extra cancha, por ejemplo, la vez que ingresó al terreno de juego para tratar de obstruir el regreso del jugador de los Baltimore Ravens en partido disputado en horario estelar. Además, se caracteriza por no involucrarse al cien por ciento con el trabajo de los coordinadores, dejando que ellos puedan influir en la selección de jugadas.

Para la Súper Bowl XLIII, los Steelers regresaron a la máxima justa de la NFL al vencer en la final de conferencia a su acérrimo rival, los Baltimore Ravens. En esta ocasión, el rival en turno eran los Arizona Cardinals, quienes estuvieron cerca de llevarse el partido sino es por un gran regreso de Ben y una importante recepción de Holmes para el touchdown (27-23) y ganar su sexto anillo.

Foto: Pittsburgh Steelers
Foto: Pittsburgh Steelers

Dos años tardaron para regresar a la Super Bowl XLV, perdiendo a manos de Aaron Rodgers y los Green Bay Packers 31-25, enfrentamiento disputado en el estadio de los Dallas Cowboys.

En once temporadas Tomlín nunca ha tenido una campaña perdedora, sólo en dos ocasiones ha tenido récord de ocho ganados y ocho perdidos. Además, hasta la semana 15 del 2017 posee 114 victorias, 60 derrotas y ningún empate.

Actualmente, Pittsburgh tiene una de las mejores ofensivas y defensivas, ya con un lugar seguro en playoffs bajo el comando de Mike Tomlin, buscarán regresar a la máxima competencia para intentar ganar su séptimo título.

La constancia en los entrenadores en jefe, saber aguantar la presión y darle voto de confianza al apoyo de un proyecto con cada uno de los head coach, además del buen reclutamiento en el draft y en la agencia libre, han provocado que los Steelers desde su creación en 1933 se hayan convertido en un equipo con constantes cambios de head coach y pocas apariciones en playoffs, a una escuadra sólida, dominante, con sólo tres entrenadores en casi 50 años y con ocho apariciones de Súper Bowls y miles de récords logrados en las últimas décadas.

VAVEL Logo