Los Panthers se olvidan de jugar
Newton y Funchess celebran el único TD de los Panthers: Fuente: Carolina Panthers

El partido de la jornada fue una decepción debido a que el ataque de Ron Rivera volvió a demostrar las enormes deficiencias que lo han caracterizado en los últimos años. El playcall es horrendo y solo es salvado cuando Cam Newton está en modo MVP y Greg Olsen perfectamente sano, lo cual no ocurrió ayer, dando lugar a un colapso que facilitó las cosas a unos Falcons que necesitaban la victoria para entrar en Playoff.

Atlanta arrancó sabiendo lo que se jugaba y el primer drive fue una demostración de ello, con Matt Ryan moviendo cadenas en varios terceros downs claves y anotando los siete primeros puntos del partido. Esto podía hacer creer al aficionado que iba a ser un partido de ataques pero nada más lejos de la realidad. Los siguientes ocho drives fueron únicamente punts donde lo máximo que se movió las cadenas fueron veinticinco yardas.

Antes del descanso y tras no completar sus primeros nueve pases, Cam Newton se puso el traje de superhéroe para conseguir correr en un cuarto y uno y conectar un pase de veintisiete yardas en un tercer down para que los Panthers se estrenasen en el marcador, empatando el partido. Los Falcons estuvieron cerca pero no consiguieron parar el reloj a tiempo para que Matt Bryant lanzase un FG de más de cuarenta yardas, llegando así al descanso.

Cumulo de fallos.

La segunda parte de los Carolina Panthers fue la demostración de porque son vistos como el equipo más inestable de la NFC. El arranque fue malo, con un punt por parte del equipo de Carolina y un FG de los Falcons pero el siguiente drive fue aún peor. Un pase de Cam Newton a la absoluta nada fue interceptado para una perfecta posición de campo que el equipo de Dan Quinn utilizó para anotar tres puntos.

El siguiente drive volvió a repetir lo mismo y en defensa los Panthers cometieron una inaceptable falta que permitió a los Falcons anotar otros tres puntos. Aún así la sensación que dejó el equipo de Georgia es el de incapacidad para anotar en la endzone, no logrando superar en ningún momento una defensa sólida como la de los Panthers pero que no está al nivel de Vikings, Eagles o Rams entre otros.

Mientras los Panthers se llevaban dos intercepciones más (otros dos pases de Cam Newton a la nada), perdiendo una división que les había dejado en una bandeja los Buccaneers, los Falcons anotaron un FG más para poner el 10-22 y asegurarse así el puesto en playoff. Aún así el equipo de Atlanta tiene un grave problema en la carrera, la cual solo le dio sesenta yardas en el partido, algo que les hace extremadamente dependientes de Matt Ryan.

Los Panthers por otro lado siguen sin saber aprovechar a McCaffrey (algo de lo que es culpable directo Ron Rivera), no permitiéndole jugar como RB al darle solo seis carreras en un partido donde el equipo necesitaba , lo cual minimiza el juego de carrera de los de Carolina a lo que pueda hacer Cam Newton en carrera y en ciertas situaciones. Lo cual al final desemboca en que Carolina depende únicamente de que Newton funcione.

Tres intercepciones y un solo TD de pase dan respuesta al motivo de la derrota del equipo de Carolina. Si Newton está a su mejor nivel los Panthers tienen una opción frente a los Saints, pero si no parece claro que Carolina no tiene suficiente para derrotar a su rival divisional.  Por otro lado los Falcons se tendrán que enfrentar a Los Ángeles Rams, uno de los mejores equipos de toda la NFL en ambos lados del balón.

Atlanta podría ser el favorito para ganar la NFC habiendo llegado a la Superbowl el año pasado, pero su problema es que este año ya no es tan eficiente en defensa y su ataque no es el de Shanahan. Su enfrentamiento frente a los Rams es decisivo porque una victoria les llevaría directamente a Philladelphia, una extraordinaria opción para volver a la final de conferencia.

VAVEL Logo