Súper bowl XLVII: Un apagón y pelea de hermanos
Fotomontaje: Adrián Cobo (VAVEL)

Embate de ofensivas en Nueva Orleans se vieron las caras el tres de febrero del 2013 donde un excelente arranque de los Baltimore Ravens los encaminó a ganar su segunda Super Bowl de la historia y evitar un épico regreso de los San Francisco 49’ers que se debió a un descanso improvisado por falta de luz en un hecho insólito.

Temporada regular de 2012

Antes de iniciar esta temporada y a lo largo de toda la offseason entró la polémica con los oficiales ya que no se llegaba a un acuerdo salarial, quedando en una solución prematura de la NFL por contratar árbitros amateurs. No resultó esto, porque fueron evidentes los errores en las primeras semanas y se arregló el asunto el 26 de septiembre para que las ‘cebras’  volvieran a poner orden en los emparrillados.

Baltimore Ravens

Dominio a plenitud de la AFC Norte tuvo el equipo morado que muy rápido se encargó de que su acérrimo rival: Pittsburgh Steelers quedara fuera de la contienda. Por lo tanto, la pelea por la punta fue ante los Cincinnati Bengals que definió a Ravens como el campeón divisional gracias a que se llevó la serie de dos juegos.

San Francisco 49'ers

En tanto que los 49'ers también tuvieron una gran pelea en su división ya que tuvo la presión a lo largo de toda la temporada por los Seahawks. Al final definió el liderato del Oeste de la Conferencia Nacional un empate que sacó San Francisco, porque con marca de (11-4-1) fue suficiente para superar por medio juego a 49'ers con un total de (11-5).

Postemporada

Ronda de comodines

El récord no le alcanzó a los Ravens para descansar la primera semana y tuvieron que recibir en el M&T Bank Stadium a la cenicienta de la temporada: Indianápolis Colts que estaba a cargo del novato de ese entonces Andrew Luck. Le costó el ritmo de juego a Luck y los locales se alzaron con el triunfo gracias a su defensiva, porque paró en solo nueve puntos a los Colts y sin dejar lanzar pase de anotación al número 12.

Foto: Colts
Foto: Colts

Ronda divisional

Un merecido descanso para San Francisco y ser el segundo sembrado de la Conferencia Nacional recibió en, el ya desaparecido, Candlestick Park a Green Bay Packers, juego en donde las defensas brillaron por su ausencia. Partido de muchas remontadas donde las entregas de balón marcaron la pauta. Colin Kaepernick se recuperó de un titubeante inició para lanzar dos pases de anotación y uno más corriendo con lo que se sentenció el partido por marcador de (31-45).

Foto: NFL
Foto: NFL

En tanto que Baltimore tuvo que salir de casa para ir a Mile High y enfrentar a la mejor ofensiva de la NFL que eran los Denver Broncos. Todo parecía estar acabado en el juego, pero un pase con 40 segundos en el reloj de Flacco a Jacoby Jones igualó las cosas para mandar a overtime el duelo. Ahí siguió la paridad y tuvo que llegar una segunda prórroga para decantar el juego para los cuervos un gol de campo de Justin Tucker.

Foto: Ravens
Foto: Ravens

Juegos de campeonato

Las emociones llegaron al Georgia Dome, la visita de San Francisco a los Atlanta Falcons. Choque de muchos contrastes que en el primer cuarto, Julio Jones arroyó a su adversario con dos Touchdowns y 120 yardas. De a poco se dio la reacción de los 49'ers, poniendo a Kaepernick como un administrador del balón, situando la pelota en las manos de Frank Gore. Fue el corredor quién llevó el partido a su favor para ganar (28-24) y llegando al Súper Domingo.

Foto: San Francisco 49ers
Foto: San Francisco 49ers

Del otro lado de la moneda en Foxborough, Ravens viajó a la casa de los Patriots buscando una sorpresa más para colarse a su segundo Súper Tazón de la historia. Dominio de la defensa de Baltimore a los controles de Tom Brady que solo le permitió generar 13 puntos, y Joe Flacco siguió con su gran postemporada sin lanzar intercepciones para instalarse en Nuevo Orleans para el primer fin de semana de febrero del 2013.

Foto: Ravens
Foto: Ravens

Super Bowl

La primera posesión del partido fue para los Ravens y cuando estaban en la yarda 25 de los rivales parecía que había acabado la ofensiva con un pase incompleto, pero un offside permitió que continuara el ataque. Flacco aprovechó esto para encontrar en las diagonales a Anquan Boldin para pegar primero en el juego con marcador de (7-0).

Vino la respuesta de San Francisco con una serie que progresó de buena manera y un pase de Kaepernick a Vernon Davis metió al equipo en zona roja. El problema vino en las últimas diez yardas donde no pudieron anotar de seis y se conformaron con un gol de campo por parte de David Akers.

Se mantuvo en calma el marcador hasta la mitad del segundo cuarto, donde ocurrió el primer intercambio de balón, James soltó el balón en el mediocampo que recuperó Baltimore. Joe Flacco guio a su equipo hasta la yarda uno donde encontró en un Play Action al ala cerrada Dennis Pitta para conseguir su segundo pase de anotación del juego.

Foto: NFL
Foto: NFL

Para cerrar el segundo cuarto, hubo dos cambios de posesión (uno de cada equipo) que solo supieron aprovechar los de la Conferencia Americana. Flacco lanzó un bombazo de 60 yardas a Jacoby Jones dentro de la yarda diez. Cayó al suelo, pero al no se tocado por ningún zaguero, se levantó para que con un par de dribles dejará atrás su marca para entrar a la zona prometida.

Al regresar de los vestidores, los Ravens pensaron haber puesto el último clavo al ataúd de San Francisco. Porque Jacoby Jones regresó la patada de despeje iniciando el tercer cuarto marcando el récord de la patada más larga regresada en los Súper domingos, con lo que la pizarra se puso favorable para los visitantes administrativos (28-6).

Foto: NFL
Foto: NFL

Fue aquí donde el partido dio un giro drástico con el insólito apagón que se propagó por 39 minutos hasta que se pudo reanudar el juego. Al regresar a la actividad, los 49'ers por fin pudieron tener una sólida serie y con la dupla Kaepernick - Crabtree llegó el primer Touchdown. La reacción iniciaba para el equipo de la Bahía.

Siguió la reacción por parte de San Francisco y su defensa paró en solo tres jugadas a Baltimore para tener de vuelta el ovoide. Un gran regreso de patada por parte de Ginn Jr puso en excelente posición de terreno a los niners y solo fue cuestión de tiempo para que llegara la anotación. Frank Gore acarreó el balón para recortar la ventaja a solo ocho puntos.

Ante una buena presentación de las defensivas en lo que restaba del tercer cuarto, David Akers y Justin Tucker fueron los protagonistas. Con lo que la pizarra se puso (31-23) en favor de los Cuervos para comenzar el último período del juego.

Fue cuando Colin Kaepernick hizo la jugada que cambiaría el desarrollo del juego. Se escapó para 30 yardas y así convertir el Touchdown más largo para un mariscal de campo en las historia del Súper Bowl. Intentaron convertir dos puntos en el extra, pero el pase de Kaepernick no encontró a compañero en las diagonales.

Foto: NFL
Foto: NFL

Convirtió un gol de campo más Justin Tucker para crecer la ventaja a cinco unidades, pero aún con tres minutos en reloj hubo una última posesión para San Francisco. Kaepernick no pudo lograr un pase de anotación dentro de la yarda cinco y se escapó el partido. Baltimore quedó encerrado dentro de su yarda cinco, sucediendo un safety  intencional de Baltimore para consumir el tiempo que quedaba.

VAVEL Logo