Super Bowl XLIII: Steelers vence a Cardinals y consigue su sexto anillo
Montaje: NFL Vavel (Adrián Cobo García)

La Super Bowl XLIII se jugó el 1 de febrero de 2009 como colofón a la temporada de la NFL de 2008. Disputada en el Estadio Raymond James en Tampa, Florida, enfrentó al campeón de la Conferencia Americana, los Pittsburgh Steelers y los campeones de la Conferencia Nacional, los Arizona Cardinals.

El partido es recordado por el touchdown de 100 yardas de James Harrison tras interceptar a Kurt Warner y por el último drive de los Steelers en el que remontaron con una actuación maravillosa del que a la postre sería nombrado MVP, Santonio Holmes. Con 98,7 millones de espectadores en Estados Unidos, se convirtió en la Super Bowl más vista de la historia hasta esa fecha.

El camino de cada equipo hacia la Super Bowl

Los Steelers alcanzaron el partido por el título en la segunda temporada de Mike Tomlin como entrenador en jefe del equipo. El equipo se basó en una defensa que fue la mejor del año en puntos concedidos (13,9) y yardas concedidas (237,2) por partido, además de ser segundos en sacks con 51.

El linebacker James Harrison acabó con 16 sacks y fue nombrado Mejor Defensivo del Año en la NFL. Se sumaban a él estrellas como Troy Polamalu, LaMarr Woodley y Aaron Smith. En ataque, Ben Roethlisberger dirigía un ataque élite con Hines Ward, Santonio Holmes y Willie Parker. Mike Tomlin fue nombrado Entrenador del Año en la NFL por su temporada con los de Pittsburgh.

En playoffs ganaron a Chargers y Ravens mostrando un dominio del ovoide sensacional: contra los de San Diego el récord de más tiempo de posesión en un cuarto con 14 minutos y 43 segundos.

Los Cardinals, por su parte, lograron una hazaña al convertirse en el tercer equipo de la historia en meterse a la Super Bowl ganando tres partidos de playoffs sin haber ganado su división. Kurt Warner se mostró excelso con un rating de 112,1, logrando 631 yardas y 8 touchdowns. Además, Larry Fitzgerald logró un récord de los playoffs tras lograr en esos tres partidos 419 yardas de recepción y 5 touchdowns.

Los Cardinals habían sufrido durante todo el año con una defensa que no terminaba de arrancar. De hecho, se plantaron en postemporada clasificados como la defensa 28 de 32 en la NFL. Sin embargo, al llegar enero parece que los jugadores mutaron y consiguieron 12 turnovers, incluidos las cinco intercepciones y el fumble forzado al quarterback de los Carolina Panthers Jake Delhomme.

El desarrollo del partido

Los Steelers iniciaron el primer cuarto con una posesión larga. Roethlisberger movía las cadenas conectando con su receptor favorito, Hines Ward, y su tight end de confianza, Heath Miller. A una yarda del touchdown, Big Ben realizó un scramble y consiguió anotar. Sin embargo, los árbitros lo anularon tras la repetición por caer antes de la end zone, y los acereros se tuvieron que conformar con un field goal para abrir el partido.

El primer ataque de los Cardinals no tuvo frutos, y la increíble defensa de los Steelers les forzó a despejar rápidamente. El primer cuarto se cerró con los Steelers manejando otra vez en ataque y consiguiendo un pase de 25 yardas a Santonio Holmes.

En el segundo cuarto los Steelers salieron vencedores en un intercambio de golpes, aunque el ataque de Arizona por fin aparecería en el campo.

Tras un touchdown del corredor suplente de los Steelers Gary Russell y la respuesta de los Cardinals con una pase de Warner al tight end Ben Patrick, ocurrió una de las jugadas más memorables de la historia de las Super Bowls. Los Cardinals, en la yarda 1 de Pittsburgh, decidieron lanzar. El pase de Warner para Anquan Boldin fue interceptado por James Harrison en la línea de gol, quien lo retornó 100 yardas para conseguir un touchdown que llevó al descanso a los Steelers con una ventaja de 10 puntos.

Este fue el touchdown más largo de la historia en una Super Bowl hasta que Jacoby Jones lograra un retorno de kickoff de 108 yardas en la Super Bowl XLVII. La imagen de Harrison esquivando rivales como podía es ya historia de los Steelers y de la NFL.

Ya en el último cuarto, con los Steelers arriba por 20 a 7, los Cardinals iniciaron una remontada memorable. Warner conectó con Fitzgerald para dos touchdowns, uno de ellos de 64 yardas, mientras que la defensa de Pittsburgh se caía por el cansancio. Además, una penalización por holding al center de los Steelers Justin Hartwig en su propia yarda 1 supuso un safety.

Los Cardinals se encontraban entonces ganando 20 a 23 tras anotar 16 puntos seguidos. Con 2:37 en el cronómetro y dos tiempos muertos, Roethlisberger manejó magistralmente el ataque. Sin embargo, la estrella esta vez sería el receptor Santonio Holmes, quien, en el drive decisivo, consiguió 4 recepciones para 73 yardas  y un touchdown.

El partido todavía no había acabado, y Kurt Warner aún tenía la opción de intentar un Hail Mary. Sin embargo, LaMarr Woodley forzó el fumble que Brett Keissel recuperó para asegurar la victoria de los Steelers.

Los Steelers se convierten en el único equipo con seis Super Bowls

Con esta victoria, los Pittsburgh Steelers rompieron el triple empate que tenían junto a San Francisco 49ers y Dallas Cowboys en más Super Bowls ganadas por un equipo, ya que cada uno tenía cinco. Los Arizona Cardinals, por su parte, rompieron su racha de casi 50 años sin jugar por el campeonato. Con esta derrota, los Cardinals se quedaron sin su primera Super Bowl, título que no han ganado todavía.

 

VAVEL Logo