La Super Bowl no es solo 'football'
La Super Bowl no es solo football | Foto: NFL

La Super Bowl no es solo football. Obviamente, para los aficionados a la NFL es lo realmente importante, algo por lo que se espera unos largos doce meses. Pero la Super Bowl no es solo libros de jugadas, quarterbacks leyendo defensas y jugadores de 120 kilos placando a jugadores de 120 kilos.

Pues no. La Super Bowl no es solo football. La Super Bowl es el único momento del año en el que se comparte esta gran pasión con el resto de personas que no siguen habitualmente la NFL. La Super Bowl reúne tantas emociones distintas que cuando llega el momento de empezar sientes que no estás preparado para algo así. Justo lo que le pasó a Pink con su chicle antes de cantar el himno de los Estados Unidos.

También se podría considerar la Super Bowl como una batalla de estilismos. Por un lado, Bill Belichick y sus míticas mangas cortadas y por el otro, Justin Timberlake con su outfit al más puro estilo “no queda ropa limpia y llego tarde”. A su favor añadir que el show no estuvo tan mal para lo que se podía esperar. El homenaje a Prince fue un bonito momento, aunque no exento de polémica debido a la mala relación que tenían ambos cantantes.

La Super Bowl es también una excusa para comer. No nos engañemos, la veas desde donde la veas, la fast food no puede faltar. Ingentes cantidades de alitas de pollo, nachos con guacamole y pizza, regado todo ello con litros y litros de cerveza. La Super Bowl sirve para darse un “caprichito”.

No hay que olvidar que la Super Bowl también es miles de aficionados al borde de un ataque al corazón en cada jugada. En el campo hay once contra once, pero que representan a millones y millones de personas repartidas no solo por toda la geografía estadounidense, sino en todo el mundo.

La historia de siempre tuvo un final distinto

La edición 52 tampoco decepcionó. Como toda buena historia, tuvo un grandísimo final. Seguramente, no el que todos estaban esperando. Y es que, en ocasiones, ni el más grande de todos los tiempos es capaz de cambiar el destino de una Super Bowl histórica.

Situémonos. Los Eagles se ponían cinco puntos arriba a falta de 2:21. La euforia era generalizada entre los fans de las caretas de perro. Sin embargo, la palabra prudencia no podía tener mas significado en este momento, pues todo el mundo sabía lo que iba a acontecer a continuación. Ha ocurrido demasiadas veces. Tantas que parecía fácil. Brady iba a remontar el partido con un último drive histórico que agrandaría aún más su leyenda.

El quarterback salía al emparrillado con la cara de quien aún tiene trabajo por hacer. A sus 40 años, sus espaldas son suficientemente anchas para echarse al equipo encima. Las cosas, sin embargo, no iban a salir como podía esperarse. El destino tenía guardado un final distinto para esta película.

Brandon Graham se convirtió en verdugo de Brady y le arrebató el balón del partido. El primer sack de la noche no pudo ser más oportuno. El novato Derek Barnett recuperó el fumble decisivo que terminó de enterrar a los Patriots. O no.

Como por arte de magia, y tras un gol de campo de los Eagles, los Patriots volvían a tener la opción de empatar con una anotación más la conversión de dos puntos. Algo realmente asequible para el mejor quarterback de la historia.

Un último Hail Mary que le lleve a la gloria

Cuando todo parecía acabado, incluso con Bradley Cooper convertido en un forofo de los Eagles más en las gradas del US Bank Stadium, el brazo de Brady sacó a relucir una pelota que podría cambiar el signo de dos franquicias y una liga. Un último pase con el tiempo agotado que vería en las manos de Gronkowski su mejor destino posible. Pero la suerte no cayó del lado patriota, y el ovoide se perdió entre una multitud de manos en la que se perdió también la esperanza del sexto anillo de Brady.

Los Eagles consiguen su primer anillo de la era Super Bowl. Si hubiera que describir con palabras los sentimientos que estarán sobrevolando ahora mismo la ciudad de Philadelphia, no se podría plasmar ni una centésima parte. Porque, como ya sabemos, la Super Bowl no es solo football, y va mucho más allá de un fumble.

VAVEL Logo