El mejor profundo fuerte de la historia de los Pittsburgh Steelers
Troy Polamalu (foto steelers.com)

Troy Polamalu, de descendencia samoana, nació el 19 de Abril de 1981 en Garden Grove, California, E.E.U.U. De 1.78m y 94 kilos jugó al fútbol americano cuatro años en la Universidad de South California (USC). Su posición era la de profundo fuerte  Ya en la universidad era muy destacado en su posición y en dos de los cuatros años que jugó fue elegido en el primer equipo All American (mejores jugadores en su posición). Estadísticamente, terminó su carrera universitaria  con 278 tacleadas, 29 de éstas para pérdida de yardas, seis intercepciones, cuatro despejes bloqueados y tres anotaciones.

En 2003, Pittsburgh Steelers lo drafteó en la posición 16 de la primera ronda. Y desde ese año hasta el 2014 -que fue el año de su retiro-, siempre jugó en el mismo equipo.

Polamalu era una mezcla única de velocidad, anticipación e instinto que lo tornaron en un jugador sobresaliente con intervención en la mayoría de las jugadas defensivas.  

En su primer año en la NFL, Polamalu nunca fue titular pero si participó en todos los partidos.  En el 2004, en su primer año como titular se inició su explosión como jugador. Tan impresionante fue su juego dicho año que le valió que lo convocaran para el partido de las estrellas. El año 2005, jugó aún mejor que en el 2004, y por segundo año consecutivo fue nombrado para el Pro Bowl -hasta el año 2008 de manera consecutiva fue nombrado para este partido año tras año.

En ese año 2005 inclusive estableció un record en la NFL, aún hoy vigente: fue el primer jugador en la posición de profundo fuerte en realizar tres embolsadas en un mismo partido. El mariscal que sufrió estas embolsadas fue David Carr cuando jugaba para Houston Texans.  Además y para coronar su 2005 superlativo, fue elegido como el mejor profundo fuerte de la NFL.  Este galardón lo consiguió también en tres oportunidades más (años  2008, 2010 y 2011), Esa misma temporada 2005 logró también junto a los Steleers ganar su primer Súper Bowl tras derrotar en la final a Seattle Seahawks por 21-10.

Respecto de su juego, vale decir que Polamalu siempre aparecía mostrando toda su categoría en los momentos de definición de los partidos (característica propia de los jugadores de elite como él). Por ejemplo, en el partido de comodín frente a Cincinnati Bengals  del 2005 realizó seis tacleadas e interceptó un balón.

En 2007, los Steelers extendieron su contrato por cuatro años y 30 millones de dólares. El monto de tan jugoso  contrato lo convirtió en el jugador mejor pago de la liga.

En la final de conferencia de 2008, volvió a destacarse con una intercepción para anotación al Qb Joe Flacco (enfrentaban a Baltimore Ravens en esa final) en el último cuarto del partido que sentenció la final y llevó a Pittsburgh  a jugar su segundo Super Bowl con él como profundo fuerte titular. Ese  Súper Bowl fue ganado por Pittsburgh Steelers. Fue un triunfo por 27-23 a Arizona Cardinales. Fue segundo y último título logrado por Polamalu.

En el año 2009 sufrió su primer gran lesión: un esguince en su rodilla izquierda que lo dejó afuera del emparrillado por 11 de los 16 partidos de la temporada.

El periodismo especializado catalogó en el 2010 a Troy Polamalu como uno de diez jugadores más sucios de la NFL. Sirve recordar a este respecto un golpe tardío con ánimo de lesionar al corredor de Baltimore Ravens, Ray Rice o el golpe con el casco al pecho (que está prohibido) al ala cerrada de los Jets de Nueva York, Stephen Hill.

Más allá de esto, 2010  fue el mejor año en materia de números y de juego para Polamalu. Fue tan bueno que fue nombrado como el mejor defensor de la NFL.  Ese año nuevamente los Steelers llegaron el Súper Bowl pero esta vez fueron derrotados por los Green Bay Packers de Aaron Rodgers por 31-25.

2012, marcó el principio del final en la carrera para Troy. Este año tuvo lesiones de todo tipo que le permitieron jugar solamente siete partidos en la temporada.

Tras 12 temporadas en la NFL, su retiro se materializó luego de la temporada 2014. Argumentó la necesidad de dedicarse a su familia como la razón principal del mismo.

Durante todos los años en que Polamalu estuvo en cancha, la defensiva de Pittsburgh fue designada una y otra vez como una de las mejores defensivas de la liga. Sin duda, ello se debe  al modo agresivo de jugar y la lectura que tenía Polamalu  de las ofensivas rivales y, aunque muchas ofensivas intentaban jugar por donde él no estuviera, Polamalu siempre lograba llegar a donde estuviese  el ovoide. Era además, un líder nato y fue capitán de la defensiva varios años.  A raíz de esto, muchos jugadores de la liga empezaron a copiar su estilo de juego.

Sus números totales en la NFL  fueron los siguientes: 158 partidos jugados, 770 tacles, 12 embolsadas, forzó 14 fumbles, defendió  100 pases  y 32 intercepciones de los cuales tres fueron devueltos para anotación.

En cuanto a premios y distinciones obtenidas, Troy Polamalu fue elegido defensivo del año en el 2010, ocho veces fue llamado al partido de las estrellas, cuatro veces nombrado el mejor profundo fuerte de la liga, y además fue catalogado como el mejor profundo de la historia de los Pittsburgh Steelers.

Por todo esto no cabe sino  decir que hoy, 19 de abril, cumple años uno de los mejores defensivos de la historia de la NFL.

 

 

VAVEL Logo