Panarin y Bobrovsky podrían no empezar la temporada con Columbus

Los dos jugadores rusos siguen sin firmar la extensión de su contrato y el equipo no parece dispuesto a afrontar la temporada sin dejar este asunto resuelto.

Panarin y Bobrovsky podrían no empezar la temporada con Columbus
Foto NHL.com

Es el gran reto del verano para la gerencia de Columbus Blue Jackets, dos de los grandes puntales del equipo, el portero Sergei Bobrovsky (29 años) y el delantero Artemi Panarin (26 años) han iniciado su último año de contrato, así que si no prolongan su relación contractual con el equipo de Ohio, se convertirán en agentes libres el 1 de julio 2019, lo que podría suponer la pérdida de dos grandes activos a cambio de nada para la franquicia.

Ante la cercanía del inicio de la temporada, con la autoridad que le da la renovación de su contrato firmada el pasado jueves, Jarmo Kekalainen, gerente general del equipo ha decidido poner las cartas sobre la mesa para dejar este asunto resuelto cuanto antes.

Así este viernes Kekalainen no se comprometió a confirmar que ambos jugadores vistan la casaca azul en el debut del equipo contra Detroit el 4 de octubre.

"No puedo (confirmarlo), en este negocio, hay siempre conversaciones entre los gerentes generales sobre si tienes agentes libres pendientes o no. Hablamos a menudo. A veces hay traspasos. Así que no estoy negociando con ellos. Solo digo que hablamos constantemente, así que no puedo decir si un jugador sea agente libre pendiente o no estará en nuestro equipo el próximo 3 de octubre, porque cualquier cosa puede ocurrir desde hoy hasta el 3 de octubre."

Escollos en la negociación

El principal problema que se encuentra Kekalainen en el caso de Artemi Panarin, es el desapego que siente el delantero ante todo lo que no tiene que ver con el juego en si, su intención es disfrutar del deporte y su trabajo y huye de la parte de negocio que representa. Por eso frente a la larga prolongación que le ofrece Columbus, entre cinco y siete años, lo que le permitiría sujetar un puntal del equipo a largo plazo, pero él preferiría solo dos para poder buscar otros aires donde disfrutar del hockey en el caso de que la situación se le volviera asfixiante, posturas a día de hoy alejadas.

Más pragmática, y por tanto menos dificultosa parece la negociación con Bobrovsky, el jugador apuesta por seguir en Columbus, pero no a cualquier precio, su objetivo primario es un sueldo similar a los 10, 5 millones de dólares anuales que percibe Carey Price en Montreal. De momento solo la proximidad a la treintena del portero ha impedido que Columbus haya accedido a esas pretensiones.

John Tortorella el contemporizador

Toda esta negociación afecta a la parte deportiva obviamente, y si John Tortorella, el entrenador de los Blue Jackets, de puertas para afuera puede representar una imagen lejana de la mesura y la calma, en el manejo del vestuario y en este asunto en particular lo ha llevado con particular mano izquierda.

Así hace una semana expresó su confianza en la renovación de ambos jugadores, y sobre todo que la situación contractual de ambos, sea la que sea no influirá en sus decisiones tanto en el trato personal como en el plano deportivo en la pista de hielo.

Kerkalainen no quiere que ninguno de sus jugadores se convierta en un nuevo John Tavares, y quiere tener las bases de los futuros Blue Jackets aseguradas cuanto antes, cuenta con la confianza de la propiedad de la franquicia así que no le temblará la mano a la hora de tomar decisiones importantes, así que podemos encontrarnos un gran bombazo de aquí al inicio de temporada.