Los campeones reinantes Philadelphia Eagles debutaron con un ajustado triunfo frente a los Atlanta Falcons

Eagles y Falcons inauguraron la temporada regular de NFL en el año 2018 con un triunfo para campeones en un apasionante final.

Los campeones reinantes Philadelphia Eagles debutaron con un ajustado triunfo frente a los Atlanta Falcons
Malcolm Jenkins festejando el triunfo (foto Philadelphia Eagles)
Atlanta Falcons
12 18
Philadelphia Eagles
Atlanta Falcons: M.RYAN; 21-43 251 YDS, INT D.FREEMAN 6 ACARR, 36 YDS ; T.COLEMAN 9 ACARR 19 YDS ,TD REC, 26 YDS ;J.JONES 10 REC, 169 YDS, 1 ACARR 11 YDS
Philadelphia Eagles: N.FOLES 19-34 117 YDS, 1 REC 16 YDS; J.AJAY 15 ACARR 62 YDS 2 TDI;N.AGHOLOR 8 REC, 33 YDS, 1 ACARR 16YDS; Z.ERTZ, 5 REC 48 YDS,
INCIDENCIAS: Se retiraron lesionados del partido el profundo de Atlanta Keane Neal y el corredor de mismo equipo, Devonta Freeman, ambos con un problema en sus rodillas

Finalmente el día llegó, el jueves 6 de agosto de 2018 comenzó la temporada regular del año 2018 de la NFL. En el Lincoln Financial Field, de la ciudad de Philadelphia, se enfrentaron los locales y campeones reinantes, los Eagles de Philadelphia frente a los Atlanta Falcons con victoria para los Eagles por 18-12 en un vibrante final

Los Eagles, en esta primer fecha, no contaron con su mariscal estrella Carson Wentz, quien todavía no se encuentra del todo recuperado de la lesión de la rodilla sufrida la temporada anterior, ni su receptor estelar Alshon Jeffery quien tiene una lesión en el hombro y se perderá un par de juegos. A Wentz lo suplantó el jugador más valioso del Súper Bowl LII, Nick Foles, mientras que el reemplazo de Jeffery fue el receptor abierto ex Steelers y Dolphins, Mike Wallace.

Mientras que los Falcons, en esta fecha inaugural se encontraba con todo el roster disponible. El partido comenzó media hora más tarde por precaución ya que a la hora que debía comenzar el partido, en la ciudad del "amor fraternal" como se le dice a Philadelphia había riesgo de tormenta eléctrica.

Mucho dominio, pocos puntos

La primera mitad comenzó con un dominio absoluto de Atlanta Falcons. Con Julio Jones como caballito de batalla en esta marcha (2 recepciones para 43 yardas y un acarreo de 10 de yardas), Atlanta llegó a yarda 6 rival. Una corrida de Devonta Freeman de 5 yardas los depositó en la yarda 1.

Parecía que la anotación era inminente, pero en ese momento la defensa de Philadelphia surgió con todo su esplendor y detuvieron la ofensiva rival en tres ocasiones  (Atlanta se la jugó en 4 y gol) para darle el balón a Nick Foles sin recibir punto alguno. La primer serie de los Eagles culminó rápido, no pudieron renovar un primer intento y despejaron rápidamente.

Nuevamente con la pelota, Atlanta llegó rápidamente a la zona roja rival gracias a un pase pantalla de 26 yardas de Matt Ryan al corredor Tevin Coleman que los dejo en la yarda 5 rival. Ahí al igual que en la primer serie, parecía que la anotación era inminente pero nuevamente fueron ineficaces en este sector y se tuvieron que conformar con tres puntos gracias a un gol de campo de 21 yardas de Matt Bryant. Vale comentar que en situaciones cerca de la zona de gol rival, increíblemente Matt Ryan jamás le lanzó un pase a su receptor estrella Julio Jones.

Posterior a esta anotación, ambas ofensivas despejaron el balón rápidamente. La ofensiva del local, no podía carburar una buen ataque mientras que Atlanta parecía que hacía mucho mejor las cosas, pero esto no se reflejaba en el tanteador.

Ya entrado el segundo cuarto el campeón reinante pudo establecer una muy buena ofensiva. Con pases cortos a  los receptores Nelson Agholor, Deandre Carter y Zach Ertz sumado a corridas de Jay Ajayi y Darren Sproles y una interferencia defensiva colocaron a los Eagles en la yarda 5 rival. Pero en ese momento gracias a una falta ofensiva y dos jugadas que no produjeron yardas positivas, locales debieron conformarse con un gol de campo de 26 yardas de Jake Elliott y empatar así el marcador.

En la serie siguiente Atlanta volvió anotar otro gol de campo. Una recepción de pase de 22 yardas de Julio Jones y una falta personal posicionaron a Atlanta para que el pateador Matt Bryant anote otro gol de campo, esta vez de 52 yardas e irse arriba 6-3 al descanso al favor los Falcons.

Los Falcons jugaron muchísimo mejor que Philadelphia en esta mitad, con mucha posesión de balón pero su ineficacia dentro de la  zona roja provocaron que la diferencia sea solo de 3 puntos. Al campeón se lo vio sin ritmo ofensivo ya que salvo la marcha que consiguieron los puntos, las demás despejaban el balón rápidamente

Otro dato a destacar durante esta mitad fueron las cantidades de penalidades que pitaron los jueces. En total fueron 16 penalidades (8 por equipo)  que hicieron que por momentos el encuentro se torne muy cortado y bastante aburrido. 

Se despertó el campeón

El tercer cuarto fue todo de los Eagles. Comenzando con una defensa asfixiante que presionaba continuamente al mariscal contrario forzando a que haga los lanzamientos rápidos y sin precisión. Seguido por una ofensiva que finalmente pudo establecer un ataque equilibrado que derivó en la primera anotación del juego. Pases cortos de Foles a Ertz y Agholor los situó en mitad de cancha, una “philly especial” (recordada jugada del Súper Bowl, donde en la yarda 1 de los Patriots, Nick Foles atrapó un pase de anotación de ala cerrada Trey Burton) donde el lanzador del pase fue el receptor Nelson Agholor y el receptor fue el mariscal Nick Foles ubicó a Philadelphia en situación de gol de campo.

Luego, nuevo pase a Ertz posicionó a los Eagles a 5 yardas de la anotación, lugar que finalmente acudieron dos jugadas más tarde con un acarreo de dos yardas de Jay Ajayi para dar vuelta el marcador y poner 10-6 a favor de los locales.

Atlanta no podía establecer su ataque que si funcionó en la primera mitad, su ofensiva parecía que no salió del vestuario en este tercer cuarto ya que  en este cuarto realizó tres marchas y en todos despejo el balón rápidamente.

Lo mejor para el final

El último cuarto del cotejo nos dejó lo mejor del partido, tanto por la cantidad de anotaciones como las situaciones que se suscitaron en el juego.

Un error de los equipos especialmente de los Eagles, posicionó a Atlanta en la yarda 30 rival. Jugadas más tarde, Ryan fue interceptado por el esquinero Rasul Douglas en la yarda 3 cuando intento ejecutar un lanzamiento a Julio Jones.

Esta intercepción no obtuvo consecuencias negativas para los Falcons porque rápidamente el apoyador central Deion Jones interceptó a Foles en la yarda 38 del campo rival (esta intercepción no fue error de Foles, sino un desacierto del ala cerrada Dallas Goedert ya que en su intento de atrapar el pase le dejó la pelota en bandeja al apoyador).

Inmediatamente a esto, un pase completo de 18 yardas a Julio Jones los situó a 10 yardas de la anotación, área que finalmente acudieron una jugada más tarde mediante un acarreo de 10 yardas de Tevin Coleman. Como el punto extra fue malo, el score quedaba 12-10 para los visitantes.

Philadelphia no quería perder en su debut y por eso en una marcha donde demostró paciencia, logró anotar nuevamente y pasar al frente en la puntuación. Esta serie empezó con dos pases cortos a su corredor Darren Sproles que acerco a su equipo a mitad de campo. Luego, un acarreo de 23 yardas de Corey Clements ubicó a los Eagles en la yarda 11 rival. Y con dos corridas consecutivas de Jay Ajaji llegaron a la zona prometida para poner el resultado 18-12 a su favor.

Con dos minutos en reloj, Atlanta debía realizar una gran ofensiva si quería ganar el partido, en otras palabras, si quería salir victorioso debían darle la pelota a Jones.  Tres pases de 36,20 y 9 yardas respectivamente a este jugador situaron  a los Falcons a 20 yardas de lograr su cometido. Un nuevo pase de 10 yardas de Ryan (esta vez el receptor fue Mohamed Sanu) lo ponía cada vez más cerca de su tarea. A esta altura este final parecía un calco del partido disputado por ambos equipos en los playoff de la temporada anterior, donde Atlanta necesitaba una anotación para ganar el partido. Pero al igual que en aquel partido Atlanta se quedó sin nada. Tres pases incompletos de Ryan sentenciaron el encuentro y los Philadelphia Eagles resultaron los ganadores del juego.

Fue un vibrante final para un partido que no empezó bien para los locales, que tuvieron infinidad de penalidades y que la principal causa de la derrota de Atlanta fue incapacidad de poder anotar cerca de la zona rival (estuvo 4 veces dentro de la yarda 5 y solo obtuvieron 10 puntos).

Tema aparte para la actuación de Julio Jones, fue descomunal su trabajo, culminó con 10 recepciones y 169 yardas totales. Si sigue con estos partidos será el líder yardas aéreas esta temporada.