Jack Adams: el hombre detrás del premio 
El entrenador de los Red Wings, Tommy Ivan (a la izquierda) con el Trofeo del Príncipe de Gales, el gerente general Jack Adams con la Copa Stanley, y un encantado Gordie Howe (segundo desde la izquierda) y Terry Sawchuk. - NHL.com

Jack Adams: el hombre detrás del premio 

Su nombre es reconocido por el premio que se le otorga al mejor entrenador de la NHL. Quien fue y por que fue tan importante para los Red Wings

tom-fernandez
Tomás Fernandez

El trofeo Jack Adams es conocido por ser otorgado a los entrenadores que se destaquen en sus tareas con su equipo. Es un premio que ha pasado por las manos de entrenadores icónicos de la NHL como Joel Quenville, Pat Quinn, John Tortorella, Barry Trotz y Ken Hitchcock.

Pero lo que no muchos saben es la historia detrás del hombre que le da nombre a tal premio. Quien fue Jack Adams y que hizo por la liga? Hace poco se cumplieron cien años desde que empezó a involucrarse con la NHL así que es un gran momento para repasar su carrera.

Su fama se disparó con su tiempo en los Detroit Red Wings. Trabajo 36 años con la organización y logro dirigir a leyendas como Gordie Howe, Ted Lindsay, Sid Abel y Larry Aurie. Adams comenzó su carrera en Fort Williams, Ontario donde jugó en la ahora extinta PCHL (Pacific Coast Hockey League) y en la NHL y continuo detrás de la banca en Detroit.

Jack Adams, el jugador

Como jugador, fue parte de los Toronto Arenas en 1917. Pero cuando el joven centro se unió a los Vancouver Millionaires fue cuando su reputación como jugador se asentó. En su segunda temporada en Vancouver, Adams logro registrar 30 puntos en 24 partidos. La temporada siguiente igualo el récord pero lo logro anotando 26 goles.

Después de tres exitosas temporadas con Vancouver, Adams volvió a Toronto y se uno a los St. Pats, conocidos por ser los predecesores de los Maple Leafs. Allí continuó su reputación de point per game player antes de terminar su carrera con lo que podría considerarse la primera versión de los Ottawa Senators. En su trayectoria como jugador sumó dos Stanley Cups, una en su primera temporada y otra en su última.

Jack Adams, el entrenador

En 1927 Adams fue contratado por los Detroit Cougars para el rol de entrenador y General Manager. En 1932 la franquicia de Detroit fue adquirida por James Norris y rebautizada como los Red Wings. A partir de esta nueva identidad comienza la época de éxito para Jack Adams y los Detroit Red Wings.

En 1936 y en 1937 Jack Adams lideró a los Red Wings a dos Stanley Cups sobre los Maple Leafs y los New York Rangers respectivamente. En 1943 logro su tercera copa como entrenador con un equipo que contaba con figuras como Abel, Syd Howe, Mud Bruneteau, Jack Stewart y Ebbie Goodfellow.

Después de la temporada 1946 - 47 Adams le cedió el cargo de entrenador a Tommy Ivans para concentrarse principalmente en sus tareas como General Manager. En 20 temporadas como entrenador, Adams sumo 413 victorias, 15 apariciones en playoffs, siete apariciones en finales de Stanley Cup y tres de dichos títulos. Solo Mike Babcock logro más victorias que Adams con los Red Wings con 458.

Su carrera como GM

En este periodo, Adams se ganó el apodo de “Trader Jack” gracias a su reputación y su falta de miedo a la hora de hacer negocios por jugadores con tal de mantener a su equipo lo más competitivo posible.

Jack Adams también fue conocido por ser un feroz negociador a la hora de firmar contratos. Los agentes no existían, no había ningún ente que protegiera a los jugadores y los mismos eran los encargados de acordar sus propios contratos y ganancias. El experto en los Red Wings, Bob Duff, recordaba en su libro “100 Cosas que los fans de los Red Wings deben saber antes de morir” que Adams era bastante duro con sus contratos y sus jugadores, todo con la intención de mantener a los Red Wings lo más rentables posible.

Adams también era consciente de la influencia que tenía sobre sus jugadores, y la usaba su favor. Mantenía una actitud amenazante en algunas situaciones con tal de lograr conseguir lo mejor de su equipo. Duff cuenta que Adams solía tener boletos de autobús encima como una especie de señal de “estas cerca de irte a casa”.

Pero Jack Adams, tenía su lado sensible, no era un mal tipo. Bob Duff también recuerda situaciones donde Adams demostró gran interés por sus jugadores, como cuando le permitió a Ted Lindsay viajar a Florida con tal de recuperarse de una enfermedad o cuando Mud Bruneteau pudo alejarse del equipo para despedir a un familiar que se encontraba en gravedad.

En 1957 tomó la incomprensible decisión de negociar por Ted Lindsay, lo que provocó una caída en la calidad de los Red Wings y en consecuencia, su despido en 1963. Tras 63 años de servicio a Detroit, Adams se alejó de los Red Wing para fundar la CHL (Central Hockey League) donde mantuvo el cargo de presidente hasta su muerte en 1968.

Su Legado y Su Reconocimiento

En 1974 la NHL decidió crear premios individuales según el desempeño de la temporada, era inminente que uno fuera bautizado en honor a Jack Adams. Su dedicación al hockey ha sido una inspiración para todos los que forman parte del deporte. El premio Jack Adams destaca a los entrenadores que “hayan contribuido en gran medida al éxito de su equipo” característica propia de Adams, quien de alguna forma u otra, siempre fue una pieza clave para las victorias de sus equipos. Jack Adams es el único personaje en lograr ganar la Stanley Cup como jugador, entrenador y General Manager

El impacto de Adams en el deporte fue uno enorme, uno que perdurará por muchas generaciones.

VAVEL Logo