Una experiencia inolvidable
Rangers vs Sabres | NHL.com

Una experiencia inolvidable

El pasado 29 de noviembre realicé un viaje a Nueva York, y por supuesto no podía irme de allí sin visitar el templo de los New York Rangers. No es la primera vez que iba al Madison Square Garden pero la experiencia volvió a merecer mucho la pena.

emi-mt
Emilio Medina Terrádez

Estar en Nueva York y no acudir al Madison yo lo comparo casi como el ir a Valencia y no probar la paella, ¡sería una completa locura!. Ir al Madison te deja marcado para siempre, y si además lo haces con partido de hockey de por medio, más aún.

El partido al que asistimos quizá sea lo menos relevante de la visita, aunque al final el duelo entre los New York Rangers y los Jets de Winnipeg resultó ser un 'partidazo' que se resolvió en favor de los canadienses en los penaltis (SO), y hubo emoción hasta el final. Yo como fiel seguidor de los  Buffalo Sabres, me daba igual el resultado, pero reconozco que al estar allí prefería que ganasen los Rangers.

VAVEL.com

Manhattan, barrio de hockey

Nueva York es un estado que tiene equipos en todos los deportes importantes de Estados Unidos, baloncesto, béisbol, fútbol americano y por supuesto, hockey. Y es que, aunque en Estados Unidos el hockey ocupe la cuarta posición (dependiendo del estado y zona) en cuanto a relevancia deportiva se refiere, el ambiente previo al partido no te dejará indiferente jamás.

Nosotros teníamos el hotel en Manhattan a unas pocas manzanas del Madison, y a medida que te ibas acercando al recinto, se podía ver a gente vestida con los colores de los Rangers, y ese hecho ya te comenzaba a meter de pleno en el ambiente previo al partido.

Cuando llegas, lo primero que te llama la atención es la fachada, ya que toda ella se ilumina con los colores azul, blanco y rojo de los Rangers. Una vez accedes, te encuentras enseguida con la tienda oficial del equipo, muchas cosas que comprar, pero excesivamente caras en mi opinión.

Como nuestra entrada era alta nos tocó subir, y accedes por escaleras mecánicas como si estuvieras en un centro comercial, curioso sin duda. Las butacas estaban en una zona alta pero muy centrada y la verdad es que se podía ver el hockey de maravilla. Llegamos con algo de antelación porque sabíamos de antemano que la previa al partido merece la pena no perdérsela. Y así fue.

Momentos previos al partido

En la previa disfrutas de música como si de un concierto se tratase, juegos de sonido y luz en 3D sobre la pista de hielo, gente animando, bailando, gente de todas las edades dispuesto a pasarlo bien con el hockey. También puedes si te apetece, ponerte hasta arriba de perritos calientes, palomitas con extra de mantequilla, tacos y mucha, mucha cerveza. Un ambiente y un olor que impresionan sin duda.

Pero para mí, lo mejor de la noche ocurrió minutos antes del partido, en ese instante todo el mundo se puso de pie para escuchar el himno, lo cantaba una mujer con una voz increíble. Nada más se oía, ni un alma, es algo inenarrable y no exagero cuando digo que a mi pareja y a mi casi se nos saltan las lágrimas de la emoción. Asombra ver el tremendo respeto que se le tiene allí a la bandera y al himno, muchos en España deberían aprender.

VAVEL.com

En resumen, una tarde irrepetible de hockey en una plaza mítica como lo es el Madison Square Garden, estoy seguro de que algún día volveré.

MEDIA: 5VOTES: 3
VAVEL Logo