Análisis para la victoria de los Patriots en el Super Bowl
LIII: dominar las líneas de golpeo 
Tom Brady y compañia festejando su llegado al Super Bowl  LIII (foto Patriots.com)

Análisis para la victoria de los Patriots en el Super Bowl LIII: dominar las líneas de golpeo 

En esta nota analizaremos cuales podrían ser las claves para que los New England Patriots obtengan un nuevo Super Bowl.

christian-torres
Christian Torres

Falta menos de una semana para se realice la patada de comienzo en el Súper Bowl LIII entre Los Ángeles Rams y los New England Patriots.

Para la fanaticada del deporte y especialmente de las franquicias finalistas, la ansiedad crece a niveles exponenciales. Pero, para los periodistas es el momento de analizar qué es lo que necesita cada equipo para poder lograr la victoria y llevarse el trofeo Vince Lombardi.

Dominar la trinchera

Es una clave trillada y repetitiva para cada partido, pero no significa que no sea real y valedera. En sus partidos de playoffs, los Patriots dominaron ambas líneas y por eso se llevaron el triunfo.

La línea ofensiva comandada por el centro David Andrews superó por amplio margen a las líneas defensivas rivales.  No permitieron ningun sack a Tom Brady, algo espectacular, especialmente contra los Chiefs de Kansas City que eran uno de los líderes de la NFL en este rubro.  Y en el aspecto terrestre, le abrieron muchos huecos a Sony Michel para que este último logre 242 yardas y 5 anotaciones. Además, se puede agregar, que la línea ofensiva fue el principal artífice por la cual los ataques comandados por Tom Brady ejecutaban posiciones larguísimas. Si contra los Rams mantienen esta hegemonía, van a manejar el reloj a su antojo y cabe destacar que si manejas el reloj, gobernarás el partido. En el Súper Bowl, tienen enfrente a la línea defensiva más dominante de la NFL. Comandados por el líder en sacks de la NFL, Aarón Donald, en los playoffs silenciaron al mejor corredor de la NFL como es Ezequiel Elliott y gracias a su presión constante,  provocaron que  el mariscal de campo líder en yardas en la historia de la NFL, Drew Brees no superé las 250 yardas.  Si los Patriots quieren tener probabilidades de llevarse el juego,  deben controlar a esta espectacular línea, sino Tom Brady y compañía podrían tener una muy difícil noche.

La línea defensiva comandada por el apoyador Kyle Van Noy y el linero defensivo Trey Flowers pasó por encima de las líneas rivales. Presionaron continuamente a los mariscales Patrick Mahomes y Philips Rivers. Entre ambos juegos realizaron 6 capturas  y cuando no llegaban a taclear  a estos jugadores, en la mayoría de los casos ocasionaban  que hagan sus lanzamientos de manera apresurada. Jared Goff es un mariscal joven, que suele precipitarse cuando es presionado, por lo tanto si la línea defensiva logra apremiar a este mariscal, podrán forzar alguna intercepción o provocar algún balón perdido.

Cubriendo el ataque terrestre, la labor fue descomunal, solo otorgaron 45 yardas en 19 acarreos en los playoff. Los Rams, poseen una gran ofensiva terrestre. Liderados por Todd Gurley y CJ Anderson en esta postemporada lograron la mejor marca de la franquicia al superar las 270 yardas en un encuentro.   Esto demuestra la clara importancia de frenar la corrida rival. Si logran opacar este ataque terrestre tendrán muchas posibilidades de llevarse el cotejo, ahora si la ofensiva de los Rams puede correr a su gusto, los Patriots no tendrán chance alguna de ganar el partido.

Mantener plan de juego  y encontrar los matchups favorables

El entrenador en jefe Bill Belichick y el mariscal de campo, Tom Brady, son de lo mejor de la NFL encontrando los enfrentamientos o las situaciones en las que pueden obtener grandes beneficios. Tienen una espectacular lectura de las defensivas rivales. En la semana estudiando los esquemas defensivos y en el correr de los partidos, rápidamente localizan las situaciones que les generen mayores dividendos y lo atacan hasta que el entrenador rival realice el ajuste necesario para poder cubrir esto. Y si este no hace este ajuste, pueden embestir esto en todo el partido, aunque el cotejo se haga monótono.

Otra de las grandes virtudes de los Patriots y por la cual llegaron a 8 Súper Bowls en 17 años es que nunca se desesperan y jamás se salen del libreto.  Los entrenadores plantean un sistema de juego según estos duelos favorables y lo cumplen a raja tabla.  Pueden ir ganando por cinco anotaciones o perdieron por tres, pero esta franquicia en ningún momento intenta ganar realizando jugadas que no están en su playbook preestablecido para ese partido.

Julian Edelman, receptor principal del sistema de juego de los Pats (foto Patriots.com)
Julian Edelman, receptor principal del sistema de juego de los Pats (foto Patriots.com)

En el aspecto defensivo, siempre esconden la situación donde la ofensiva contraria puede ganar muchísimas yardas. Por ejemplo, recién en el último cuarto, los Chiefs se dieron cuenta que debían atacar por aire con el corredor Damien Williams. Eso es exclusiva virtud de los entrenadores defensivos que ocultaron este matchup durante tres cuartos.

Dentro del plan de juego,  es imprescindible que el coordinador ofensivo, Josh McDaniel tenga un plan B. Wade Phillips, coordinador defensivo de los Carneros,  es uno de los mejores coordinadores defensivos la NFL.  Seguramente tiene estudiado todo el ataque patriota y sus tendencias de jugadas en cada zona del campo de juego. Ese plan B debe involucrar a  los receptores Chris Hogan, Phillips Dorsett y Cordaelle Patterson, que tienen un rol secundario en estos esquemas pero fácilmente pueden convertirse en el factor sorpresa del cotejo.  Otra de la razones por la cual pueden tener un rol primario es que la defensiva secundaria de los Ángeles ha estado algo dubitativa en todo el año y siempre tienen momentos de desconcentración que todo rival les hace pagar muy caro.

Experiencia

El equipo de dueño Robert Kraft, sabe lo que es jugar una Super Bowl. Tienen una vasta experiencia en estos partidos,  que los Rams no poseen y esto puede ser otra clave del triunfo.  Nada los afecta, nunca pierden la concentración por lo que ocurre a las afueras del emparrillado porque ya saben los que es, ya lo vivieron varias veces.  Para el equipo dirigido por el joven entrenador Sean Mcvay, es todo nuevo, por lo tanto puede pasar que en algún momento del cotejo la ansiedad o los nervios por lo que  están viviendo les haga perder la concentración. Ahora bien, si se produce eso, el longevo Tom Brady se lo va a hacer pagar caro y pueden lograr una diferencia irremontable. Para ganarle a New England, se debe de estar focalizado los 60 minutos de juego, y si por algún momento del mismo, se pierde el foco es posible que vuelvas a tu casa con una derrota.

Bill Belichick, entrenandor en jefe de los Pats (Patriots.com)
Bill Belichick, entrenandor en jefe de los Pats (Patriots.com)

También dada su veteranía, Belichick, siempre le saca el mayor jugo posible a sus dirigidos. Jugadores de nivel medio en otros equipos, en los Pats son estrellas, Ejemplo: el esquinero Stephon Gilmore, que era un jugador promedio en los Bills de Buffalo y en los Patriotas se transformó en unos de los mejores corners de la NFL. Kyle Van Noy es otro ejemplo de esto, en los Lions era un linebacker promedio y en New England es una estrella indiscutida.

Más allá de que McVay tiende a imitar lo que hace el “monje” Belichick, todavía es muy joven y le falta muchísima experiencia.

VAVEL Logo