Chicago Blackhawks, cómo volver a la élite
Foto: Bill Smith/Getty Images

No ha sido una temporada feliz en la ciudad del viento, seis puntos separaron a los Blackhawks de volver a la lucha por la Stanley Cup tras la ausencia de 2017-18, pero la losa de dos rachas perdedoras de diez derrotas fue imposible de levantar y dejó vacías las taquillas del equipo ya en la primera semana de abril.

Aún así, esta temporada ha dejado un sabor de boca diferente a la anterior, a diferencia del año pasado el equipo ha mostrado buen juego y ha sido competitivo en la parte final de la misma e hicieron creer por momentos que podrían conseguir un milagro similar al de los St. Louis Blues entrando en playoff tras vivir en los sótanos de la clasificación.

Esas sensaciones son un buen indicativo para la próxima temporada, pero hay otra serie de claves que permiten pensar de manera objetiva en que en abril de 2020 pueden formar parte del cuadro de los 16 elegidos para luchar por la Stanley Cup.

Fin del infierno del límite salarial

Ha sido uno de los quebraderos de cabeza de Stan Bowman en el último lustro a la hora de preparar la plantilla para la siguiente temporada, la lucha por permanecer por debajo del límite salarial ha obligado al equipo a deshacerse de un número importante de jugadores con proyección para sustituirlos por otros con menores salarios y obviamente con menor rendimiento que los que se iban.

Esta temporada Chicago disfruta de un colchón de aproximadamente 20 millones de dólares que le da a Stan Bowman capacidad de negociar a la hora de la apertura de la agencia libre.

Un número 3 del draft caído del cielo.

Con el vigésimo balance en resultados de la liga, la diosa fortuna ha visitado Chicago regalando una tercera elección en la primera ronda del Draft 2019 de Vancouver, y aunque es difícil incluso que un número uno o dos tengan impacto desde la primera temporada tenga impacto, los Connor McDavid, Patrik Laine o Auston Matthews no surgen todos los años, pero la llegada de un jugador de calidad que aporte a corto o medio plazo facilita la elaboración de la plantilla para este mismo año.

El funcionamiento de la portería

Otra temporada en la que Corey Crawford se ha perdido un número importante de partidos disputando solo 39 de los 82 de la fase regular, si consigue sobreponerse a su tendencia a las conmociones cerebrales dará empaque y seguridad al equipo de cara a la vuelta a playoff.

Este año la lesión de Crawford no ha provocado un carrusel de guardametas en la portería de Chicago, Cam Ward se ha apropiado del papel de sustituto de Crow, pero el papel de portero titular ya le viene grande. Colin Delia y Anton Forsberg desde Rockford no parecen ser merecedores del puesto, Kevin Lankinen ha tenido una actuación destacada con Finlandia en el mundial IIHF, pero la opción mejor parece que sería manejar el amplio margen salarial para cerrar la brecha.

Una pretemporada completa para Jeremy Colliton

Los problemas defensivos han sido una de las vías de agua que más han lastrado el camino de la franquicia de Illinois en las dos últimas temporadas. Tras la salida de Joel Quenneville, la llegada de Jeremy Colliton supuso un cambio en la manera de trabajar en la zona defensiva. Del sistema zonal de Coach Q, se pasó a un marcaje individual por parte de Colliton, un cambio táctico que se tuvo que hacer sobre la marcha y con el gran inconveniente que supone la escasez de tiempo entre partidos y el tener que aprender a llevar a cabo esos cambios en partidos en los que se jugaban puntos.El marcaje individual exige una comunicación perfecta entre los jugadores en la zona defensiva para que cada uno tome su marca y un esfuerzo extra a los delanteros que en el marcaje zonal están más liberados, ahora se contará con una pretemporada en la que el esquema del nuevo entrenador estará más pulido y asumido por los jugadores.

Foto: Jonathan Daniel/Getty Images
Foto: Jonathan Daniel/Getty Images

Obviamente el equipo necesitará que todo lo que ha funcionado este año, siga haciéndolo el siguiente, pero los factores para ser mejores están ahí y pueden ser ya una realidad en 2020, el hielo que es juez supremo de este deporte dictará la sentencia.

VAVEL Logo