Las pasiones deportivas de Bergeron fuera del hockey
Marc-André Bergeron en un partido con los Canadiens - habseyesontheprize.com

Las pasiones deportivas de Bergeron fuera del hockey

Marc-André Bergeron fue historia de la NHL durante diez años y ahora en su retiro, el ex de los Montreal Canadiens enfoca sus aficiones en otras modalidades deportivas.

emi-mt
Emilio Medina Terrádez

Canadiense de nacimiento, concretamente en la pequeña localidad de Trois-Rivieres, estuvo diez años compitiendo al mejor nivel en la NHL, pasó por hasta siete equipos, entre ellos los Montreal Canadiens, los New York Isanders, los Anaheim Ducks, entre otros.

El talentoso delantero acabó sus años de hockey en Suiza, y su última temporada sobre el hielo antes de retirarse fue en un equipo de la AHL, los Cleveland Monsters.

Pero Bergeron no quería retirarse y vivir de rentas, su ambición y su afición al deporte en general le llevó a las cuatro ruedas, una vieja afición que le viene desde su infancia, ya que su padre también estaba metido en el mundo del motor.

Pinty´s Series NASCAR

En 2009, Bergeron conoció a través de su agente a dos de los mejores pilotos de las Pinty´s Series de la NASCAR, Jean-François Dumoulin y Louis-Phillipe. Esta relación a tres fructificó empresarialmente y nació Dumoulin Competition del que Bergeron es copropietario y además se encarga de buscar inversores y financiación para que el equipo salga adelante. A su vez también se hizo propietario del equipo Nº47 Weathertech Canada /Bellemare/ Eibach Dodge que conduce Louis-Phillipe, lo de Nº47 es porque Bergeron lucía ese dorsal en la NHL.

Este equipo ganó el Gran Premio de Trois-Rivieres de 2019, lo que fue una victoria muy especial para Bergeron por producirse en su localidad natal.

Trois-Rivieres Aigles

Su afición al motor casi no le deja tiempo para sus otras labores empresariales. Otra de ellas fue la adquisición del equipo de béisbol de su localidad, Trois Rivieres. Fue en 2014, y poco tiempo después proclamaría a los Aigles campeones de la liga Cam Am en 2015. Y es que Bergeron lo tenía claro desde que dejó el hockey: “Compré los Aigles hace siete años porque quería, una vez terminara de jugar al hockey, estar en el negocio y ese era el plan”.

Ahora Bergeron tiene sus dos pasiones muy cerca de casa, ya que la pista de velocidad de GPR3 rodea el estadio de los Aigles de béisbol. Nada cómo proponerse algo y lograrlo.

MEDIA: 4.9VOTES: 42
VAVEL Logo