Los Chiefs remontan una desventaja de 24 puntos y eliminan a los Texans
Travis Kelce tuvo tres recepciones de anotación en el encuentro. // Foto: Kansas City Chiefs

La Ronda Divisional ya tuvo una sorpresa en el primer encuentro. Los Tennessee Titans dieron la campanada al derrotar a los Ravens en el M&T Bank, clasificándose al Juego de Campeonato. El día de hoy, eran los Texans los que querían romper la quiniela y derrotar a los poderosos Chiefs en el Arrowhead, hito que ya habían conseguido en la semana 6.

La cosa pintaba bien para Houston al inicio del partido. En su primera serie ofensiva, Deshaun Watson aprovechó un descuido en la secundaria local para conectar un pase de 54 yardas con Kenny Stills y adelantar a su equipo.

Posteriormente, Kansas City falló en su intento al ataque, por lo que Dustin Colquitt tuvo que entrar a hacer el despeje. Una jugada que debería ser de rutina para los Chiefs se convirtió en un desastre debido a la penetración de Barkevious Mingo, quien bloqueó la patada. Lonnie Johnson Jr. levantó el ovoide y lo regresó a las diágonales, con lo que los Texans lo ganaban 14 - 0 muy temprano en el partido.

Pero la tragedia de Kansas City no había tenido su último capítulo aún. Tyreek Hill quiso tomar un despeje de Bryan Anger, pero el receptor abierto no midió bien el ovoide y éste quedó suelto para que Johnson Jr. recuperara su segundo balón del día en la yarda 4. Dos jugadas más tarde, Darren Fells atrapó un pase de Watson en la zona pintada e incrementó la diferencia.

Ya en el segundo cuarto, Ka'imi Fairbairn anotó un gol de campo de 31 yardas que ponía el marcador en 24 - 0. Antes de llegar al medio tiempo, parecía que Houston no tendría problemas para dar la sorpresa y eliminar a los favoritos Chiefs.

Reacción en Arrowhead

En el fútbol americano, siempre se habla de la importancia de los momentos anímicos. Y el momento que necesitaba el equipo de Andy Reid llegó gracias a una muy buena devolución de patada por parte de Mecole Hardman que colocó a Kansas City en territorio enemigo.

En cuestión de minutos, Patrick Mahomes pudo completar su primer pase de anotación del partido con Damien Williams. Esta reacción subía finalmente a los locales al marcador, aunque todavía tenían un déficit de 17 puntos.

Y, hablando de momentos, los Chiefs pararon un engaño en cuarta oportunidad intentado por los Texans, recuperando el ovoide en posición favorable. Una interferencia de pase colocaría a Kansas City en zona de gol en tan sólo una jugada, y Mahomes supo aprovechar de forma perfecta esta situación.

El mariscal de campo encontró a su ala cerrade, Travis Kelce, en un pase de seis yardas justo para romper el plano de las diágonales. Este touchdown acercaba aún más al equipo de casa, cuya desventaja se reducía a 24 - 14.

Los equipos especiales también juegan

Las devoluciones de patada ya habían resultado dolorosas para Kansas en este partido. Sin embargo, era Houston quien cometería un error de esta naturaleza en el segundo periodo.

DeAndre Carter no aseguró el balón, que salió de sus manos mientras regresaba un kick-off. Darwin Thompson lo tomó de aire y lo regresó hasta adentro de la yarda 10 de territorio rival, dejando a su ofensiva en una situación inmejorable.

Como si fuera una calca de la serie anterior, Mahomes buscó inmediatamente a Kelce, quien marcaba su segunda recepción de touchdown y ponía a los Chiefs a sólo un gol de campo del empate. De forma increíble, Kansas City conseguía anotar 21 puntos en menos de cuatro minutos.

Los dirigidos por Andy Reid tuvieron una oportunidad más al ataque antes de terminar la primera mitad. Una magistral serie comandada por Patrick Mahomes concluyó en con un tercer pase de anotación para Travis Kelce, desatando la locura en Missouri.

Después de ir perdiendo por 24 puntos, los Chiefs se iban al medio tiempo arriba por marcador de 24 - 28.

Sin detener la maquinaria

Otra buena noticia para los de casa era que, con todo y ventaja, iban a recibir la primera ofensiva de la segunda mitad. Mahomes y compañía no iban a dejar pasar otra oportunidad para poner más puntos en el marcador.

Los Chiefs llegaron a la yarda 5 enemiga, situación ideal para que Damien Williams corriera para alargar la diferencia. Williams tendría su segundo acarreo de touchdown en la siguiente serie, por lo que Kansas City ya lo ganaba por 17 en el tercer cuarto.

Pero los Texans recuperarían la memoria de lo que pasó en el primer capítulo. Un pase de 39 yardas de Deshaun Watson a Will Fuller colocó al equipo de Bill O'Brien en situación de primero y gol. Watson llegó el balón por piernas y modificó el marcador, que seguía favoreciendo a los locales por 31 - 41.

No obstante, los Chiefs ya no se dejarían alcanzar. Al inicio del último cuarto, Mahomes volvería a demostrar su genio al dirigir los controles de otra gran serie ofensiva. En zona de gol, el número 15 contactó con Blake Bell en la zona prometida. Después, Harrison Butker acertaría su primer gol de campo del juego, incrementando aún más la diferencia.

Houston todavía tuvo la oportunidad de darle emoción a la parte final del encuentro, pero la defensiva de Kansas City se comportó como una auténtica maquinaria bien afinada, por lo que el marcador final fue de 31 - 51 para los de casa.

Así, con todo y una remontada histórica, los Chiefs llegan por segundo año consecutivo al Juego de Campeonato de la Conferencia Americana. Mahomes y compañía recibirán la visita de los Tennessee Titans el próximo domingo, en un partido en el que ningún pronóstico es los suficientemente seguro.

VAVEL Logo