La NHL sigue luchando por salvar la temporada 
Bill Daly | Foto: NHL.com

El mundo del hockey permanece a la espera de la evolución por la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 y que ha desencadenado la pausa de la temporada. Por eso las declaraciones de los altos mandos de la liga, como su vicecomisionado Bill Daly, se reciben con avidez y se analizan e interpretan hasta la última coma.

Según Daly, la NHL tiene innumerables opciones si la liga se reanuda tras la pausa. Todos los escenarios se tienen en cuenta, desde el más optimista que supondría la finalización del calendario de la temporada regular y unos playoff completos a los más restrictivos con una cancelación de la fase regular y un formato de postemporada con menos partidos por serie.

El hecho de que cada equipo haya disputado ya al menos 68 partidos, lo que supone un 83% del calendario previsto, permite según Daly hacer una separación válida entre los equipos que potencialmente pueden jugar playoff de los que no. Aunque no se pudieran disputar los 82 partidos, la temporada regular tiene legitimidad para el dirigente de la NHL. Un punto que ayudaría mucho a la continuación de la temporada.

Y si bien en lo que respecta a la temporada regular los quebraderos de cabeza son mínimos, preservar la legitimidad de los playoff es harina de otro costal. Según Daly en la postemporada hay aspectos a considerar, el primero se refiere a si es justo en un deporte de las características del hockey hielo una eliminatoria a un partido. Un solo partido podría ser justo en determinadas fases de las eliminatorias pero no en otras, encontrar un formato que sea justo para los equipos y en segundo lugar que corone a un campeón legítimo es el rompecabezas que ocupa las cabezas pensantes de la liga.

Cabezas pensantes que hierven desde que se decretara la pausa de la liga y que siendo realistas tienen una tarea que si no supera la imposibilidad, la roza seguro. El hecho de que haya aparecido un positivo en un jugador y la laxa actitud del gobierno federal estadounidense frente a la entrada del virus en el país no son variables que inviten al optimismo.

VAVEL Logo