Jake Newton, la historia de una superación
Jake Newton en su época en el Koo koo finlandés - eliteprospect.com

Sin duda, se podría escribir un libro con la historia tan grande de superación de Newton. Y es que, este jugador californiano de 31 años ha sabido encauzar su vida, dejando atrás todos sus demonios, los cuales eran una constante en su vida pasada.

Dicha historia tan terrible comenzó cuando nuestro protagonista tenía tan sólo cinco años. Por aquel entonces, Newton convivía con su primo de 17. Dicho familiar tenía la total confianza de los padres de Newton, era su primo y nadie podía imaginar lo que después haría.

Jake Newton fue continuamente abusado sexualmente por su primo, y debido a su corta edad no sabía que decir a sus padres, además, apenas entendía lo que le estaba pasando, como es normal a esa edad. Su primo, por otra parte, le lanzaba constantes amenazas con hacerle daño si contaba algo.

Estos abusos continuaron durante dos años, y de hecho, hubieran podido durar más si no es por su hermana mayor, que un día en pleno acto de abuso "pilló" a su primo in-fraganti. Este finalmente fue enviado a un centro de detención juvenil.

Pero por desgracia, la pesadilla para Newton apenas acababa de comenzar, durante años desarrolló múltiples problemas emocionales, cambios de humor repentinos, pasaba de la alegría al llanto en minutos y no podía controlarlo

Nunca dejó de luchar

Newton quería vencer como fuese esos demonios que le acompañaban desde pequeño. Al finalizar su adolescencia acabó jugando en la NAHL en el Tornado de Texas. Siguió su lucha contra sí mismo, y para la temporada 2009 logró formar parte del equipo de novatos de la NCAA, fue entonces cuando recibió la llamada de los Anaheim Ducks de la NHL.

Newton hacía lo posible para enterrar a sus demonios y centrarse sólo en el hockey, pero por desgracia para él, no podía. Y en un partido de pretemporada de la NHL entre los Sharks de San José y los Anaheim Ducks, Newton, en cada pelea o golpe que se sucedía en el hielo, se le aparecía la imagen de su primo.

Fue entonces cuando los Ducks lo relegaron a una categoría inferior, y desde esa fecha en adelante, todo fueron problemas para el joven Jake. Se volvió adicto al tabaco de mascar, al alcohol, y además engañaba a su esposa. Fue en aquel momento en 2011, cuando decidió vencer definitivamente a todos sus problemas presentes y pasados. Para ello se sometió a una terapia psicológica intensiva, incluida la terapia de pareja con su esposa. Gracias a la terapia entendió que los demonios del pasado le estaban impidiendo prosperar en su vida actual, y que estaba saboteando todas sus relaciones sociales gracias a su comportamiento autodestructivo.

Esta terapia fue la salvación de Newton, en 2013 se fue a Europa, ganó la Liga italiana y fue 'MVP', luego fue a la Liga finlandesa y más tarde a la checa. Además, esa curación solucionó los problemas con su esposa y tuvieron dos hijos.

Pero no todo podía salir bien para el bueno de Newton, tanto cambio de país hizo tambalear su relación nuevamente, y su esposa le daría un ultimátum, o volver a América con ella y sus hijos o quedarse en Europa.

Fue una decisión difícil la que tomó, que no fue otra que la de quedarse en Europa, divorciado de su mujer, pero recuperándose mentalmente a través del yoga y la autorreflexión, y comprendiendo que él mismo tenía que ser la fuente de su propia felicidad. Funcionó.

Ahora juega en el Storhamar noruego, pero además, Newton se ha dedicado a aprender más sobre la salud mental, de hecho, hoy en día es un entrenador de salud mental, e incluso presenta un podcast en el que habla de cómo sobrellevar el trauma del abuso sexual. Toda una historia de superación la de Jake Newton.

VAVEL Logo