Diez jugadores con mucho que demostrar la temporada que viene
Frederik Andersen, portero de los Maple Leafs | Fuente: NHL.com

Mientras seguimos a la espera de un acuerdo que fije la fecha de comienzo para la próxima temporada regular de la NHL, ya hay quien está inmerso en una lista de deseos. Concretamente, esperanzas sobre jugadores que tienen potencial para ofrecer un mejor juego. Es el caso de Matt Larkin, periodista de Sports Illustrated, que ha elaborado un artículo con diez jugadores que tienen mucho por demostrar la campaña que viene.

Frederik Andersen (Toronto Maple Leafs). A punto de entrar en su último año de contrato, el danés está muy lejos de ser lo que era en 2013 con los Ducks en su debut o en 2016 cuando llegó a Canadá. Su media de goles encajados por partido ha subido en 0,56 tantos en siete temporadas, mientras que el porcentaje de paradas ha pasado del 92,3 % al 90,9 %, con un claro descenso en 2020. Este último curso fue el peor de su carrera, tanto en números como sensaciones, y deberá recuperar confianza para continuar en la franquicia azul.

Josh Anderson (Montreal Canadiens). Tras seis temporadas en Columbus, el canadiense firmó por siete temporadas y más de cinco millones por año, unas cifras que para muchos eran demasiado elevadas teniendo en cuenta de donde viene: lesión y operación en el hombro después de una campaña en la que anotó un gol en 26 partidos. Sus números en las pasadas temporadas le avalan, y las necesidades de Montreal en ataque son imperiosas, pero va a tener que trabajar muy duro para justificar el contrato que ha recibido.

Sergei Bobrovsky (Florida Panthers). El año pasado, el meta ruso firmó por siete años y 70 millones, unas cifras que dan casi tanto vértigo como los malos números que logró la temporada 19-20. Encajó 3,23 goles de media, 0,65 más que en 2018 y su porcentaje de paradas se quedó en el 90 %, el peor dato de su carrera. Hasta el momento, su peor año había sido 2016, cuando pegó un gran bajón tras ganar el Trofeo Vezina, pero se puso a trabajar para recuperar el nivel y, de nuevo, se llevó ese premio a la temporada siguiente. Habrá que ver si a sus 32 años es capaz de volver al fantástico nivel que ha demostrado durante buena parte de su carrera.

Johnny Gaudreau (Calgary Flames). Seguirá vistiendo la camiseta de la franquicia canadiense durante, al menos, una temporada más después de que varios rumores apuntaran que podía salir. Pasó de sumar 99 puntos en 2018 a 58 en 2019 con solo doce partidos menos, además de terminar con un porcentaje de disparo a puerta de solo el 25 %. Realmente, su juego sufrió un bajón a partir del All-Star de 2019, y no ha sido capaz de recuperarlo. Con una salida que podría darse el próximo verano, necesita volver a demostrar buena parte de su juego para conseguir firmar el mejor contrato posible.

Philipp Grubauer (Colorado Avalanche). En el último año de su contrato, el alemán tiene que disipar las dudas sobre si tiene capacidad para ser el portero titular de la franquicia. En la pasada temporada disputó más partidos que su competidor, pero dejó dudas en algunas fases del año y terminó con unas estadísticas que se acercan mucho a las peores de su carrera. Además, una lesión le dejó fuera de los playoffs. Tendrá que demostrar si puede ser el primer guardameta de la franquicia o, por el contrario, buscarse un nuevo destino.

Taylor Hall (Buffalo Sabres). A punto de cumplir una década en la NHL y tras firmar por un año y ocho millones con la franquicia neoyorquina, el canadiense tiene que mirar al futuro y tratar de labrarse un contrato a largo plazo y beneficioso a nivel económico. Tendrá una muy buena oportunidad de brillar jugando al lado de Jack Eichel y con la cabeza puesta en recuperar aquellos fantásticos números de 2018: 39 goles y 93 puntos. El futuro de Hall pasa, en gran medida, por esta temporada.

Jack Hughes (New Jersey Devils). Hay que tener paciencia, pero la primera temporada en la NHL para el número uno del draft de 2019 no pudo ir peor: siete goles y 21 puntos en 61 partidos. Pero hay otras cifras que invitan al optimismo: primero de la liga en robos, tercero en rechaces creados, sexto en ocasiones individuales, etc. Los números de Joe Thornton en su primera temporada también fueron para olvidar (3 goles en 55 partidos), y tras 22 temporadas, 420 goles y 1.509 puntos, parece que poca gente se acuerda ya. La primera campaña no es indicativa, pero sí urge a mejorar varios aspectos.

Matt Murray (Ottawa Senators). Tras cinco temporadas y dos Stanley Cup, el canadiense abandonó este año los Penguins para incorporarse a una franquicia que se encuentra en la fase final de su reconstrucción. Sin embargo, este movimiento tiene más riesgo del que aparenta: Murray viene de hacer su peor temporada, ha encajado 2,87 goles por partido y su media de intervenciones está por debajo del 90 %. Con cuatro años firmados y 25 millones asegurados a sus 26 años, Murray necesita volver a recuperar el talento que ha demostrado en sobradas ocasiones.

Jesse Puljujarvi (Edmonton Oilers). Es joven, solo tiene 22 años, pero eso no es suficiente para que los 4 goles en 46 partidos de la temporada pasada no preocuparan en la franquicia. Su entrada en la NHL en 2016 tras haber sido seleccionado en el cuarto puesto no fue para nada decepcionante, pero no ha podido darle regularidad. Durante el parón que vivimos, Puljujarvi ha terminado la liga finlandesa como cuarto máximo goleador, algo que debe trasladar a Estados Unidos cuanto antes para no tener que abandonar la NHL demasiado pronto.

Bobby Ryan (Detroit Red Wings). La temporada pasada anunció sus problemas con el alcohol y entró en el programa de asistencia de la NHL, algo que le mantuvo fuera de los pabellones durante cuatro meses. Con los Senators apenas logró 5 goles en 24 partidos y se marchó en febrero a Detroit, donde la pandemia le frenó en seco su reaparición. Ahora, más que presión, tiene la oportunidad de volver a esos buenos registros en ataque que logró a principios de su carrera, cuando encadenó varias temporadas seguidas con más de 30 goles.

VAVEL Logo