Jim Rutherford dimite como GM de los Penguins
Jim Rutherford con la Stanley Cup | NHL.com

Los Pittsburgh Penguins anunciaron el miércoles que el general manager Jim Rutherford había dimitido de su cargo, citando razones personales.

Patrik Allvin, quien ha estado con la franquicia en varios roles desde la 2006-07 y recientemente se desempeñó como Manager General asistente, asumirá el cargo de manera interina. Según los Penguins, la búsqueda de un reemplazo comenzará de inmediato y "Allvin podrá consultar con el propietario hall of famer del equipo, Mario Lemieux, para obtener información y consejos".

"Ha sido un gran honor servir como general manager de los Penguins y colgar dos banners más de la Stanley Cup en el PPG Paints Arena", dijo Jim Rutherford en un comunicado. "Tengo que agradecer a mucha gente, empezando por los propietarios, Ron Burkle y Mario Lemieux, y el presidente del equipo, David Morehouse. Siempre ha habido mucho apoyo de todos los involucrados con los Penguins, tanto del personal de hockey como de negocios, y, por supuesto, de un grupo especial de jugadores liderados por Sidney Crosby. Los aficionados aquí han sido tremendos para mí y mi familia. Sé que es un poco inusual que esto suceda durante una temporada, pero sentí que era el momento adecuado para alejarse".

Rutherford, de 71 años, fue contratado para reemplazar a Ray Shero en 2014 y ayudó a construir los equipos campeones de forma consecutiva de la Copa Stanley en 2016 y 2017. Su contrato actual estaba programado para expirar después de la temporada 2021-22 de la NHL.

Manager agresivo

Rutherford no tenía miedo a la hora de realizar trades. Logró 53 acuerdos como GM de los Penguins, según NHL Trade Tracker. El primero fue tres semanas después de ser contratado cuando envió a James Neal a Nashville a cambio de Patric Hornqvist (con el tiempo este intercambio lo ganarían los de Pensilvania). Su último traspaso se produjo en octubre cuando mandó al agente libre restringido Matt Murray a Ottawa, despejando el camino para que Tristan Jarry asumiera el cargo de portero número uno del equipo.

Rutherford tenía la costumbre de intercambiar jugadores al año de adquirirlos. Derick Brassard, Alex Galchenyuk, Derek Grant, Erik Gudbranson, Dominik Kahun, Jamie Oleksiak, Tanner Pearson, Ryan Reaves, Evan Rodrigues y Riley Sheahan llegaron y se fueron muy rápido. En el caso de Rodrigues, fue adquirido de Buffalo en la fecha límite de traspasos en febrero, luego enviado a Toronto en agosto como parte del traspaso de Kasperi Kapanen, y luego firmó nuevamente con los Penguins después de no llegar a un acuerdo con los Maple Leafs.

Una estancia en el cargo inesperadamente larga

¿Quién hubiera pensado que Rutherford todavía estaría en el puesto casi siete años después de su contratación? Ciertamente pocos. "Sospecho que mi mandato aquí es de dos o tres años", dijo en su conferencia de prensa de presentación en 2014. En su mente, estaba mantenerse en el puesto hasta que alguno de sus asistentes (Jason Botterill, Bill Guerin o Tom Fitzgerald) lo relevara. Curiosamente los tres más tarde se trasladaron a sus propios trabajos de GM: Botterill con los Buffalo Sabres, Guerin con los Minnesota Wild y Fitzgerald con los New Jersey Devils.

Después de dimitir como GM de Carolina Hurricanes en 2014, Rutherford dijo que consideraría regresar en un puesto directivo si sentía que podía ganar otra Stanley Cup. Los Penguins eran ese equipo y lo ayudarían a lograr ese objetivo dos veces.

Lo que atrajo a Rutherford a Pittsburgh son las mismas cualidades que verá el próximo general manager de los Penguins con esta lista: Sidney Crosby, Evgeni Malkin y Kris Letang siguen siendo jugadores con impacto; hay estrellas prometedoras en los casos de Jake Guentzel y John Marino; y veteranos sólidos que complementan la plantilla como Jason Zucker, Brian Dumoulin, Brandon Tanev y Bryan Rust.

La ventana del campeonato de los Penguins permanece abierta y la persona que reemplace a Rutherford tendrá el beneficio de ser dueño de un gran apoyo para ayudar a traer la Copa de regreso a Pittsburgh.

VAVEL Logo