Tampa Bay vuelve a la final por la Stanley Cup
Los Bolts, tocaron, pero no alzaron el Prince of Wales Trophy| Foto: NHL.com

(4) Tampa Bay Lightning 1-0 New York Islanders (3)

No hubo asalto a los pronósticos en la semifinal que ha enfrentado a Bolts e Isles y serán finalmente los de Florida los que se enfrenten a los milagrosos Montreal Canadiens en la gran final de la Stanley Cup 2021.

Una victoria para Tampa Bay que supo responder al juego físico y presionante de los visitantes, sabiendo responder con sus mismas armas lo que hizo que el equipo de Jon Cooper estuviera siempre una marcha por encima de sus rivales. Claro que eso no era necesariamente malo para unos Islanders que hacían de la necesidad virtud y frente al dominio de Tampa, buscaban la portería de Vasilevskiy con mucha intención, aunque sin resultado, al igual que los locales, por lo que el primer periodo se cerró sin cambios en el marcador.

Nada más comenzar el segundo periodo llegó la obertura para la jugada que acabaría decidiendo tanto partido como eliminatoria, un cross checking de Goodrow sobre Pelech dejaba a los Lightning en inferioridad a los 50 segundos del inicio. Y otro minuto después, los defensores fueron capaces de hilar un contraataque en el que Cirelli arrastró a los jugadores de Nueva York hacia la valla para poner el disco franco a Yanni Gourde que llegaba en segunda línea para batir a Varlamov.

Los pupilos de Barry Trotz mordieron el polvo justo cuando parecía que tenían al menos en esos dos minutos el partido a favor, la inferioridad se liquidó sin más cambios, de hecho fue la única pitada en todo el encuentro que transcurrió con escasísimas interrupciones, pero el partido siguió el ritmo del primer periodo, con Tampa Bay ejerciendo un punto de juego por encima de Nueva York, ataques en forma de transiciones rápidas al hielo contrario por ambas partes, y sin goles.

Obviamente la llegada del último periodo reglamentario obligó a sacar la libreta de estrategias de los técnicos, sobre todo en el bando que iba en desventaja, y así los Isles empezaron a asumir más riesgo en la búsqueda de la portería de Vasilevskiy. Tampa, aunque salió escaldada en el partido anterior perdiendo una ventaja de dos goles, recogió velas para defender la ventaja tan duramente ganada hasta entonces, y esperando coger a sus rivales en una acción rápida que castigara su osadía.

Pero los minutos volaban en un partido de ida y vuelta y más para unos isleños que veían como Vasilevskiy se convertía en un muro impenetrable. Mientras el equipo local empujado por la afición del Amalie Arena, esperaba que llegara ese momento en el que la necesidad de ganar volviera más vulnerable la portería de Nueva York en forma de empty net para introducir un patinador más, pero Sergachev marró dos oportunidades de cerrar el partido lo que provocó una presión asfixiante en los últimos segundos con tiros que fueron resueltos por la resolución a bloquearlos de los jugadores de Tampa y si no por Vasilevskiy.

Bocina final y triunfo por la mínima para los actuales campeones, tendrán la oportunidad de revalidar título, una gesta que desde que se estableciera el sistema de límite salarial, solo han sido capaces de lograr los Pittsburgh Penguins en 2016 y 2017.

 

VAVEL Logo