Alemania se recupera ante una difícil Arabia
Los alemanes se llevaron una victoria importantísima / foto: @DFB_Team_EN

Con goles de Nadiem Amiri, Ragnar Ache y Felix Uduokhai, Alemania venció por 3-2 a Arabia Saudita en el encuentro correspondiente a la Jornada 2 del Grupo D. Sami Al Naji anotó por duplicado para los asiáticos.

El primer paso Olímpico

En la 1° Jornada del Grupo D, Arabia Saudita y Alemania habían comenzado su performance Olímpica con el pie izquierdo tras caer derrotados.

En el debut de Arabia, fue derrota por 2-1 ante la interesante selección de Costa de Marfil. Por el lado alemán, cayeron por 4-2 en un interesantísimo y difícil duelo ante la poderosa Brasil, estando a punto de remontar un 0-3, pero no pudiendo con ello.

Ambas selecciones llegaban con la necesidad de ganar para seguir en la lucha, hambre de victoria es algo que había de sobra.

Un entretenido primer tiempo

El partido comenzó inesperadamente con un dominio del balón de Arabia Saudita que, de manera decidida, salía a golpear primero y ponerse en ventaja.

De todas formas, el conjunto alemán fue el contundente: un gran pase de Cedric Teuchert encontró al mediapunta Nadiem Amiri, quien definió con una gran clase para vencer a Mohammed Al-Rubaie Al-Yami, portero saudí.

Nadiem Amiri animando a sus compañeros luego del gol / foto: @DFB_Team
Nadiem Amiri animando a sus compañeros luego del gol / foto: @DFB_Team

Sin embargo, el golpe alemán no iba a afectar a la idea del conjunto verdiblanco, que de la mano de la potencialidad que podían ofrecer entre bandas, se animaba y le proponía un encuentro de ida y vuelta a sus rivales. Esto no solo fue por virtud propia, sino que el conjunto teutón mostró una estrategia arriesgada sumando muchos jugadores al ataque cuando disponían de la posesión, dejando espacios por los que podrían lastimar los extremos veloces del equipo rival.

A la media hora de partido, llegó el empate: tras un rebote desafortunado del portero Florian Müller, el gol le quedó servido en bandeja al mediocampista Sami Al Naji, que empujó el balón hacia la red para poner las cosas 1-1. Se veía venir.

Si bien el partido continuó parejo, comenzó a desmoronarse en cuanto a ocasiones claras para volver a convertir. El juego era interesante pero, salvo un remate de Teuchert probando al portero rival y una interesante triangulación árabe que finalizó en un remate fallido de Salem Muhamed Al-Dawsari, no parecían llegar ocasiones que peligren la paridad del resultado. Sin embargo, los alemanes se pusieron en ventaja nuevamente a los 43’, Ragnar Ache aprovechó una desatención en la defensa saudí y definió con gran clase para poner a su equipo por encima.

Con la posesión del balón repartida (51% para Alemania y 49% para Arabia Saudita), el encuentro llegaba al descanso con un 2-1 en el tablero.

La segunda parte no fue la excepción

El comienzo del segundo tiempo iba a ser a toda máquina para los árabes: tras una gran jugada colectiva, Saud Abdulhamid realiza un pase rasante desde la línea de fondo a su compañero Sami Al Naji, quien había puesto en ventaja a su equipo y ahora empardaba la situación tras escaparse de la marca del jugador Rhein-Neckar Löwen.

El encuentro no bajó de revoluciones, sino que las subió: luego del gol del empate, ambos combinados salieron a buscar la ventaja inmediatamente. Alemania por necesidad y favoritismo, mientras que Arabia Saudita por convicción y el hambre de dar la sorpresa.

Salem, uno de los principales talentos del “Verdiblanco”, fue el principal responsable de que su selección tome la posta del partido. No solo por sus ocasiones creadas sino que, tras una situación de ataque, el defensor Amos Pieper lo derribó cuando se iba hacia el gol. El árbitro recurrió a la revisión por VAR y decidió expulsar al germano de 23 años, que se retiró sin quejas, entendiendo que la tarjeta roja era justa. Stefan Kuntz (entrenador de “Die Mannschaft”) decidió realizar dos sustituciones defensivas inmediatamente.

Parecía ser un quiebre en el cotejo, pero no iba a ser así. Arabia adelantaba las líneas para aprovechar el hombre de menos y los teutones sacaron provecho de los espacios. Tras un tiro de esquina logrado por Ache, Felix Uduokhai contactó la pelota con la cabeza y la guardó entre los tres palos. 3-2, un partidazo que prometía un final a la altura.

El grito sagrado tras el 3-2 / foto: @DFB_Team_EN
El grito sagrado tras el 3-2 / foto: @DFB_Team_EN

Ahora sí, el partido estaba roto, pero no a favor de las “Águilas” como era de esperarse, “Die Mannschaftse llenó de fuerzas y pudo dominar una situación que parecía complicarse, se agrupaba esperando el ataque rival, para mostrarse agresivo de contraataque y lastimar por los espacios.

En los minutos finales, los teutones se comenzaron a encariñar con el resultado y la desesperación de su rival comenzaba a notarse, iban a por todas en busca del empate. Tras constantes chances de gol, el conjunto árabe no encontró su gol agónico y se quedó con las manos vacías al finalizar el encuentro. El marcador se apagó 3-2.

Se viene la definición

Por la 3° y última Jornada del grupo, Alemania enfrentará a Costa de Marfil en el Miyagi Stadium el 28 de julio. Por su parte, Arabia Saudita se verá las caras ese mismo día con Brasil en el Saitama Stadium, ya que los partidos serán disputados a la misma hora y día.

VAVEL Logo