Dos noches de hockey en el Madison
Foto Curro Rodríguez de Rivera 

Si en estos años que nos han tocado vivir por la pandemia mundial por la COVID-19 están limitadas las posibilidades de viajes y el acceso a los recintos deportivos, el sueño por poder disfrutar de encuentros en el máximo nivel en una de las mecas del deporte mundial se convierte en algo aún más ilusionante. 

En los últimos años cada vez son más los ciudadanos españoles que de forma individual o en grupos organizados, como los diseñados por el onubense Fidel Márquez y su equipo de Stripes, viajan a Estados Unidos con la excusa de acudir a diferentes eventos deportivos. 

Si bien el hockey hielo no es el deporte más demandado en estos desplazamientos, no podía este redactor perder la oportunidad de disfrutar de dos encuentros de New York Rangers durante su estancia en Manhattan.

La llegada a Estados Unidos, hoy día, y por ende a Manhattan y el Madison Square Garden exige de la certificación de la vacunación frente al coronavirus, con controles bajo la famosa marquesina de entrada, actualmente en obras con un proyecto de reforma de la misma y la entrada de la estación de metro de Penn en marcha.

Pese al control de vacunación y que con ello se permite estar sin mascarillas en las gradas, el porcentaje de espectadores que la portaban era notable, sobretodo los niños que aún no están vacunados y por ahora se les permite entrar, pero en pocos días ya van a tener que tener puesta al menos una dosis para poder asistir a los partidos. 

Una vez dentro del hall de entrada del edificio, donde se encuentran las taquillas y una gran tienda que comparten con el equipo de baloncesto de la NBA, New York Knicks, debes dirigirte a derecha o izquierda buscando uno de los accesos a las escaleras mecánicas para subir a tu planta. Al pie de las escaleras está el control de entradas, que actualmente es exclusivamente a través de aplicaciones para el teléfono móvil. 

Realmente da igual si vas a izquierda o derecha pues el estadio está distribuido en grandes anillos que puedes recorrer entre numerosos locales de comidas y tiendas, mientras disfrutas de los recuerdos históricos que hay en forma de cuadros, textos o camisetas que adornan sus paredes y lo convierten en un gran museo del deporte

AMBIENTE EN LAS GRADAS

El ambiente en las gradas tiene grandes contrastes, lo primero que llama la atención es la cantidad de niños presentes en las gradas y que corren a las primeras filas antes de empezar el encuentro en busca que los jugadores les regalen pucks mientras entrenan.

Pero por otro lado, en determinados momentos, el estadio se convierte en una gran discoteca en los intermedios del partido, con la presencia de artistas profesionales para animar el ambiente.

Es verdad que el espectáculo de los prolegómenos no es como el que se pueda disfrutar en otras pistas, como Vegas Golden Knights, pero no deja de ser sorprendente. Y una vez concluido este, y tras escuchar el himno estadounidense, empieza el hockey, lo que veníamos a ver al fin y al cabo.

En las dos noches que pudimos disfrutar en el Madison, New York Rangers se enfrentó a Chicago Blackhawks y Colorado Avalanche respectivamente, con victoria ante los primeros y derrota frente a los segundos, rompiendo una racha de victorias consecutivas.

New York Rangers ha ido construyendo los últimos años un conjunto potente en todas sus líneas y está disfrutando de la mejor de sus temporadas en muchos años. En el encuentro previo a nuestra llegada el portero titular, Igor Shesterkin, que estaba deslumbrando y para muchos siendo el mejor portero de la temporada, sufrió una lesión y no pudimos verle en juego. 

NEW YORK RANGERS 3 - 2 CHICAGO BLACKHAWKS

El cuatro de diciembre se enfrentaron frente a Chicago Blackhawks. No está siendo la mejor campaña para Chicago ni de lejos, y cuando no están en pista Patrick Kane o Jonathan Toews el equipo parece bastante vulgar. Ahora bien siempre es una delicia que el primer gol que veas en una visita a la NHL sea de una gran estrella como Kane

El partido fue dominado por New York, principalmente cuando estaba el siguiente quinteto en pista; Adam Fox, Chris Kreider, Ryan Strome, Artemi Panarin y Mika Zibanejad, que anotaron los tres goles para los Rangers. Con especial actuación de Panarin con un gol y dos asistencias, y una sensación de peligro constante. 

Es en estos partidos donde puedes ver que la mayor parte del hockey que ves en España no es productivo. Los jugadores apenas tocan dos veces el puck en cada control, una para control orientado y otro para pasar o tirar. Nada de regatear como locos entre dos o tres rivales y perderse en una banda olvidándose de los compañeros, el objetivo de cada control es buscar un compañero bien colocado para seguir la jugada. Nada de despejes alocados, incluso en inferioridad buscan alcanzar con control la zona defensiva del rival. 

El regate está solo reservado para los grandes dioses del hockey, y por eso fuimos a ver nuestro segundo encuentro el día ocho de diciembre frente a Colorado, a ver a Nathan MacKinnon.

NEW YORK RANGERS 3 - 7 COLORADO AVALANCHE

Colorado Avalanche ha tardado en arrancar esta temporada por las lesiones, entre ellas las de MacKinnon, pero es un equipo mejor que lo que ha reflejado la clasificación hasta hace poco y ese día lo demostraron.

Durante el partido MacKinnon y sus compañeros, especialmente Mikko Rantanen, desbordaron por momentos a New York y apenas les dejaron hacer su juego de pases rápidos gracias a una defensa muy intensa que tocaba todos los pucks ocupando las líneas de pase. Colorado jugó más rápido e intenso y rompió el partido en el segundo periodo sin dar opciones a New York a la remontada. 

Pese a la derrota la mayor parte de los espectadores aguantan hasta el final del encuentro y salen mezclados, e incluso abrazados, fans de ambos equipos, pese a haberse picado durante el partidos, algo también muy llamativo para el aficionado al deporte europeo.

La salida del Madison es bastante ágil, hasta llegar a la tienda del hall central donde la gente se vuelve a agolpar buscando una última compra, o en las pizzerías de alrededor que se llenan de fans tomando un último bocado. 

En definitiva, dos grandes noches de hockey para disfrutar del ambiente del deporte norteamericano y del juego de alguno de los equipos más en forma de la NHL, y de grandes estrellas como Kane, Panarin o MacKinnon

VAVEL Logo