Becky Lynch por Luke Harper, cambio en la enfermería

La campeona femenina cayó lesionada en la previa de No Mercy, mientras que Harper reapareció en el PPV tras varios meses de ausencia.

Becky Lynch por Luke Harper, cambio en la enfermería
Alexa Bliss ataca a Becky Lynch en el programa anterior a No Mercy. Foto: WWE.com

Parece que la enfermería de la WWE no se va a vaciar nunca, pues en el momento que sale una persona del roster, entra otro. El último PPV, No Mercy, fue el claro ejemplo de la situación del roster de la compañía de Vince McMahon, pues se cancelo un combate por lesión, Becky Lynch - Alexa Bliss, y se dio la reaparición de Luke Harper.

Becky Lynch se perdió el PPV debido a una lesión en el cuello. La luchadora irlandesa no pudo defender su título ante Alexa Bliss, que se enfrento finalmente a Naomi. Se espera que la actual campeona de SmackDown regrese a los cuadriláteros a finales de octubre o principios de noviembre, pues la propia compañía anuncia que Becky defenderá su título ante Alexa Bliss el 8 de noviembre.

Por su parte Luke Harper reapareció en el main event de No Mercy para ayudar a su lider, Bray Wyatt, a derrotar a Randy Orton. El integrante de La Familia Wyatt ha estado siete meses de baja debido a la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha. Harper trabajó durante un tiempo en los live shows de Raw, sin embargo, parece que va a estar en SmackDown ayudando a Bray Wyatt.

Con todo esto la WWE cuenta con las bajas por lesión de Becky Lynch, Tamina, Erick Rowan, Eva Marie, Emma (aunque parece que que ya esta lista para luchar), Finn Balor, Shelton Benjamin, Hideo Itami (luchador de NXT) y Undertaker. El Enterrador se ha sometido a diferentes cirugías para recuperarse de los daño del combate en WrestleMania 32, por lo que su participación en WrestleMania 33 aún no es segura. Además de las luchadoras lesionadas, también es baja Paige por suspensión. La luchadora británica ha vuelto a ser suspendida por le empresa de Vince McMahon, aunque esta vez ha sido suspendida por 60 días, al romper por segunda vez la política de bienestar de a empresa.