Entrevista. Paloma del Río: “El Olimpismo es lo más grande que he podido vivir”
Paloma del Río posando para VAVEL. | Foto: Álvaro Alonso / VAVEL.

Entrevista. Paloma del Río: “El Olimpismo es lo más grande que he podido vivir”

La voz del deporte minoritario por excelencia en España. La mujer que ha conseguido que las gestas de Carolina Pascual, Gervasio Deferr o Javier Fernández fuesen todavía más grandes. Embarcada en los Juegos Olímpicos de Sochi, habla para VAVEL sobre su vida como periodista, sus mayores alegrías y la actualidad de la gimnasia y el patinaje artístico.

alvaroalonso
Álvaro Alonso Filgueira

Una de las periodistas de todo el mundo que más Juegos Olímpicos ha cubierto. Con Sochi 2014 llega a trece, un número que no sería maldito de no ser porque no puede estar en Rusia. Cuestiones económicas se lo impiden a RTVE, la empresa en la que se embarcó en 1986 y en la que aún le quedan muchos años de defensa al deporte minoritario.  Paloma del Río (Madrid, 1960) es mucho más que una simple comunicadora, es un baúl sin fondo de conocimientos de todos los tipos de deporte. De hecho, la misma semana que atendió a VAVEL, hasta seis alumnos de Periodismo la entrevistaron sobre temas olímpicos. "Les debieron poner a todos el mismo trabajo y todos recuerrieron a mí", dice. Humildad y paciencia, mucha paciencia para entender a los jueces a los que tanto habla pero que nunca le escuchan. Y pesar de tantas vivencias, esta semana puede cantar su primera medalla en unos Juegos de Invierno, la de Javier Fernández: "Apuesto que será bronce". Lo veremos, pero antes, Paloma del Río, al descubierto.

Pregunta: Utilizando términos médicos, ya que usted fue auxiliar en la Clínica Ruber de Madrid, ¿cree que el deporte español está bien de salud, pero sus administraciones están en urgencias?

"El esfuerzo que está haciendo los deportistas y sus familias a nivel privado es tremendo"

Respuesta: El deporte español ahora mismo está en un muy buen nivel de resultados, de competición, de esfuerzo de la gente. A pesar de que económicamente no tenga cubiertas todas sus necesidades, está trabajando como si las tuviera y eso siempre es digno de mención. El esfuerzo que está haciendo los deportistas y sus familias a nivel privado es tremendo. Donde no llegan las administraciones, llegan ellos. No debería ser así, pero eso demuestra el amor a lo que están haciendo. Las administraciones están administrando lo que el Ministerio les da y lo que les da es lo mismo que a nosotros, lo que pueden. Dada la situación económica es verdad que todos han tenido que recortar y hacer cuentas. Han ido eliminando lo más superfluo para dedicarlo a lo más fundamental.

P: Muchos periodistas optan por evitar el adjetivo ‘minoritario’ cuando se refieren a los deportes que comenta, mientras que usted no usa eufemismos para dichas especialidades.

R: No. Llega con mirar mi biografía de Twitter: Periodista; curiosa. Deportes minoritarios. Deporte femenino. Olimpismo. Nada más y nada menos. Yo sé que estoy en la segunda división desde el primer momento, porque el deporte minoritario es la segunda división. Lo que no es fútbol, selección, Fórmula 1 con Alonso o motociclismo es deporte minoritario desde mi punto de vista.

P: ¿Piensa que si hubiese un Nadal o un Alonso los deportes minoritarios interesarían más al público general?

R: Empujaría un poquito. Hay que resignarse. Con el paso del tiempo he ido peleando y peleando, pero con el paso del tiempo llega un momento en el que te resignas a que los deportistas de deportes minoritarios solo van a ser primera página de los periódicos en los Juegos Olímpicos. En diciembre Mireia Belmonte ganó cuatro oros en un campeonato de Europa y María Escario se las tuvo que ver y desear para que el bloque de deportes lo abriera Mireia y no el fútbol. Eso es el trabajo de tres periodistas que estamos aquí rompiéndonos la cabeza para que el deporte minoritario salga, florezca y la gente lo vea, pero eso es una implicación personal de María Escario, Elena Jiménez y mía. Aun así, soy pesimista. En el momento que pasen estos años de gloria para Mireia Belmonte no nos acordaremos de ella y será más interesante el peinado o el corte de barba de fulanito.

P: Justo lo que dijo ella en una entrevista hace unos meses [en ABC (14/8/2013): "Importa más el pelo de Sergio Ramos que mi récord del mundo"]…

R: Es la realidad. Yo he visto a Elena Gómez, recién proclamada campeona del Mundo de suelo, llegando a Barajas a la vez que se iba el Real Madrid y los periodistas seguían a Raúl arrastrando su maleta en vez de a ella. Te da rabia, pero cuanto antes lo asumas menos vas a sufrir.

P: Me hablaba antes de María Escario, ¿cómo vivieron en TVE el Premio Ondas que le concedieron?

R: Yo lo viví de manera personal. Cada uno tiene que mirar como lo tiene que mirar. Cuando yo llegué a la televisión en 1986, María era la que estaba en la redacción junto a Jesús Álvarez. Ellos fueron los que me cogieron ese verano de la mano, Jesús me enseñó una serie de cosas y María también mientras yo preguntaba y preguntaba. Luego María dejó de hacer gimnasia rítmica porque empezó a presentar informativos y me pasó sus funciones. Con María llevo 27 años, de lo que ella lleva haciendo informativos 25 y yo haciendo retransmisiones. Es una satisfacción. Nos dieron a María, a mí y a Olga [Viza] la Medalla de Plata a la Real Orden del Mérito Deportivo. Lo vivimos intensamente porque yo las quiero muchísimo y supongo que ellas a mí también. Para mí fue una satisfacción que una mujer abriera la brecha del Premio Ondas que para mí es el premio de mayor reconocimiento en el mundo del periodismo, a pesar de que lo dé la Cadena SER y que la gente piense que pueda tener una cierta tendencia política.

P: ¿Le parece correcto el tuit que escribió solicitando unos minutos de la entrega del premio en el telediario?

R: Eso va en cada uno. Es verdad que creo que esta casa, Televisión Española, cada vez que le dan un premio a alguno de los programas, piezas, promociones… lo potencia y lo vende, y hace notas de prensa para que la gente se entere. Creo que María es muy libre de hacer lo que le parezca. Si ella piensa que en ese momento no se dio adecuadamente, a lo mejor le estaban reservando la sorpresa que luego le dieron.

P: ¿Y echa de menos de ese 'Trío La-La-La', como usted lo llama, a Olga Viza?

R: Yo echo de menos a Olga siempre. Como ser humano, como amiga y como periodista deportiva. Es una de las mejores personas y profesionales del periodismo que he conocido en mi vida.

P: ¿No le parece extraño que con el machismo persistente en el periodismo deportivo sean tres mujeres las que estén defendiendo las especialidades minoritarias?

R: Estamos cansadas de fútbol, yo estoy cansada de fútbol, me gusta ver otros deportes. Entre fútbol y otra alternativa, casi siempre escojo otra alternativa, mientras el 98% de la sociedad española escogería fútbol.

P: Sochi 2014 son sus decimoterceros Juegos Olímpicos, ¿cómo llega a ellos?

R: Estuve preparando no solo la parte del patinaje, que es la que hago yo, sino también otras cuestiones que llevábamos ya dos años trabajando. Estuvimos haciendo la programación, quién realiza cada función, la parrilla de Teledeporte y tratando de darle la mayor visibilidad. Y todo a pesar de que en España los deportes de invierno no son muy seguidos por ser un país tan al sur de Europa y con unas condiciones climáticas tan peculiares. El esquí que se hace es un esquí familiar, no un esquí de competición. No tenemos las montañas las condiciones climáticas que tienen Suiza, Finlandia o Austria. De ahí que haya menos gente que practique este deporte.

P: Y usted que sueña, o soñaba, con retransmitir una inauguración de unos Juegos Olímpicos de verano en su casa, ¿lo hará antes de que se jubile?

"Estoy convencida de que no voy a vivir unos Juegos Olímpicos en casa"

R: No creo, ya he tirado la toalla. En Buenos Aires, todo el mundo se marchó tras la eliminación del Hilton, el hotel del COI, al NH, que era donde estábamos hospedados y teníamos una reunión. Me dio mucha envidia cuando llegaron los japoneses a firmar con Jacques Rogge el compromiso, me dio mucha envidia. Pensé: “Casi voy a vivir los Juegos de uno en uno y me voy a quitar de en medio este sufrimiento”. Porque son tres veces seguidas y es tanta emoción, tanta ilusión. Va subiendo el entusiasmo y de repente ¡pum!, un jarro de agua fría. Y cuatro años después otro jarro de agua fría. Y el tercero… Estoy convencida que no voy a vivir unos Juegos Olímpicos en casa, en Madrid, pasarán muchos años hasta que lo consigan y si lo consiguen, yo ya no estaré trabajando y creo que no estaré en este mundo.

P: ¿Creía en 2020 más que en las otras candidaturas?

R: Sí. La primera estaba muy verde, la segunda estaba muy bien trabajada y la tercera fue la evolución de la dos anteriores. Pero es verdad que es un negocio y a lo mejor yo lo veo desde un punto de vista romántico. El mensaje de austeridad sirvió para España pero al fin y al cabo estos son empresarios y de Pirineos para arriba funcionó el mensaje de “aquí hay dinero, vamos a hacer negocio”. Esa fue la baza fuerte de la candidatura de Tokio, los patrocinadores y todo el dinero que está soportando.

P: ¿Fue más por motivos económicos o por el interés de varios países europeos de celebrar los Juegos del 2024?

R: Fue el dinero. Utilizaron la misma estrategia que utilizó Río para su candidatura. Río utilizó un mapamundi con los países que habían albergado unos Juegos dividiendo norte y sur, mientras Tokio utilizó una página con todos sus patrocinadores y una segunda página con todos los que no cabían en la primera. Los miembros del COI, que son empresarios de construcción, de luz, etc., hicieron números y vieron la caja. Aparte de que las instalaciones están muy bien, eso no hay quién se lo quite.

P: ¿Le apena que los Juegos los organicen economías emergentes y no países que tienen más tradición en el deporte?

R: No, creo que deben tener la oportunidad de hacerlos aunque los horarios sean horrorosos, sobre todo para Estados Unidos, que va a tener dos Juegos seguidos con horario asiático y eso es mortal para sus audiencias. Supongo que en 2024 volverán para Europa, ya se está hablando que se presentarán Roma, París y Alemania, esta última con el aval del nuevo presidente del COI, Thomas Bach. También se presentará alguna ciudad de Estados Unidos o Canadá.

P: De los Juegos Olímpicos que ha retransmitido, ¿con cuál se quedaría de los de verano y cuál de los de invierno?

"Los Juegos de Pekín fueron grandiosos, a lo bestia"

R: Hombre, de los de verano los de Barcelona por ser en casa. Fueron muy buenos los de Sídney, fueron muy malos los de Atlanta por errores suyos. Atenas no lo hizo mal, aunque tenía grandes pabellones que ahora está muertos de asco. Los de Pekín fueron grandiosos, a lo bestia, se prepararon bien. Los de Londres fueron buenos, pero creo que la informática no estaba bien preparada. Infravaloraron la cantidad de iPads, iPhones,… y se ‘colgaba’ todo.

De invierno, los de Lillehammer fueron muy bonitos, aunque hacía mucho frío, unos -24º de media. Nagano me gustó pero estaba un poco disperso y en Turín se cogió bien el concepto de ciudad pequeña, con los pabellones cerca. Salt Lake City fue muy bueno, a pesar de que fueron exagerados con las medidas de seguridad después del 11-S. Y los últimos fueron los de Vancouver, que me gustaron muchísimo, hubo mucha confianza en todos los aspectos.

P: En una entrevista en Somos Olímpicos decía que en Londres 2012 quería conocer a Oscar Pistorious, ¿lo conocíó al final?

R: No.

P: ¿Y ahora le gustaría conocerlo después de todo lo ocurrido?

R: Pues se me ha desinflado un poco el mito. De entrada siempre pienso que la gente es honorable, honrada y sincero. Pero visto lo visto, cuando ya hay una ‘mancha de aceite’ ya no sé si es verdad o no es verdad. Si lo acusan de lo que le han acusado, ya no es tan honorable, tan sincero y tan honesto como yo pensaba. No porque lo diga yo sino porque a las pruebas me remito.

P: ¿Cuál es el mito más importante para usted que se le haya caído por dopaje u otro motivo?

R: Todos los del dopaje. Cada vez que alguien da positivo y ya tiene, como decimos los periodistas, ‘los pelos de la burra en la mano’, y los análisis y los contraanálisis dicen que Pepito ha tomado algo... Y yo, aún estando en el mundo profesional desde hace tiempo, pienso que siempre van todos limpios, pero luego la realidad te dice que no es así. Para mí es un chasco y una decepción, es un “hasta aquí, ya no voy a tomar un café contigo”.

P: En los deportes que comenta, ¿hasta qué punto defiende la dureza en los entrenamientos?

Son duros los entrenamientos, pero no creo que sea duro el trato, es serio. No puedes estar subida a una barra de equilibrios y estar contando chistes, hay que estar muy concentrado, porque en un giro puedes romperte la cabeza. ¿Dureza? He visto broncas de entrenadores en los gimnasios, pero lo entiendo. Si los objetivos no salen hay que estimular a la gente.

P: Usted ha vivido el 'caso Carballo' en primera persona. ¿Cuál es su opinión al respecto?

"He vivido el 'caso Carballo' como un partido de tenis"

R: Llevo en la gimnasia 27 años y he visto a Carballo muchos años, pero yo no he visto eso que están diciendo que ha pasado. Estoy en una especie de partido de tenis, veo lo que dicen por una parte y veo lo que dicen por otra parte. No puedo creer a Carballo y tampoco puedo dejar de creerlo. Y tampoco puedo dejar de creer  a las chicas que dijeron que les estaba pasando eso, no tengo argumentos para decir que no es verdad. Estoy como espectadora viendo cómo se desarrollan los asuntos. Y lo conozco, ¡cómo no lo voy a conocer! Lo sabía mucho antes de que saliera a la prensa porque me lo estaban contando. Estaba estupefacta, por un lado y por otro. No tengo ni datos para apoyar a Carballo o a Gloria Viseras, ni datos para decir “este señor o esta señora están mintiendo”. Mi contacto con ellos ha sido desde la barrera. Si es verdad que ha pasado es una pena, si no, también.

P: ¿Le pidió ayuda Gloria Viseras?

R: No.

P: ¿Si se la pidiese se la daría?

R: Yo sé que yo no, pero gente de esta casa ha intentado entrevistarla y Gloria no ha querido.

P: Y en Canal Plus sí.

R: No sé como lo hicieron pero lo consiguieron. Sé que una periodista de esta casa hizo un reportaje. Quería las dos opiniones, entrevistó a Jesús Carballo y yo le facilité los medios para que contactara con Gloria y Gloria prefirió no salir.

P: Cambiando de tema, decía en 2006 que el reglamento del cricket se le resistía…

R: Se me sigue resistiendo. Estoy intentando entender el lacrosse. Pero son deportes tan minoritarios y tan desconocidos aquí… A uno le preguntas qué es el lacrosse y te dirá que es una marca de ropa [risas].

P: Ahora que desde hace unos años los comentaristas de RTVE salen más en televisión, ¿le reconocen por la calle?

R: No te creas que me reconocen más. Se hizo para que nuestras voces tengan cara y seamos un activo para la empresa. Está bien, pero a mí me siguen reconociendo más por la voz que por la cara.

P: Su voz es la de la pasión, el sufrimiento… ¿No los ha perdido en 27 años de profesión?

R: No, lo paso fatal. Hay veces que lo paso muy mal, tanto si son españoles como extranjeros. Si veo que un programa o un ejercicio tiene que tener una valoración mayor a la que le han dado, me indigna, no me sienta bien. El deporte tiene que ser equitativo con el trabajo de la gente y lo que trabajan se tiene que ver reflejado en las notas. No pasa siempre, son deportes muy subjetivos.

P: ¿Le ha desgastado haber 'lidiado' tanto con los jueces?

"Lo he intentado, pero no entiendo a los jueces"

R: He intentando entenderlos, pero no los entiendo. Supongo que todo forma parte de la parte económica o empresarial que pueda haber por detrás, algo que no he alcanzado a ver del todo. Qué recompensa, soborno o ‘chanchullo’ les han prometido para que gane uno en lugar del otro. Cuando es una cosa escandalosa ya toman parte las instituciones.

P: ¿Cree que aparte del caso de Atenas 2004 del que siempre habla hay más casos de corrupción en las puntuaciones?

R: Sí, en todos los campeonatos. En un campeonato de patinaje en Francia vi a los jueces rusos regalar gorros de visón al resto de los jueces. Eso no es un regalo normal, es un ‘extra-regalo’. ¿Con qué fin? Te lo puedes imaginar… Y he dormido en hoteles donde también estaban los jueces y había unos trasiegos entre las habitaciones para asustarse. Yo lo he vivido y nadie me puede decir que eso no es así. Desde mi punto de vista  eso no tiene arreglo. Somos seres humanos y somos débiles ante las influencias, por muy pequeñas que sean.

P: ¿Sigue llevando el himno olímpico de tono de llamada en el móvil?

R: No, porque se me fue, pero lo llevaría. Tengo en casa una máquina de manivela que tiene el himno olímpico. La compré en el museo olímpico de Laussane hace unos años y cuando vienen mis sobrinos siempre lo tocan. A mí se me revuelven las tripas.

P: ¿Hasta qué punto llega su afán por el Olimpismo?

R: Cien por cien, si pudiera yo no haría otra cosa que dedicarme al Olimpismo. Hace unas semanas estuve en el Museo Olímpico y puse en Twitter que estaba en mi mejor mundo. Mi casa está llena de parafernalia olímpica, tengo muchos recuerdos de Samaranch. Para mí el Olimpismo es lo más grande que he podido vivir.

P: Dentro de los Juegos Olímpicos, ¿cuáles han sido los éxitos que más le han gustado contar?

R: Los dos oros de Gervasio Deferr y el oro de la gimnasia rítmica en Atlanta, por inesperado. No esperaba que en los primeros Juegos donde había conjuntos España consiguiese batir a Rusia y a Bulgaria. Fue muy emotivo. La plata de Carolina Pascual también.

P: Tras el oro logrado en el Mundial de Kiev, ¿cree que está volviendo la gimnasia rítmica a su época dorada?

R: Es muy difícil. La escuela rusa tiene muchos satélites. Las entrenadoras rusas están colocadas en países que están alrededor y sus métodos de entrenamientos y coreografías se exportan. Fuera de su órbita está Italia, que ha mantenido durante dos ciclos olímpicos un equipazo, pero el equipo se está descomponiendo. España siempre ha estado ahí, entre las ocho mejores del mundo, y quizás ese bajón de Italia es el que les está ayudando a subir. Además, han encontrado la estabilidad con Anna Baranova y Sara Bayón.

P: ¿Cómo vive las retransmisiones con la exgimnasta Almudena Cid?

R: Muy bien. Con Almudena y con María Martín, que ha hecho muchas también. Es muy entretenido, muy divertido y más rico para el espectador. Afronto las retransmisiones de otra manera. Si la hago yo sola sé que tengo que hacer la parte técnica no técnica.

P: ¿No piensa que las nuevas generaciones de periodistas pecan de falta de conocimientos en la parte técnica? Y más comparando con todo lo que usted estudió…

R: Cada uno se prepara como quiere. Yo en su momento quise que me ilustraran los que más sabían y por eso pedí permiso a la Federación y me apunté a los cursos de jueces.

P: ¿Cómo afronta las críticas?

"Agradezco las críticas, siempre enriquecen"

R: Bien, no me molestan. Hay veces que tienen razón. Yo agradezco las críticas, siempre enriquecen. Nunca un periodista de nada, y yo me pongo la primera, tiene que pensar que un trabajo está realizado al cien por cien. Nunca tienes que bajar la guardia. Yo me veo todas mis transmisiones. Gracias a las redifusiones de Teledeporte puedo verme y oírme desde la perspectiva del espectador. Me estudio, me analizo y me valoro.

P: Volviendo a la actualidad deportiva, ¿cómo ve al gimnasta Fabián González?

R: Fabián se ha ido curtiendo poco a poco en la élite ampliando el espectro de aparatos. Ahora es un chico muy completo, de concurso general.

P: ¿Lo ve como un sustituto de Rafa Martínez?

R: Sí. Puede ser el nuevo número uno en el concurso completo.

P: ¿Y la gimnasia artística femenina?

R: Se ha perdido la continuidad. Antes el equipo era sólido y había reservas. Ahora eso se ha perdido, me da mucha pena.

P: ¿Habrá en los próximos años una medalla como el bronce de Patricia Moreno en Atenas 2004?

R: Ahora mismo no. De aquí a Río tienen que cambiar mucho las cosas. Tendría que salir una fuera de serie, ahora mismo hay mucha competencia. No tanto porque no haya una buena chica en España sino porque el nivel exterior es durísimo. Ha salido una competencia brutal.

P: ¿Cree que China ha bajado su nivel desde el boom de Pekín 2008?

R: Las chicas sí, los chicos se mantienen. Hay un almacén de niñas guardadas que las sacan, dan una patada y tienen doscientas. Nunca China va a perder la jerarquía que alcanzó con los Juegos de Pekín.

P: ¿En esos Juegos tuvo alguna información sobre las dudas en la edad de las gimnastas chinas?

R: De esas, de las de Corea del Norte y de Corea del Sur. De Corea del Norte ya en el Mundial de Indianápolis de 1991, en el que las sancionaron dos años. Esto es una cuestión de fé. Te lo crees y si luego alguien es capaz de demostrarlo, que lo demuestre. Pero luego son tan torpes que dan a la Federación Internacional dos fechas de nacimiento. Creo que lo hacen con frecuencia.

P: Pasando al patinaje artístico, ¿si le hubiesen dicho en 1994 que iba a haber un español bronce mundial se lo hubiese creído?

R: No. A Javier la primera vez que lo vi estuvo muy nervioso, ni se había metido en el programa corto. Cuando ha ido controlando sus nervios, creyéndose lo que podía llegar a ser, ha llegado a ser uno de los siete u ocho mejores del mundo.

P: ¿Qué le pareció su decisión de irse a Canadá tan joven?

R: No le quedaba otra. Si quieres mejorar aquí, no puedes hacerlo de otra manera más que marchándote con los mejores entrenadores como hacen todos. Si coges el listado de entrenadores que hay de danza y de patinaje, la mayoría de sus alumnos son extranjeros, porque tienen buena escuela, tiene hielo y todos tienen un renombre como entrenadores. Tienen unas condiciones y un talento que aquí no tenemos. Aquí puede haber un buen entrenador de hockey, pero en Canadá habrá a patadas. Me parece loable que se hayan ido ahora Sara, Adrià y Sonia para a ver si consiguen el nivel que tiene Javi, pero Javi es un superdotado. A Javi solo tuvieron que controlarlo, pulirlo y limarlo.

P: ¿Es más de Evgeni Plushenko o de Patrick Chan?

"Plushenko se ha convertido en un pequeño monstruo"

R: ¡Vamos! Patrick Chan. Plushenko ahora me parece… Cuando lo conocí con 16 años en Jaca sí, pero luego se ha convertido en un pequeño monstruo. Es un tío que me ha gustado, que es verdad que hace cosas brillantes, pero luego se ha convertido en un showman reclamando fuera de las pistas lo que no ganó en las pistas. El hecho de subir al podio en Vancouver haciendo la gracia con el americano… Un deportista lo tiene que ser dentro y fuera de la pista.

P: ¿Me podría decir un podio para Sochi?

R: Patrick Chan oro, Yuzuru Hanyu plata y Javier Fernández bronce.

P: ¿Cree entonces que Javier va a ser el relevo a los Fernández Ochoa?

R: Sería muy bueno para él y para la Federación de Deportes de Hielo.

P: Para terminar. ¿Echará el deporte de menos los ‘¡Ahí va!’ cuando se jubile Paloma del Río?

R: No, no. Creo que todo en esta vida llega y cuando llegue el momento de decir que pase otro, llegará. Será cuestión de tiempo que el público se acostumbre a oír la nueva voz que retransmita la gimnasia o el patinaje. Supongo que unos me echarán de menos y otros estarán encantados de que me marche.

P: ¿Cree que las mujeres van a ir quitando terreno a los hombres en el periodismo deportivo?

R: No. Si el deporte que más mueves es el fútbol y utilizan a la mujer para lo que la utilizan… El salto verdaderamente brutal será cuando una mujer una mujer haga una retransmisión entera de fútbol, los 90 minutos, haga de Juan Carlos Rivero o Manolo Lama. El día que una mujer quiera intentarlo me gustaría saber qué puede salir de la boca de los hombres y de algunas mujeres.

Fotos | Álvaro Alonso / VAVEL | Twitter Paloma del Río | Twitter Almudena Cid.

VAVEL Logo