Vogue... como en un cuadro
Claudia Schiffer fotografiada por Camila Akrans, inspirada en los cuadros de Hopper. Foto: Vogue

Vogue... como en un cuadro

El museo Thyssen-Bornemisza acoge una exposición de fotografías de moda inspiradas en conocidos cuadros y elementos de la historia del arte procedentes de los archivos de Vogue.

AlejandrillaG
Alejandra García de la Maza

Que la moda y la fotografía van de la mano no es, a día de hoy, ningún secreto para nadie, al igual que cada día hay menos dudas de que el arte y la moda  van de la mano. Y, sin embargo, la presencia de la moda en los museos de arte sigue siendo bastante escasa.

Con objetivo de reforzar esta conjunción arte-fotografía-moda, el museo Thyssen inauguró el pasado 30 de junio la exposición Vogue like a painting, que muestra 62 imágenes extraídas del vasto archivo de la popular revista. En todas ellas podemos apreciar, bien de manera directa o bien de un modo más sutil, la relación que ha establecido la moda con la pintura y la fotografía, mostrando la inmensa cantidad de matices que puede ser capaz de mostrar una imagen. De hecho, la exposición se organiza por géneros (retratos, bodegones, paisajes, interiores), tal y como se haría en el caso de que fuese una exposición de pintura.

Reinterpretación de Ofelia por Mert Atlas & Marcus Piggot. Foto: Vogue

Partiendo de una instantánea de Cecil Beaton tomada de 1934, la exposición ofrece un recorrido por lo más significativo de la historia del arte a través del objetivo de los (y las) grandes fotógrafos y fotógrafas del siglo XX, muchos de los cuales empezaron su carrera artística precisamente en el terreno de la pintura. De este modo, la exposición nos permite contemplar la reinterpretación de Mert Atlas & Marcus Piggot de la Ofelia que pintó Millais allá por 1852; asomarnos al surrealismo de Magritte de la manos de Clifford Coffin; observar a la modelo Carmen Kass transformarse en la Santa Isabel de Portugal de Zurbarán o ver a Claudia Schiffer sumida en la quietud y la melancolía propia del hiperrealismo de Hopper.

"He trabajado durante 14 años en los archivos de Vogue y  he visto fotografías maravillosas que a veces se perdían entre el texto"

He trabajado durante 14 años en los archivos de Vogue y  he visto fotografías maravillosas que a veces se perdían entre el texto. Yo sabía que era un reto muy serio, porque no es fácil que la fotografía de moda entre en un museo como el Thyssen” aseguraba Debbie Smith, comisaria de una exposición que ha tardado más de tres años en materializarse. Sin todo el ‘ruido’ que suelen tener en la revista, las imágenes pueden contemplarse de una manera mucho más pausada, prestando atención a los detalles. En un mundo en el que “todo va muy rápido y todos nos creemos expertos en fotografía”, Smith asegura que las piezas se unen gracias a la “atemporalidad de la pose de las modelos; una especie de lapso mental en la que todo está muy, muy quieto”.

Imagen de Clifford Coffin inspirada en la pintura de Magritte. Foto: Vogue

Por su parte, Yolanda Sacristán, directora de Vogue en España, afirmaba en la inauguración de la exhibición que esta selección “demuestra la intimísima relación que hay entre arte, fotografía y moda”. Porque no se trata únicamente del trabajo de la fotógrafa (o el fotógrafo), sino que va mucho más allá, mostrando el trabajo de maquilladores, peluqueros, directoras de arte, modelos… “¿Saben que hay un peluquero que está detrás de 14 de estas  fotos?”, contaba Smith.

Para complementar a las instantáneas, se ha  construido una videoinstalación y se exhiben dos espectaculares vestidos que sirven como último elemento de conjunción entre pintura y moda. El primero de ellos es un Valentino de inspiración prerrafaelita, mientras que el segundo es un diseño de Guo Pei llamado Queen Orchid, en referencia a la Reina de Inglaterra, la ópera china e incluso a la película Aladdin, afirmaba Smith. El vestido fue hecho por 45 personas a lo largo de los años, y pesa 60 kilos.

Vestido Queen Orchid. Foto: RTVE

La mayor parte de las imágenes que se muestran provienen del archivo de Vogue USA porque, dice Smith “tienen la pasta… pero también a una gran directora de arte, Grace Coddington,  que es un genio”. Así que muchas gracias, Grace.

La exposición podrá verse en el Museo Thyssen-Bornemisza desde el 30 de junio hasta el 12 de Octubre. Puedes adquirir tu entrada aquí

VAVEL Logo