1-O: el Estado español dificulta el referéndum independentista

1-O: el Estado español dificulta el referéndum independentista

Barcelona. Uno de octubre de 2017. Referéndum ilegal propuesto por el gobierno de Cataluña. El Estado intenta evitar lo que parecía, hace unos meses, una quimera. Este es el caldo de cultivo con el que España tiene que lidiar en el día de hoy.

aitor-menta
Alberto López Tavares

Esta madrugada se han instalado las primeras urnas que se ubicaron sobre las mesas que los colegios ofrecían para este propósito, como, por ejemplo, en la escuela Llevant de Badalona. Estas urnas se descargaban de vehículos allí ubicados y  eran ocultadas por bolsas de basura. Sobre las 6:40 de la madrugada el ejecutivo aseguraba que 160 colegios estaban ocupados por personas a favor del referéndum, la plataforma Escoles Obertes alude a que superan las mil personas. Los catalanes independentistas se concentraban en los alrededores de los colegios, esperando a su apertura al grito de votarem en presencia de Mossos d’Esquadra. El cielo soltaba las primeras gotas de lluvia y se desperezaba un día importante para la historia de España.

Cambios a primera hora de la mañana 

Pocos minutos antes de las 8:00 de la mañana Moncloa expresa que tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional se desplegaban por toda la comunidad autónoma. Unos minutos más tarde, una de las delegadas acreditadas por la Generalitat explica la activación de un censo electoral universal, por otro lado, la propia Generalitat anunciaba que se puede proceder al voto sin sobres y con papeletas impresas desde sus propios hogares. Cerca de las 8:30 el colegio electoral, donde el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, iba a votar, se ha trasladado a otro centro debido a que sus cerraduras han amanecido selladas con silicona. Un cartel avisaba de lo acaecido e instaba a los votantes a dirigirse a la Escola Sant Jordi en donde podrían efectuar lo que tanto anhelaban.

El gobierno catalán insistía con vehemencia que pese a poder votar sin sobres y dando su visto bueno a utilizar papeletas impresas desde casa “se celebrará el referéndum”. A su vez, en la escuela Reina Violant, del barrio Gràcia de Barcelona, ha tenido que pedir tres voluntarios entre los que se encontraban a las puertas, haciendo cola, puesto que no se han presentado tanto el presidente de la mesa como los vocales. Varias personas se han prestado para que este referéndum ilegal continuase, a pesar de las distintas vicisitudes. Quince minutos antes de las 9:00, la Policía Nacional actuaba a las puertas del instituto Jaume Balmes apartando a la gente que se agolpaban en ellas. La tensión comenzaba a encorsetar Cataluña. A las 9:00 de la mañana la Policía Nacional se llevaba las primeras urnas, como, por ejemplo, en la escuela de Tibidabo.

Máxima tensión

Poco después, el colegio en el que el gran instigador de este referéndum, Carles Puigdemont, tenía que presentarse y votar es desalojado por agentes de la Guardia Civil. Estos son demandados por los Mossos que piden ayuda a las fuerzas del Estado español. A las 9:30 de la mañana, el delegado de Gobierno en Cataluña, Enric Millo, ha expuesto: “Todo esto es una farsa. Es la primera vez en la historia que en 45 minutos antes de las votaciones, se cambian las reglas del juego”. A continuación, ha hecho alusión a que, sin un censo electoral visible, sin sobres y sin capacidad de recuento están realizando algo en contra del Estado de Derecho. Pasados unos minutos, una interventora ha instado a salir a la calle a los que estén a favor del referéndum. “Están bloqueando las webs, no se puede votar. La Guardia Civil se encuentra por todos los lados”, ha dicho la interventora.

El centro en el que iba a votar Puigdemont es donde se palpa mayor tensión. A las 10:00 de la mañana se vota con normalidad en algunos centros. Las redes sociales comienzan a despertar y exponen que algunos votantes han sufrido  golpes por parte de la policía. A la misma hora, los bomberos de la Generalitat se han presentado en el domicilio del vicepresidente Oriol Junqueras para escoltarle y que pueda votar sin percances. A las 10:20, Junqueras ha efectuado su voto aferrándose al ya citado censo universal.

A las 10:30 de la mañana, en el colegio Ramón Llull de Barcelona acogía algunos percances después de que la policía retirase las urnas que allí se encontraban. Poco después, Carles Puigdemont ha efectuado su voto, a continuación, los medios le rodeaban para grabar sus palabras. Primero en catalán y luego en castellano ha querido dejar constancia de la pobre y violenta imagen que ha adquirido el Estado para evitar lo que era inevitable.

Sobre las 11:30, Juan Antonio Zoido, desde el Ministerio del Interior, comparecía. “Se ha actuado con proporcionalidad”, ha asegurado el ministro ante lo que se está viviendo en Cataluña y la forma de proceder del Estado. Y ha añadido: “Sólo en una de las 70 intervenciones ha habido actuación de las fuerzas antidisturbios”. Pocos minutos antes, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha criticado duramente la actuación del Estado, esgrimiendo que han utilizado la violencia para evitar el referéndum. Sobre las 12:15, Gabriel Rufián, perteneciente a Esquerra Republicana ha votado rodeado de los medios de comunicación. 

Una amalgama de sucesos están sucediendo en Cataluña en el día de hoy y, parece, que pese a que el ejecutivo negase rotundamente que se votase siquiera, a estas horas, en muchos colegios se está procediendo al voto con total normalidad e impunidad.

VAVEL Logo